Anuncios
U.S. markets close in 1 hour 1 minute
  • S&P 500

    5,071.60
    +61.00 (+1.22%)
     
  • Dow Jones

    38,493.06
    +253.08 (+0.66%)
     
  • Nasdaq

    15,718.01
    +266.71 (+1.73%)
     
  • Russell 2000

    2,010.10
    +42.63 (+2.17%)
     
  • Petróleo

    83.35
    +1.45 (+1.77%)
     
  • Oro

    2,339.10
    -7.30 (-0.31%)
     
  • Plata

    27.40
    +0.15 (+0.55%)
     
  • dólar/euro

    1.0707
    +0.0050 (+0.47%)
     
  • Bono a 10 años

    4.5940
    -0.0290 (-0.63%)
     
  • dólar/libra

    1.2451
    +0.0101 (+0.81%)
     
  • yen/dólar

    154.7510
    -0.0660 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    66,779.29
    +390.39 (+0.59%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,434.22
    +19.46 (+1.37%)
     
  • FTSE 100

    8,044.81
    +20.94 (+0.26%)
     
  • Nikkei 225

    37,552.16
    +113.55 (+0.30%)
     

Por qué Biden tiene un problema con la economía en su carrera a la reelección

WASHINGTON — El presidente Ronald Reagan llevó el mensaje de “Morning in America” (Regresa el amanecer en Estados Unidos) a una victoria para su reelección en 1984, la que se basó parcialmente en la buena sensación por su desempeño en materia económica. En muchos sentidos, la economía actual es parecida a la de Reagan cuando empezó su campaña, pero con una gran diferencia: existe un nerviosismo generalizado de los electores sobre la gestión económica del actual presidente.

Una encuesta de The New York Times/Siena College revela que el presidente Joe Biden está en desventaja ante su oponente republicano más probable, el expresidente Donald Trump, en estados decisivos importantes. Los encuestados afirman que la economía ha tenido un mal desempeño y dicen que confían más en Trump para corregirla. Eso es cierto, pese a que la economía creció más rápido y a lo largo del último año agregó más empleos de lo que esperaban los analistas, al mismo tiempo que la inflación disminuyó mucho de lo que había sido un máximo de cuatro décadas.

Debate en la campaña presidencial de 2020 entre los dos candidatos: Jose Biden y Donald Trump. Foto: REUTERS/Mike Segar/File Photo
Debate en la campaña presidencial de 2020 entre los dos candidatos: Jose Biden y Donald Trump. Foto: REUTERS/Mike Segar/File Photo (Mike Segar / reuters)

En conversaciones públicas y privadas, y en consultas con economistas y otros especialistas externos, al equipo económico de Biden le ha llamado mucho la atención esta desvinculación: ¿Por qué los estadounidenses siguen calificando tan mal a la economía cuando la tendencia de los datos económicos tiende al alza?

PUBLICIDAD

Casi es seguro que la respuesta sea una combinación del modo en que los estadounidenses procesan el momento económico y el modo en que Biden informa al respecto.

En ambos casos, es aleccionador el contraste con Reagan (y con su entorno económico de principios de la década de 1980).

En el otoño de 1983, no estaba garantizada la reelección de Reagan. El país estaba saliendo de una recesión que había empañado sus primeros dos años en la presidencia. Los precios al consumidor habían subido más del 15 por ciento desde que asumió el cargo, casi lo mismo que han aumentado en el gobierno de Biden. Si lo traducimos a dólares actuales, el galón de gasolina costaba alrededor de 3,80 dólares, como 40 centavos más de lo que cuesta ahora. El salario estadounidense habitual no había aumentado en absoluto durante el mandato de Reagan, después de un ajuste a precios más elevados, algo parecido a la experiencia de Biden.

Pero la confianza de la población en la economía y en el manejo que hacía Reagan de ella era mucho más fuerte de lo que es para Biden.

El Índice de Confianza de los Consumidores de la Universidad de Míchigan era aproximadamente un 50 por ciento más elevado con Reagan en el otoño de 1983 de lo que es ahora. Las encuestas revelaron que su índice de aprobación aumentó, así como la confianza en la economía, a diferencia del inicio del año.

Los asistentes a un evento para promover los avances y políticas económicas de su gobierno en Auburn Manufacturing Inc., en Auburn, Maine, escuchan al presidente Joe Biden, el 28 de julio de 2023. (Desiree Rios/The New York Times)
Los asistentes a un evento para promover los avances y políticas económicas de su gobierno en Auburn Manufacturing Inc., en Auburn, Maine, escuchan al presidente Joe Biden, el 28 de julio de 2023. (Desiree Rios/The New York Times)

La psicología de los electores

Un año después, lanzaba en la televisión el anuncio “Prouder, Stronger, Better” (Más orgullosos, fuertes y mejores), el cual comenzaba con las palabras: “Regresa el amanecer en Estados Unidos”, en el que destacaba el descenso de la inflación y las menores tasas de interés que permitían a más estadounidenses adquirir una vivienda.

