Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,331.00
    -0.75 (-0.01%)
     
  • F Dow Jones

    39,931.00
    -13.00 (-0.03%)
     
  • F Nasdaq

    18,744.50
    -18.50 (-0.10%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,110.90
    +1.00 (+0.05%)
     
  • Petróleo

    79.62
    -0.18 (-0.23%)
     
  • Oro

    2,425.20
    -13.30 (-0.55%)
     
  • Plata

    31.67
    -0.75 (-2.32%)
     
  • dólar/euro

    1.0855
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4370
    +0.0170 (+0.38%)
     
  • Volatilidad

    12.15
    +0.16 (+1.33%)
     
  • dólar/libra

    1.2699
    -0.0007 (-0.06%)
     
  • yen/dólar

    156.4330
    +0.2370 (+0.15%)
     
  • Bitcoin USD

    71,055.84
    +4,428.58 (+6.65%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,512.65
    +158.23 (+11.68%)
     
  • FTSE 100

    8,424.20
    +3.94 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    39,176.79
    +107.11 (+0.27%)
     

Así es el proyecto multimillonario para constuir trenes balas que unirán el sur de California con Las Vegas

Bajo un sol abrasador por la mañana en Las Vegas, el multimillonario Wes Edens y el Secretario de Transporte Pete Buttigieg dieron una fiesta esta semana para marcar el inicio de la construcción de Brightline West, el primer ferrocarril privado de alta velocidad de EE.UU.

Ahora viene lo difícil. El proyecto de 12.000 millones de dólares lleva tres años de retraso con respecto a su calendario original - retrasado por la pandemia y las aprobaciones medioambientales finales - pero si la construcción va tan rápido como promete el multimillonario cofundador de Fortress Investment Group, se estrenará a tiempo para que los viajeros crucen el desierto a 320 kilómetros por hora desde la Ciudad del Pecado hasta el sur de California a tiempo para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 2028.

"El calendario es realista y alcanzable", declaró Edens a Forbes. "El impacto de esto va a ser duradero y prodigioso. Y quiero que tenga éxito porque quiero que pase el siguiente y el siguiente y el siguiente".

Si consigue construirlo a tiempo y dentro del presupuesto, el proyecto de 350 kilómetros desde Las Vegas a Rancho Cucamonga - una pequeña ciudad al este de Los Ángeles unida a la extensa metrópolis por una línea de tren de cercanías - podría ser un catalizador para los trenes de alta velocidad en EE.UU. Está en un rápido calendario de construcción para estrenarse años antes que la línea de tren de alta velocidad de 128.000 millones de dólares que California empezó a construir hace casi una década - y que no conectará San Francisco con Los Ángeles hasta la década de 2040.

PUBLICIDAD

Brightline, que también opera un ferrocarril en Florida entre Orlando y Miami, espera que 11 millones de pasajeros de ida al año utilicen el tren eléctrico, estimando que reducirá drásticamente el tiempo de viaje entre Los Ángeles y Las Vegas a tres horas o menos frente a las cinco horas o más en auto. Y pretende hacerlo con unas emisiones de carbono drásticamente inferiores al ser totalmente eléctrico. La empresa calcula que el ferrocarril reducirá unas 400.000 toneladas de dióxido de carbono al eliminar 3 millones de viajes en auto al año entre Los Ángeles y Las Vegas.

Las Vegas, Trenes, Wes Edens
Wes Edens, en el centro a la izquierda, y el Secretario de Transporte de EE.UU., Pete Buttigieg, en el centro a la derecha, martillan clavos ferroviarios ceremoniales para marcar el inicio de la construcción de Brightline West en Las Vegas.

"Creo que cuando este proyecto esté terminado va a abrir las compuertas de las expectativas estadounidenses en torno al ferrocarril de alta velocidad", declaró Buttigieg a Forbes. "Esto es importante porque establece que se puede hacer acá (en Las Vegas) y que se puede hacer acá en los Estados Unidos de América".

