Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,505.00
    -39.59 (-0.71%)
     
  • Dow Jones

    40,287.53
    -377.49 (-0.93%)
     
  • Nasdaq

    17,726.94
    -144.28 (-0.81%)
     
  • Russell 2000

    2,184.35
    -13.94 (-0.63%)
     
  • Petróleo

    80.25
    -2.57 (-3.10%)
     
  • Oro

    2,402.80
    -53.60 (-2.18%)
     
  • Plata

    29.41
    -0.82 (-2.71%)
     
  • dólar/euro

    1.0886
    -0.0014 (-0.13%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2390
    +0.0500 (+1.19%)
     
  • dólar/libra

    1.2915
    -0.0032 (-0.25%)
     
  • yen/dólar

    157.4400
    +0.1390 (+0.09%)
     
  • Bitcoin USD

    67,139.98
    +116.29 (+0.17%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,391.30
    +60.41 (+4.54%)
     
  • FTSE 100

    8,155.72
    -49.17 (-0.60%)
     
  • Nikkei 225

    40,063.79
    -62.56 (-0.16%)
     

Una pregunta clave en el juicio de Google: ¿cuán formidable es su ventaja gracias a los datos?

Abogados del Departamento de Justicia, entre ellos Kenneth Dintzer, al centro, salen del tribunal federal en Washington donde se llevaba a cabo un importante caso antimonopolio contra Google, el martes 12 de septiembre de 2023. (Michael A. McCoy/The New York Times)
Abogados del Departamento de Justicia, entre ellos Kenneth Dintzer, al centro, salen del tribunal federal en Washington donde se llevaba a cabo un importante caso antimonopolio contra Google, el martes 12 de septiembre de 2023. (Michael A. McCoy/The New York Times)

El primer juicio por monopolio del gobierno federal en la era moderna del internet tiene menos de una semana, pero ya ha surgido un personaje central: los datos. Su papel, su uso y su poder son temas cruciales en el caso del Departamento de Justicia contra Google.

El gobierno asegura que Google sobornó e intimidó a fabricantes de teléfonos inteligentes como Apple y Samsung y al fabricante de navegadores Mozilla para ser su motor de búsqueda principal, lo cual canaliza muchos más datos hacia Google y aísla su competencia.

Según el gobierno, los datos son el motor del éxito de Google. Cada consulta suma datos, lo cual mejora los resultados de búsqueda y atrae a más usuarios que generan más datos e ingresos por publicidad. Y el gobierno afirma que la ventaja creciente de Google sobre los datos es una barrera infranqueable para sus rivales.

PUBLICIDAD

Los datos son el “oxígeno para un motor de búsqueda”, sentenció el martes Kenneth Dintzer, abogado principal del Departamento de Justicia, en su declaración inicial.

El caso del gobierno no es que Google haya violado la ley al convertirse en un gigante de las búsquedas. Más bien, el gobierno afirma que, después de que Google se volvió dominante, la empresa infringió la ley con sus tácticas para defender su monopolio. Los contratos con socios de la industria para ser su motor de búsqueda predeterminado fueron el arma: acuerdos exclusivos que eliminaron a los rivales, señala el gobierno. Por lo tanto, Google ahora se protege de la competencia detrás de una fortaleza construida con datos.

Google responde que el caso del gobierno es el artificio de una teoría engañosa sin respaldo de hechos. El gobierno ha decidido “ignorar verdades ineludibles”, afirmó John Schmidtlein, abogado principal de Google, en su declaración inicial.

El economista Hal Varian, a la derecha, llega al Tribunal Federal E. Barrett Prettyman, donde se están realizando las declaraciones iniciales en un importante caso antimonopolio contra Google, en Washington, el martes 12 de septiembre de 2023. (Michael A. McCoy/The New York Times)
El economista Hal Varian, a la derecha, llega al Tribunal Federal E. Barrett Prettyman, donde se están realizando las declaraciones iniciales en un importante caso antimonopolio contra Google, en Washington, el martes 12 de septiembre de 2023. (Michael A. McCoy/The New York Times)

Según Google, esas verdades son que la empresa mantiene su posición de liderazgo en las búsquedas gracias a su innovación técnica. Compite con otros por contratos de colocación predeterminada y en esencia gana porque Google es el mejor motor de búsqueda. Google argumenta que esos contratos ayudan a reducir los precios para los teléfonos inteligentes y benefician a los consumidores.

