Mercados cerrados

Presupuesto de Trump ofrecerá primer vistazo a su plan de infraestructuras

El presidente estadounidense, Donald Trump, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Washington, Estados Unidos. 18 de mayo 2017. El presidente Donald Trump planea proponer un gasto en infraestructura de 200.000 millones de dólares en el transcurso de 10 años, un monto que el Gobierno espera estimule otros 800 millones de dólares en inversiones privadas, dijo el viernes un funcionario de la Casa Blanca. REUTERS/Kevin Lamarque

WASHINGTON, 19 mayo (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propondrá en su primer presupuesto un gasto en infraestructura de 200.000 millones de dólares en el transcurso de 10 años, un monto que el Gobierno espera estimule el gasto privado, estatal y local en proyectos, dijo el viernes un funcionario de la Casa Blanca.

Es probable que el plan de infraestructuras, reportado por primera vez por la agencia Bloomberg, incluya financiación para animar a los gobiernos estatales y locales a que colaboren con el sector privado para generar financiación para otros proyectos.

Trump lleva tiempo prometiendo invertir 1 billón de dólares en un plan de una década para modernizar carreteras, puentes, aeropuertos, la red eléctrica y los sistemas de agua, pero hasta el momento han sido escasos los detalles sobre qué parte del gasto procederá del gobierno federal.

El mandatario estadounidense, que comienza este viernes su primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo, no estará en Washington para la presentación de su presupuesto completo el martes. Antes de partir tenía previsto reunirse con su director de presupuesto, Mick Mulvaney.

La iniciativa incluirá también detalles sobre las propuestas de Trump para reducir la ayuda al exterior e impulsar el gasto militar. Asimismo, podría aportar pistas sobre su plan para recortar impuestos.

El diario The Washington Post reportó que el presupuesto incluirá fondos para un programa que dará a los padres seis semanas de licencia remunerada tras el nacimiento o adopción de un niño, medida que podría costar unos 25.000 millones de dólares anuales.

Aunque Trump puede proponer programas, el Congreso es el que tiene la última palabra en el control del gasto y rara vez da el visto bueno a los planes presupuestarios de la Casa Blanca tal y como son propuestos.

Los republicanos controlan tanto el Senado como la Cámara de Representantes, pero recibieron con tibieza el plan inicial de "presupuesto ajustado" de Trump para el año fiscal 2018, hecho público en marzo.

(Reporte de Roberta Rampton y David Alexander; editado en español por Marion Giraldo y Carlos Serrano)