Los llamados de Reagan funcionaron en parte debido a que los estadounidenses acababan de soportar más de una década de precios elevados y altas tasas de interés constantes. Los economistas e historiadores casi siempre concuerdan en que los electores llegaron a ver el avance del mandato de Reagan como un alivio después de un periodo largo y difícil.

La psicología de los electores es diferente en la presidencia de Biden. La tasa de inflación anual del nueve por ciento que vivió el país el año pasado fue más del triple de la tasa promedio desde finales de la época de Reagan en la Casa Blanca hasta el inicio del periodo de Biden. ¿Recuerdan esas tasas hipotecarias que anunció Reagan? Fueron de alrededor de un 14 por ciento en 1984. Ahora, las tasas son de poco menos del ocho por ciento. La diferencia es que, en el mandato de Reagan, las tasas descendieron y en el de Biden las tasas han subido.

Para Biden y su equipo económico, “el problema es en realidad la manera en que la gente ve y procesa la información económica y no los fundamentos económicos”, comentó Francesco D’Acunto, un economista de la Escuela de Negocios McDonough de la Universidad de Georgetown que en fechas recientes presentó un informe al Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

El presidente Joe Biden comenta sobre su plan económico, en Ingeteam, Inc., en Milwaukee, el martes 15 de agosto de 2023. (Pete Marovich/The New York Times)
El presidente Joe Biden comenta sobre su plan económico, en Ingeteam, Inc., en Milwaukee, el martes 15 de agosto de 2023. (Pete Marovich/The New York Times)

Las diapositivas que mostró D’Acunto en la Casa Blanca destacaban el trabajo que él y sus colegas han hecho y profundizaban en el modo en que los consumidores procesan el incremento de precios. Ven que la actitud de los consumidores está determinada principalmente por los productos que compran con más frecuencia —como leche, gasolina, pan y cerveza— y no por las cosas en las que gastan la mayor parte de su dinero.

También vieron que los aumentos repentinos e inesperados de precios permanecen en la mente de los consumidores de manera negativa. Se mantienen de un modo que no sucede con los aumentos de precios más lentos o ni siquiera los periodos prolongados de precios elevados.

Esa investigación ayuda a explicar por qué los electores no castigaron a Reagan por la inflación, aunque nunca se haya revertido el aumento de precios que fiscalizó: estaban acostumbrados al rápido aumento de precios y agradecidos por el progreso.

Cómo Biden puede cambiar la situación

Pero D’Acunto afirma que su investigación sugiere que Biden podría mejorar el ánimo de los electores montando una campaña de persuasión pública que se enfoque en los precios que han comenzado a bajar de sus niveles máximos recientes, entre ellos los de los artículos electrónicos de consumo, como teléfonos inteligentes y computadoras, los cuales son menos caros ahora de lo que eran, en promedio, hace un año y que a menudo son compras que implican mucho dinero.

Hace poco, se gastaron 25 millones de dólares en anuncios de televisión para la campaña de Biden con el fin de promover la “Bidenomía”, una combinación del pasado obrero del presidente y su plan político destinado para la clase trabajadora. Esto incluye un anuncio que se enfoca en una cláusula de la Ley de Reducción de la Inflación que Biden firmó el año pasado, la cual busca disminuir el costo de los medicamentos de venta con receta a través de Medicare. Los asesores de la campaña afirman que le está yendo bien en las encuestas con los televidentes.

Hay pocas pruebas en las encuestas de que esas iniciativas hayan logrado convencer a los electores, pero los asesores de Biden señalan que no esperaban resultados inmediatos. Comentan que están haciendo pruebas con algunos mensajes, por ejemplo, cómo comunicar mejor el desempeño económico de Biden, mientras el presidente se prepara para gastar 1000 millones de dólares en propaganda antes de las elecciones.

Los asesores también insisten en que, a la larga, las mejoras económicas continuas tendrán un impacto en la población. Sostienen que el crecimiento continuo del salario devolverá parte del poder adquisitivo que perdieron los estadounidenses en la reciente inflación y que los consumidores poco a poco se adaptarán a que los precios sean más elevados de lo que estaban acostumbrados antes de la pandemia.

“Lo que el presidente pone sobre la mesa es una agenda intensa y eficaz en favor de los trabajadores que está manteniendo un excelente mercado laboral con una presión a la baja sobre los precios”, dijo en una entrevista Jared Bernstein, presidente del Consejo de Asesores Económicos. “Entiendo que eso aún no haya alcanzado los índices de confianza, pero sé que lo hará”.

También te puede interesar | EN VIDEO: Encuesta de CNN proyecta ventaja de Trump sobre Biden

c.2023 The New York Times Company