Google insiste en que el gobierno exagera la importancia de los datos. En un informe presentado este mes, la empresa afirmó: “Google no niega que los datos de los usuarios puedan mejorar la calidad de las búsquedas, pero Google demostrará que hay menores rendimientos a escala”.

El juicio se reanuda esta semana y el Departamento de Justicia seguirá presentando sus argumentos. El primer testigo que está programado para declarar el lunes es Brian Higgins, un ejecutivo de Verizon que supervisa la mercadotecnia de dispositivos móviles y clientes. El juicio está programado para durar diez semanas. El juez Amit Mehta dictará sentencia el año que viene.

Google posee el 90 por ciento del mercado de los motores de búsqueda en Estados Unidos, mientras que Bing de Microsoft es un rival lejano, con menos del cinco por ciento. Según Google, la diferencia se explica debido a la inteligencia de sus ingenieros, no al tamaño de su aglomeración de abundantes datos.

Para defender su postura, Google llamará a declarar a un testigo experto, Edward Fox, un informático del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia. Fox ha realizado un “experimento de reducción de datos” en nombre de Google para calcular cuánto disminuiría la calidad de las búsquedas de Google si utilizara muchos menos datos, más o menos la cantidad disponible para Bing. Según la documentación que presentó Google, dio como resultado que la diferencia de datos tan solo explica una parte de la brecha de la calidad en las búsquedas entre Google y Microsoft.

Los mensajes públicos de Google sobre el tema han sido congruentes a lo largo de los años. Sin embargo, el gobierno asegura que los mensajes han sido engañosos. En su declaración inicial, Dintzer mencionó que Google había “engañado al público sobre la importancia de los datos”.

Para intentar demostrar el engaño, la semana pasada, el gobierno presentó como evidencia unos correos electrónicos entre empleados de alto rango de Google en los que se discutía sobre ese punto. El primer testigo del Departamento de Justicia, Hal Varian, economista jefe de Google, fue interrogado sobre incumplimientos y datos.

El tema a tratar fueron comentarios que Varian hizo en una entrevista de 2009 con el sitio de noticias tecnológicas CNET.

En el artículo, Varian dijo: “Los argumentos de la escala son bastante falsos”.

Para explicar, agregó en el artículo: “No es la cantidad ni la calidad de los ingredientes lo que marca la diferencia. Son las recetas”. Fue una analogía hábil, en la que los ingredientes eran los datos y las recetas, los algoritmos ingeniosos que habían escrito los ingenieros de Google. El tema llegó a un público más amplio cuando la explicación de Varian se retomó en un artículo de la revista Time.

No obstante, poco después, en un correo electrónico a Varian, Udi Manber, ingeniero sénior del equipo de búsqueda de Google, discrepó de la descripción del economista. “Es absolutamente falso que la escala no sea importante”, escribió Manber. “Aprovechamos muy bien todo lo que conseguimos”.

En una cadena de correos electrónicos con otros empleados de Google, Manber escribió: “Sé que se lee bien, pero por desgracia los hechos son incorrectos”.

Han cambiado muchas cosas desde entonces. El gobierno presentó los correos electrónicos para poner en duda la credibilidad de lo que Google dice en el juicio. Equivalen a unos pocos fragmentos al inicio de un largo juicio sin jurado que generará montones y montones de evidencias, testimonios y refutaciones que Mehta tendrá que sopesar y estudiar.

Sin embargo, ya quedó claro que el debate sobre los datos en las búsquedas —tenga o no poder para determinar el mercado— es un tema crucial y sobre el cual lo más probable es que se obligue a ambas partes a volver en repetidas ocasiones en el juicio.

c.2023 The New York Times Company