U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,647.29
    -7.75 (-0.21%)
     
  • Dow Jones

    29,134.99
    -125.82 (-0.43%)
     
  • Nasdaq

    10,829.50
    +26.58 (+0.25%)
     
  • Russell 2000

    1,662.51
    +6.63 (+0.40%)
     
  • Petróleo

    78.52
    +1.81 (+2.36%)
     
  • Oro

    1,635.90
    +2.50 (+0.15%)
     
  • Plata

    18.36
    -0.11 (-0.62%)
     
  • dólar/euro

    0.9597
    -0.0015 (-0.15%)
     
  • Bono a 10 años

    3.9640
    +0.0860 (+2.22%)
     
  • dólar/libra

    1.0724
    +0.0041 (+0.39%)
     
  • yen/dólar

    144.8430
    +0.1630 (+0.11%)
     
  • BTC-USD

    19,083.47
    -83.97 (-0.44%)
     
  • CMC Crypto 200

    438.05
    -21.09 (-4.59%)
     
  • FTSE 100

    6,984.59
    -36.36 (-0.52%)
     
  • Nikkei 225

    26,571.87
    +140.32 (+0.53%)
     

Presagio de Banco de Inglaterra cae en oídos sordos: M. Ashworth

·4  min de lectura

(Bloomberg) -- El Banco de Inglaterra entregó una perspectiva económica inusualmente apocalíptica en su informe económico trimestral de la semana pasada, eclipsando el mayor aumento de tasas de interés en más de un cuarto de siglo. Sin embargo, los mercados del Reino Unido apenas se han movido y su escepticismo es totalmente comprensible y completamente justificado. Como un mal pianista tocando las notas correctas pero no en el orden adecuado, el cataclismo del banco central ha caído en oídos sordos entre operadores que consideran que sus pronósticos son un ejercicio inútil dado el derroche fiscal que vendrá de quien sea que se convierta en el próximo primer ministro.

El Banco de Inglaterra ahora espera que la inflación alcance un máximo de 13,3% este año, con ganancias anuales de precios aún cercanas al 10% dentro de un año. Sin embargo, la verdadera sorpresa es su largo pronóstico de recesión, sin crecimiento esperado durante casi dos años y una contracción general en el producto interno bruto de más del 2%. Se prevé que el desempleo subirá en dos tercios desde su nivel actual de 3,8%.

El banco se hizo eco de sus pares en la Reserva Federal y el Banco Central Europeo al eliminar la orientación a futuro. En lugar de guiar las expectativas del mercado sobre la trayectoria futura de las tasas de interés, las decisiones se tomarán reunión por reunión. Eso apenas infunde confianza en la capacidad de los formuladores de política para adivinar el panorama económico, y también corre el riesgo de aumentar la volatilidad del mercado en los próximos meses.

La falla crucial es que las predicciones del Banco de Inglaterra no pueden tomar en cuenta ningún recorte de impuestos que aún no sea una política oficial del Gobierno. Entonces, aunque Liz Truss, la favorita para reemplazar a Boris Johnson como primera ministra, prometió un alivio fiscal inmediato por un valor de alrededor de £40.000 millones (US$49.000 millones), y el candidato rival Rishi Sunak también promete sacudir el árbol mágico del dinero, esa generosidad prospectiva no está contemplada en los modelos del banco central.

El gobernador Andrew Bailey se negó a responder cualquier pregunta que se desviara hacia la arena política. Pero con las propias previsiones del banco que muestran una inflación casi siete veces más rápida que su objetivo estricto del 2%, es probable que se avecinen tiempos difíciles en la relación entre el Gobierno del Reino Unido y su banco central. “El banco puede ser políticamente independiente, pero no es independiente de la política”, como comentó el economista jefe de Panmure Gordon, Simon French, en un artículo reciente del Times .

Truss ha destacado en repetidas ocasiones que el mandato del Banco de Inglaterra será revisado bajo su Administración. Tener un objetivo tan prescriptivo se ha convertido en algo que creará más problemas para el banco en el futuro y, dentro de lo razonable, debería abrirse al cambio. Como argumenté en febrero, la flexibilidad puede mejorar su eficacia.

Un cambio hacia focalizarse en el producto interno bruto nominal —que combinaría crecimiento e inflación en el objetivo de política monetaria— es una posible solución. Sin embargo, ese sería un cambio sísmico, discordante con la mayoría de los otros bancos centrales importantes y más difícil de explicar a los no economistas. Eliminar la meta de inflación por completo parece poco probable; un movimiento tan radical llamaría la atención de los operadores de la libra esterlina, y no en el buen sentido. Cualquier alteración a la estrella de la política monetaria debe hacerse en concierto con el banco central, o corre el riesgo de destrozar los mercados al dar la percepción de extralimitación política.

Por ahora, los mercados han interpretado el alza de tasas de la semana pasada como un aumento suave. Con el banco pronosticando una tasa de inflación tan baja como 0,8% para el final de su horizonte de proyecciones de tres años, aumentar mucho más los costos de endeudamiento en una recesión parece imprudente. Alzas de dos o tres cuartos de punto harían que la tasa de interés oficial alcanzara un máximo de alrededor del 2,5% para fines de año, momento en el cual los responsables de política podrían querer hacer una pausa para evaluar cómo se ha desarrollado la economía a la luz del estímulo fiscal y el endurecimiento monetario.

La semana pasada, el Banco de Inglaterra necesitaba enviar un mensaje sobre la reducción de las expectativas de inflación, de ahí el aumento desmesurado de las tasas. Los operadores se han dado cuenta de que los responsables de política monetaria no tienen una visión especial que ofrecer sobre lo que sucederá a continuación para la economía. A medida que el banco intenta comunicar sus intenciones de política en los próximos meses, debe tener cuidado de entregar demasiado calor, pero no suficiente luz.

Nota Original:

BOE’s Apocalyptic Prophesies Fall on Deaf Ears: Marcus Ashworth

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.