El lugar de la colocación de la primera piedra, un terreno desértico, matorral y vacío junto a la autopista 15 y cerca del Strip de Las Vegas, albergará la estación principal de Brightline West, así como los futuros proyectos comerciales y residenciales que prevé Edens. "Estará irreconocible si volvés dentro de unos años", dijo.

Más de la mitad del costo del proyecto (6.500 millones de dólares) está cubierto con algún tipo de ayuda federal

Eso es gracias en parte a uno de sus principales patrocinadores: la Administración Biden, amante de los trenes. A finales del año pasado, la administración concedió a Brightline West una subvención de 3.000 millones de dólares de su ley de infraestructuras de 2021, dotada con 1 billón de dólares.

 Y en enero, también proporcionó 2.500 millones de dólares en bonos de actividad pública, una opción de financiación exenta de impuestos para grandes proyectos privados que benefician al público. Incluyendo un bono de actividad privada anterior de 1.000 millones de dólares que Brightline West obtuvo durante la Administración Trump, más de la mitad del costo del proyecto (6.500 millones de dólares) está cubierto con algún tipo de ayuda federal. Los 5.500 millones de dólares restantes se recaudaron de forma privada con "capital y otros mecanismos de deuda", dijo Ben Porritt, un vicepresidente senior de Brightline. Desplomó identificar a los inversores privados.

"La financiación federal destinada a este proyecto surgió de un proceso muy competitivo. No se hizo a la ligera", dijo Buttigieg. "Tuvieron que alcanzar todo tipo de marcas para poder optar tanto a los 3.000 millones de dólares en subvenciones como a los 3.500 millones de dólares en financiación que van a llegar para apoyar este proyecto. No estaríamos acá si no creyéramos en ello".

Edens, que según Forbes tiene una fortuna de 3.900 millones de dólares y es copropietario de los equipos de la NBA Milwaukee Bucks y del Aston Villa F.C., también está invirtiendo su propio dinero en el proyecto. "En realidad puse mi dinero donde está mi boca. Llevo mucho tiempo invirtiendo en este proyecto", afirmó.

DesertXpress

El tren de Las Vegas no es el final de las aspiraciones de barón del tren bala de Edens. Entre los posibles proyectos futuros se encuentran "el triángulo de Texas": de Dallas a Houston, de Houston a San Antonio y a Austin; de Portland a Seattle; de Atlanta a Charlotte; y ciudades del Medio Oeste, como Cleveland y Columbus, según Edens. ¿Cuál será la próxima?

"Nos contactaron muchos gobernadores diferentes que sienten curiosidad".

Wes Edens

"Estamos tan centrados en esto ahora mismo que no elegimos la siguiente. Pero diré esto. Nos contactaron muchos gobernadores diferentes que sienten curiosidad", dijo. "Creo que podría haber fácilmente un puñado de éstos que se conviertan en proyectos reales en los próximos 12 a 24 meses".

Pero puede que Edens no encuentre fácilmente otra ruta interurbana de alta densidad que pueda realizarse con las mismas circunstancias favorables que trabajan a favor de Brightline West. Un grupo de inversores privados concibió por primera vez el proyecto ferroviario en 2005 con el nombre de DesertXpress, y pasó años consiguiendo terrenos y la aprobación de trazados para hacer circular trenes por la autopista 15 a través del desierto de Mojave. Pero aunque contaban con el respaldo de Ray LaHood, secretario de Transporte bajo el mandato de Obama, y del ex senador estadounidense Harry Reid, no fueron capaces de recaudar fondos suficientes para conseguir su construcción. Eso dio a Edens, un autodenominado empollón de los trenes, la oportunidad de adquirir los derechos en 2018 a través de su Fortress Investment Group.

Las Vegas, Trenes, Wes Edens
Brightline West se construirá en la mediana de la carretera interestatal 15 de EE.UU., con trenes eléctricos que circularán a una velocidad de hasta 321 kilómetros por hora.

