Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,332.00
    +0.25 (+0.00%)
     
  • F Dow Jones

    39,928.00
    -16.00 (-0.04%)
     
  • F Nasdaq

    18,753.25
    -9.75 (-0.05%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,111.80
    +1.90 (+0.09%)
     
  • Petróleo

    79.72
    -0.08 (-0.10%)
     
  • Oro

    2,430.50
    -8.00 (-0.33%)
     
  • Plata

    32.06
    -0.37 (-1.14%)
     
  • dólar/euro

    1.0861
    0.0000 (-0.00%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4370
    +0.0170 (+0.38%)
     
  • Volatilidad

    12.15
    +0.16 (+1.33%)
     
  • dólar/libra

    1.2708
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • yen/dólar

    156.4020
    +0.2060 (+0.13%)
     
  • Bitcoin USD

    71,426.70
    +5,216.46 (+7.88%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,524.54
    +170.13 (+12.62%)
     
  • FTSE 100

    8,424.20
    +3.94 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    39,229.56
    +159.88 (+0.41%)
     

Presión hídrica en salares preocupa a organizaciones de cara a COP3 de Escazú en Santiago

Santiago de Chile, 20 abr (EFE).- La mayor demanda por baterías para enfrentar la crisis climática pone a la región andina en su conjunto, pasando por Chile, Bolivia y Argentina, frente a un escenario complejo, advirtió este sábado la sociedad civil en la cita preparatoria de la COP3 del Acuerdo de Escazú, que arranca este lunes en Chile.

Presionada por una minería del litio que se mueve más a ritmos comerciales que científicos, según dijeron expertas a Efe, sus ecosistemas están en "peligro" ante la extracción del llamado "oro blanco", en un área que concentra más del 62 % de las reservas de este mineral en todo el planeta.

Indispensable para la fabricación de celulares y computadoras, este metal ligero es también clave para superar la dependencia de combustibles fósiles -transición energética-. El camino hacia la electromovilidad tanto en China como Europa dependen del litio, ya que su peso y capacidad de almacenamiento lo hacen ideal para la industria de los carros eléctricos.

Obtenerlo, sin embargo, pone en jaque territorios ricos en vida a todo nivel: desde microorganismos hasta grandes especies de aves pierden para siempre medios de desarrollo natural, así como comunidades indígenas que habitan la zona hace siglos.

PUBLICIDAD

Minería del litio es minería del agua

"La minería de litio es minería del agua, impactando en su disponibilidad para vivir. Esto pone en amenaza la supervivencia cultural, porque obliga a dejar los territorios que ancestralmente han habitado comunidades indígenas, tensionando sus derechos humanos ambientales", dijo a Efe la abogada especialista en la defensa del agua y comunidades, Paulina González.

La pérdida masiva de recursos hídricos es uno de los impactos más graves que actualmente enfrenta la zona del Salar de Atacama, al norte de Chile, producto de la extracción del litio mediante salmuera, bombeada desde las profundidades del desierto y depositada en grandes piscinas a un ritmo de más de 2.000 litros por segundo, donde el mineral se obtiene cuando se pierde el 95 % del agua presente en la sustancia original.

"Hay sobreexplotación de agua dulce, contaminación por metales, contaminación del agua de la cuenca del Salar de Atacama y también otros salares que están en la región", subrayó a Efe la abogada, que ha litigado en múltiples ocasiones contra las dos grandes empresas que sustraen litio en Chile, SQM y Abermale.

Una carrera con dos velocidades

A fines de marzo, Chile definió la participación mayoritaria del Estado en los proyectos de explotación de litio en los “salares estratégicos” de Atacama y Maricunga, además de la apertura para la inversión privada de 26 salares. A mediados de este mes, la Empresa Nacional de Minería de Chile dijo a Efe que es factible aumentar en un 70 % la producción de litio antes de 2030 y que la participación que los privados tendrán en la extracción del mineral se definirá en un proceso de calificación fechado para mayo.

"Mientras la carrera industrial, económica y productiva avanza a una velocidad crucero, la cuestión ambiental, indígena y ancestral, no avanza de la misma manera. Estas decisiones no se toman en base a una tecnología desarrollada, sino que se propone a través de un diseño comercial, y se está jugando al azar con qué es lo que va a suceder en definitiva a la hora de que esto se apruebe y sea una realidad en nuestros salares", enfatizó González.

En la misma línea, la abogada apuntó a que, con el actual desarrollo de la industria, las comunidades están frente a una "no certeza científica", cuestión denunciada por numerosos expertos en tanto el conocimiento científico sobre los salares es "muy pobre" y se desconoce su condición previa antes de la llegada de la industria, por lo que se complica la medición de los impactos.

La abogada especializada en crisis climática y coordinadora general de la ONG FIMA, Antonia Berrios, dijo a EFE que una de las claves es "avanzar hacia la transición energética y tener un enfoque de justicia", garantizando "la participación y la incorporación de diferentes visiones sobre cuáles son los impactos de esa nueva industria".

Además añadió, "esto es acceso al agua, transporte, posibilidad de realizar actividades culturales, etc. que tienen que ser parte de la decisión de cómo tomamos este nuevo proceso de transición".

(c) Agencia EFE