U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,467.00
    -7.25 (-0.16%)
     
  • F Dow Jones

    34,726.00
    -23.00 (-0.07%)
     
  • F Nasdaq

    15,490.00
    -27.75 (-0.18%)
     
  • RTY=F

    2,225.10
    -2.80 (-0.13%)
     
  • Petróleo

    72.54
    -0.07 (-0.10%)
     
  • Oro

    1,754.90
    -1.80 (-0.10%)
     
  • Plata

    22.92
    +0.13 (+0.57%)
     
  • dólar/euro

    1.1766
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • Bono a 10 años

    1.3310
    +0.0270 (+2.07%)
     
  • Volatilidad

    18.69
    +0.51 (+2.81%)
     
  • dólar/libra

    1.3790
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • yen/dólar

    109.7600
    +0.0420 (+0.04%)
     
  • BTC-USD

    47,804.30
    -230.21 (-0.48%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,225.27
    -8.02 (-0.65%)
     
  • FTSE 100

    7,027.48
    +10.99 (+0.16%)
     
  • Nikkei 225

    30,440.26
    +116.92 (+0.39%)
     

Los Pumas lograron lo que es prácticamente imposible

·4  min de lectura
Selvyn Davids, el mejor jugador sudafricano, es tackleado en simultáneo por Ignacio Mendy y Marcos Moneta; los Pumas tuvieron una actuación descomunal
BEN STANSALL

Hernán Rouco Oliva es un pionero en la Argentina en entender al Seven como una actividad de alta competencia internacional. Fue el entrenador en el primer gran impacto que dieron los Pumas en el rugby de siete jugadores, cuando en 2004 se adjudicaron la etapa de Los Angeles del Circuito Mundial, venciendo en la final al por entonces imbatible Nueva Zelanda. Cuando este martes se estaba despertando, Rouco Oliva me escribe: “Nunca en mi carrera vi ganar un partido de 6 contra 7 en este nivel. Fue impresionante lo que tacklearon, cómo se multiplicaron a puro corazón en la cancha, cómo mantuvieron la posesión, cómo definieron y, esto fue clave, cómo ejercieron un gran control emocional”. Primer y calificado acercamiento a la victoria ante Sudáfrica en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Seven. Quién es Marcos Moneta, el rayo de los Pumas que se convirtió en el héroe ante Sudáfrica

Otro punto a considerar después de lo que ocurrió esta mañana. Sólo cuatro países jugaron en el rugby de hombres una semifinal de la Copa del Mundo de XV, una final del Mundial de Seven y una semifinal de los Juegos Olímpicos. La Argentina es uno de ellos. Los otros tres forman parte del podio del poder en el rugby: Nueva Zelanda, Sudáfrica e Inglaterra (que en los Juegos forma parte de Gran Bretaña). