Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,123.41
    -75.65 (-1.46%)
     
  • Dow Jones

    37,983.24
    -475.84 (-1.24%)
     
  • Nasdaq

    16,175.09
    -267.10 (-1.62%)
     
  • Russell 2000

    2,003.17
    -39.43 (-1.93%)
     
  • Petróleo

    85.45
    +0.43 (+0.51%)
     
  • Oro

    2,360.20
    -12.50 (-0.53%)
     
  • Plata

    27.97
    -0.28 (-0.99%)
     
  • dólar/euro

    1.0646
    -0.0085 (-0.79%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4990
    -0.0770 (-1.68%)
     
  • dólar/libra

    1.2451
    -0.0104 (-0.83%)
     
  • yen/dólar

    153.2400
    +0.0370 (+0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    63,812.65
    -3,665.04 (-5.43%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,995.58
    +71.78 (+0.91%)
     
  • Nikkei 225

    39,523.55
    +80.92 (+0.21%)
     

El próximo presidente, ante una compleja sinfonía política: los desafíos para quien reciba "la batuta" el 10 de diciembre

Según Wikipedia, una orquesta es un "gran conjunto musical que combina instrumentos de diferentes familias". La enciclopedia libre más famosa del mundo señala que un director de orquesta es aquella persona que "a partir del estudio de la partitura deberá encargarse de unificar la interpretación de una obra potenciando a cada músico para lograr el mayor rendimiento". En Argentina, por estos días, nos hallamos frente al desafío de elegir un presidente o presidenta que, a su vez, tendrá el enorme desafío de crear melodías armoniosas ante la amplia variedad de instrumentos que componen nuestro sistema político.

El 13 de agosto inicia la competencia para conquistar la batuta, esa pequeña vara que se utiliza para ampliar el rango de visión y dar las instrucciones correspondientes de manera clara y nítida. Pasemos a mirar el escenario para ver el universo conformado, hasta el momento, en base a las elecciones provinciales que han tenido lugar en todo el territorio nacional.

Elecciones: la situación en las provincias

El mapa de gobernaciones se muestra multicolor como pocas veces: celestes de Unión por la Patria en Formosa, Tucumán, La Rioja, La Pampa y Tierra del Fuego; verdes provinciales en Misiones, Río Negro, Neuquén, Salta, Córdoba (peronista no K) y Santiago del Estero; amarillas en Jujuy, Corrientes, San Juan, San Luis y Chubut; y gris para el resto de las provincias que definirán de aquí a octubre a sus gobernantes como Santa Cruz, Entre Ríos, Buenos Aires, Catamarca, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe y Chaco.

PUBLICIDAD

Esas últimas tres últimas provincias han elegido candidatos a través de las elecciones primarias abiertas y aunque pareciera indicar que el amarillo se impondrá -al menos- en las dos primeras, aún falta definir. Con este colorido panorama, quien ocupe el atril de la Casa Rosada a partir del 10 de diciembre tendrá que poner su máximo esfuerzo frente a este primer grupo de violines y violonchelos.

Un Congreso abierto a la negociación

Pero hay más. Todo indica que el Congreso estará integrado por interbloques que no alcanzarán el quórum propio en ninguna de las dos Cámaras y tendrán que esforzarse en acuerdos y negociaciones para alcanzar mayorías. Esto sin mencionar que, fronteras adentro de cada coalición, existirán diferencias no siempre fáciles de saldar (como sucede hoy).

¿Tendrá el elegido o la elegida las cualidades para hacerse cargo de tanta diversidad y convertir los ruidos que se escuchan hoy en algo agradable de escuchar? ¿Existirán compositores talentosos escribiendo partituras convocantes para que quien maneje la batuta pueda poner en acción sus habilidades histriónicas? Una parte importante del auditorio cree que no. Cinco millones de compatriotas (equivalente al 31% del padrón argentino) no fueron a votar y unas 700 mil (7%) lo hicieron en blanco. Se trata de estadísticas preocupantes pues están entre las más altas de los cuarenta años de democracia.

Candidatos: quien llegue a Presidente deberá armonizar intereses diversos.
Candidatos: quien llegue a Presidente deberá armonizar intereses diversos.

Candidatos: más allá de las promesas de campaña, quien llegue a Presidente deberá armonizar intereses diversos.

Cuando el titular de un Poder Ejecutivo (en cualquiera de los tres niveles de gobierno) es consagrado con un porcentaje modesto del total de los electores, la legitimidad de origen es más débil y exigirá de la legitimidad de ejercicio, es decir, de la acción de gobierno, esfuerzo y mayor velocidad. Néstor Kirchner acostumbraba a decir que él había comenzado su presidencia con más desempleados que votos. Esa marca de origen lo persiguió siempre y lo llevó a invertir esfuerzo y energía en acumular capital político. Lo logró, pero quedó siempre atento e híper susceptible a cualquier menoscabo de sus atributos. Demás está aclarar que un buen triunfo electoral es condición necesaria no es suficiente.  (Alberto Fernández en 2019 se impuso en primera vuelta con el 48% pero luego fue consumiendo rápidamente la imagen positiva personal y de su gestión).

De acuerdo a los que saben, un director de orquesta debe tener la mayor cantidad de conocimientos y una visión amplia. También debe saber cómo se producen los sonidos sin necesariamente poder ejecutarlos, además de reconocer los registros óptimos de cada instrumento y dominar el arte de la armonía.

Quizás en el camino al 22 de octubre los candidatos puedan dedicar - acaso unas pocas horas- a analizar las experiencias y reflexiones del genial Daniel Barenboim. A sus capacidades artísticas debe sumarse el profundo espíritu humanista que lo impulsó, en su condición de ciudadano israelí, a aceptar la condición honoraria de ciudadano palestino con la esperanza de que su ejemplo sirviera para contribuir a la paz entre ambas naciones.