"La ventaja que tienen acá es que todo el trabajo medioambiental estaba hecho. Todo el terreno había sido comprado", dijo LaHood a Forbes. "Así que cuando empezaron este proceso, muchos de los gastos y elementos costosos estaban completos para ellos".

"La ventaja que tienen acá es que todo el trabajo medioambiental estaba hecho. Todos los terrenos habían sido comprados".

Ex Secretario de Transporte Ray LaHood

En 2007, Fortress también compró una línea ferroviaria de mercancías en el sur de Florida que dio lugar al primer ferrocarril de pasajeros de Brightline. El año pasado, la empresa sumó nuevas vías exclusivas de Orlando a Miami que permiten a los trenes circular hasta a 200 km/h, el rango inferior de lo que se suele considerar ferrocarril de alta velocidad. Espera que 4 millones de personas utilicen el servicio de Florida este año y 8 millones anuales a partir de 2026.

La explotación de ese sistema está ayudando a Brightline a aprender a gestionar un ferrocarril orientado a turistas y viajeros de negocios antes de su proyecto de la costa oeste. Aunque la línea LA-Las Vegas no se estrenará hasta dentro de cuatro años, la construcción de las vías se va a realizar a un ritmo espectacular.

"Vamos a construir todo eso en un plazo aproximado de 12 meses", declaró a Forbes Keith Tarkalson, director regional de la empresa constructora Stacy Witbeck, que se encargará del tendido de las vías del Brightline Oeste en 2023. Los trabajos se realizarán simultáneamente en tres segmentos diferentes, incluyendo Las Vegas, Rancho Cucamonga y los alrededores de Victorville, California.

El proyecto de 350 km, que incluye vías dobles en algunos tramos para permitir que los trenes se adelanten unos a otros, requerirá colocar primero 2,2 millones de toneladas de grava y otros materiales de balasto. A continuación, la empresa colocará encima 700.000 traviesas y 63.000 toneladas de raíles de acero procedentes de proveedores estadounidenses.

La mayor parte de Brightline Oeste discurrirá a nivel de superficie por el centro de la autopista 15. Se instalarán muros de protección a ambos lados de las vías para evitar colisiones con autos y camiones que se salgan de la autopista.

El ferrocarril está diseñado para evitar cruzar intersecciones que pueden ser mortales para conductores y peatones, pero a los ecologistas les preocupa que sus barreras de hormigón impidan que los borregos cimarrones, las tortugas del desierto, los leones de montaña y los gatos monteses se desplacen de un lado a otro de la autopista, suponiendo que antes no sean aplastados por autos y camiones. Para solucionar ese problema, Brightline trabajó con el Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California y el Departamento de Transporte de California para incluir tres puntos de cruce.

Las Vegas, Trenes, Wes Edens
Las Vegas, Trenes, Wes Edens

La empresa espera emplear a más de 10.000 trabajadores de la construcción para construir el sistema y, con el tiempo, crear al menos 1.000 puestos de trabajo permanentes cuando esté subiendo y funcionando.

Aparte de su posible repercusión a la hora de suscitar un mayor interés por los trenes de alta velocidad en EE.UU., Brightline West es sólo la última de una serie de recientes apuestas multimillonarias en Las Vegas, entre las que se incluyen el estadio Allegiant de 1.900 millones de dólares que se convertirá en la sede de los Raiders de la NFL en 2020, el Las Vegas Sphere de 2.300 millones de dólares y un estadio de béisbol de 1.500 millones de dólares previsto para los Athletics cuando se trasladen a la ciudad en 2028.

A pesar del deseo de Edens de sumar más líneas ferroviarias en todo EE UU, será difícil repetir las circunstancias que benefician a Brightline West. Y lo que es más importante, puede que en enero no encuentre un aliado en la Casa Blanca que comparta su pasión por los viajes en tren y esté dispuesto a ayudar a financiarlos.

"Hay que reconocerle el mérito a Biden", dijo LaHood. "Invirtió mucho dinero en el ferrocarril. Y ése es el tipo de liderazgo que se necesita para atraer dólares privados".

*Con información de Forbes US