U.S. markets close in 40 minutes
  • S&P 500

    4,150.66
    +39.58 (+0.96%)
     
  • Dow Jones

    34,054.97
    +163.95 (+0.48%)
     
  • Nasdaq

    12,056.65
    +169.20 (+1.42%)
     
  • Russell 2000

    1,961.68
    +3.97 (+0.20%)
     
  • Petróleo

    77.20
    +3.09 (+4.17%)
     
  • Oro

    1,881.30
    +1.80 (+0.10%)
     
  • Plata

    22.14
    -0.10 (-0.46%)
     
  • dólar/euro

    1.0720
    -0.0010 (-0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6740
    +0.0400 (+1.10%)
     
  • dólar/libra

    1.2034
    +0.0010 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    131.1850
    -1.4220 (-1.07%)
     
  • BTC-USD

    23,081.98
    +87.16 (+0.38%)
     
  • CMC Crypto 200

    531.34
    +5.38 (+1.02%)
     
  • FTSE 100

    7,864.71
    +28.00 (+0.36%)
     
  • Nikkei 225

    27,685.47
    -8.18 (-0.03%)
     

Patricia Conde ha sido la sorpresa de la final de ‘MasterChef Celebrity’ y no para bien

Patricia Conde, en el estreno de MasterChef Celebrity en el Teatro Principal el 09 de septiembre de 2022 en el FesTVal de Vitoria-Gasteiz, España. (Foto de Carlos Álvarez/Getty Images)
Patricia Conde, en el estreno de MasterChef Celebrity en el Teatro Principal el 09 de septiembre de 2022 en el FesTVal de Vitoria-Gasteiz, España. (Foto de Carlos Álvarez/Getty Images)

La actriz y presentadora Patricia Conde tenía papeletas para ganar MasterChef Celebrity. Muchas. La pasada semana los jueces bien le decían que iba camino de repetir la hazaña de su colega Miki Nadal: ser el repescado y luchar hasta hacerse con la victoria. Semana a semana, esta vallisoletana realizaba buenos trabajos en los fogones, hasta que anoche dio la sorpresa y no para bien precisamente. Y es que ese espíritu de hermosa competitividad del que había hecho gala desapareció por completo hasta desvanecerse y tirar la toalla.

Como viene siendo habitual en el formato, la primera prueba de la gran final (que ayer emitió su primera parte) fue la de ‘sigue al chef’. Y ahí Patricia tropezó. No conseguía atinar con las raudas indicaciones del chef Oriol Castro, con el que cocinaron un huevo dorado de carabinero. Se le veía muy agobiada, no era la Patricia risueña a la que nos tenía acostumbrados.

La cosa fue a más en la prueba de exteriores, a la que llegaron la propia Patricia, Manu Baqueiro y María Escoté, pues Lorena Castell fue la mejor del primer desafío y ya se había garantizado su plaza como duelista. De nuevo, a Patricia se le hizo bola la competición, justo cuando estaba ya a punto de terminar. Los jueces le metían mucha caña para que saliese a flote, pero todo resultó inútil. A la hora de las valoraciones, Jordi Cruz le metió mucha caña. Le dijo que en diez años de historia que tiene el programa era la primera vez que no veían a una finalista luchar con ahínco por la chaquetilla. “Has sido una absoluta decepción”, le llegó a decir, culpándola de no tomar los consejos que le brindaban cuando intentaban reconducir sus actitudes. Como si se estuviese pitorreando de ellos.

Los argumentos que dio Patricia entonces fueron un tanto desconcertantes, la verdad. Dijo estar cansada, tener sueño, a lo que se suman los nervios y los bloqueos propios de la competición. Y dio a entender que a sus compañeros les interesaba más pasar a la final que a ella misma, que le faltaba una energía que no sabía de dónde iba a sacarla.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Fue todo muy extraño. Esa no parecía la Patricia que nos había enamorado durante todas estas semanas previas, la que queríamos que fuese repescada, a la que muchos veíamos como clara finalista desde hace prácticamente un mes. ¿Estaba llevando a cabo un papelón como actriz para poner punto y final a su aventura en las cocinas de TVE? ¿Por qué esa manera tan extraña de tirar la toalla, y más, a estas alturas?

Al igual que le sucedía a Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera ,los espectadores también sentíamos una triste sorpresa con su actitud. Muchos le preguntaron incluso a la propia humorista a través de sus redes sociales, y ella dio su versión de forma un tanto extraña.

La que fuese conductora de Sé lo que hicisteis agradeció que confiasen en ella para esta experiencia televisiva, pero afirmó que la televisión es todo mentira, lo que nos descoloca por completo. Ha explicado que desde el equipo del programa le dijeron que aquello no era un concurso de cocina, sino un show. Que había que dar juego y espectáculo. Y añadía que cuando le gritan o no le tratan bien se bloquea y no sabe cómo actuar.

Se ve que, detrás de las cámaras, algo pasó que se nos escapa. “He preferido reírme de mí misma e inmolarme con un divertido show para quitarle hierro al asunto”, explica también la propia participante, que cuenta que echó el freno para dejar que Manu Baqueiro la adelantase y ganase la prueba, convirtiéndose así en el segundo duelista de la edición.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con los datos que tenemos, nos cuesta imaginar qué pasó, en las cocinas o por la cabeza de la concursante. El programa ha ofrecido lo que ha considerado oportuno, y Patricia nos ha regalado una explicación en la que hay que leer mucho entre líneas. O quizá no tanto. En cualquier caso, ha resultado una sorpresa su forma de irse, alegando sueño y cansancio, y dejando que esta noche Manu Baqueiro y Lorena Castell lo den todo para llevarse el gato al agua. Y Conde lo verá todo desde su casa, tranquila, y contenta de haber hecho las cosas como le ha parecido oportuno, y demostrando que detrás de su risa y su humor hay una persona íntegra, “tímida, algo rebelde, muy sensible y payasita”, según sus propias palabras, y a la que ojalá algún día podamos conocer de verdad.

Más historias que podrían interesarte: