U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,797.30
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.35
    +0.51 (+2.25%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2900
    -1.0160 (-0.75%)
     
  • BTC-USD

    17,042.77
    +72.92 (+0.43%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

Por qué ha fracasado Stadia, el proyecto más ambicioso de Google

Stadia ya es historia. El proyecto más ambicioso de Google se ha ido a pique, contra todo pronóstico. ¿Por qué decimos eso? Porque era una gran idea: una plataforma para poder jugar a cualquier videojuego, desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar. No hacía falta una consola para disfrutarlo, tan solo un mando compatible. A pesar de ser el sueño de millones de jugones, no ha calado por multitud de motivos.

Google ha decidido cerrar Stadia (el servicio de streaming de videojuegos basado en la nube que lanzaron en 2019). Los más sorprendidos por esa noticia son probablemente las personas que ni siquiera tenían idea de que Google ofrecía un servicio de streaming de videojuegos basado en la nube llamado Stadia. De hecho, en su explicación oficial sobre el cierre de Stadia, Google afirma claramente que no fueron capaces de conseguir que suficientes personas utilizaran el servicio.

Sundar Pichai, CEO de Google, durante la presentación de Stadia en 2019. REUTERS/Stephen Lam
Sundar Pichai, CEO de Google, durante la presentación de Stadia en 2019. REUTERS/Stephen Lam

"Hace unos años, también lanzamos un servicio de juegos para consumidores, Stadia", se lee en el blog de Google. "Y aunque el enfoque de Stadia para la transmisión de juegos para los consumidores se construyó sobre una base tecnológica sólida, no ha ganado la tracción con los usuarios que esperábamos, por lo que hemos tomado la difícil decisión de comenzar a reducir nuestro servicio de transmisión de Stadia".

Google incluso "reembolsará todas las compras de hardware de Stadia realizadas a través de Google Store, y todas las compras de juegos y contenidos adicionales realizadas a través de la tienda de Stadia" (aunque los usuarios podrán seguir accediendo a su biblioteca hasta el 18 de enero de 2023). Esto es un gran cambio para una compañía que recientemente aseguró públicamente a los usuarios de Stadia que no cerrará el servicio y que "siempre están trabajando para traer más juegos fantásticos a la plataforma y a Stadia Pro".

La tecnología de Stadia fue en realidad su mayor fortaleza

El servicio se diseñó para transmitir las partidas a tu ordenador de sobremesa, portátil o dispositivo móvil (independientemente de la potencia del dispositivo que utilices) y lo hizo. Es cierto que había algunos problemas técnicos cuando se transmiten juegos a través de la nube, pero Stadia funcionaba fundamentalmente como debía. Si querías jugar a Red Dead Redemption 2 en tu teléfono, Stadia te lo permitía.

De hecho, algunas de las mejores impresiones de Stadia fueron las primeras del servicio. La idea de poder acceder a los mayores juegos modernos sin tener que comprar una carísimo ordenador o consola era innegablemente atractiva. Al fin y al cabo, casi todos los demás medios de entretenimiento se han liberado de los confines de una pieza específica de hardware. ¿Por qué no los juegos?

Cómo funcionaba Google Stadia

Google Stadia fue concebido como un servicio de juegos en la nube mediante el cual se pueden comprar y jugar juegos, pero sin necesidad de descargarlos en una consola o un PC.

A través de múltiples dispositivos conectados, como teléfonos, ordenadores portátiles y televisores, te daba la posibilidad de jugar al juego en tiempo real, pero el procesamiento en un servidor remoto de Stadia en otro lugar del mundo. El vídeo del juego se transmitía a tu dispositivo a través de Internet, mientras que los códigos de control de un mando de juego se enviaban en la otra dirección.

Como sus servidores estaban situados en un gran número de lugares de todo el mundo, se acortaba la distancia entre el jugador y un servidor desde el que transmitir. Esto redujo drásticamente el enemigo del streaming: la latencia o tiempo de respuesta entre lo que nosotros hacemos con el mando y lo que vemos en la pantalla.

Además, Google proporcionó un mando oficial de Stadia que se conectaba a Internet directamente a través de Wi-Fi, en lugar de su dispositivo (cuando se juega en casa, al menos). Enviaba los códigos del mando sin tener que enviarlos primero a un teléfono, tableta u otro dispositivo conectado. El método reducía los milisegundos de latencia y, en los juegos, eso tiene una importancia brutal. Funcionó bien y no fue la razón por la que Stadia fracasó.

Entonces, ¿qué fue lo que falló? Los fallos de Stadia

Google renunció esencialmente a Stadia como servicio de juegos en la nube para el consumidor porque le faltaban los, ejem, consumidores. Nunca encontró una base de usuarios lo suficientemente grande como para ayudarle a competir con formas más tradicionales de juego. Además, durante sus dos años de vida, Microsoft se introdujo con más fuerza en el mercado con Xbox Cloud Gaming, mientras que otras alternativas, como Nvidia GeForce Now, se dirigían más al mercado de los juegos de PC.

Tal y como publicó el director general de Stadia, Phil Harrison, en un blog de Google, no consiguió la suficiente tracción: "Hace unos años, lanzamos un servicio de juegos para consumidores, Stadia. Y aunque el enfoque de Stadia para la transmisión de juegos para los consumidores se construyó sobre una base tecnológica sólida, no ha ganado la tracción con los usuarios que esperábamos, por lo que hemos tomado la difícil decisión de comenzar a reducir nuestro servicio de transmisión de Stadia", escribió.

¿Y ahora qué? El calendario de Stadia y los reembolsos

Google ya ha cerrado la posibilidad de suscribirse a Stadia Pro o de comprar juegos en la tienda digital. Sin embargo, puedes seguir jugando a todos los juegos de tu biblioteca hasta el 18 de enero de 2023 inclusive.

Después de esa fecha, ya no tendrás acceso a tu cuenta de Stadia. Sin embargo, recibirás el reembolso de todas las compras de hardware o juegos realizadas a través de la tienda de Google (también en la plataforma Stadia). Esto incluye el DLC y las compras dentro del juego.

No se te reembolsarán las cuotas de suscripción anteriores a Stadia Pro. La mayoría de los reembolsos se habrán procesado a mediados de enero. En cuanto a la tecnología de Stadia, Google tiene previsto utilizarla de otras maneras: algunos editores de terceros ya han adquirido la licencia para llevar a cabo sus propias actividades en la nube, por ejemplo: "La plataforma tecnológica subyacente de Stadia ha sido probada a escala y va más allá del juego", añadió Harrison.

Más noticias que te pueden interesar: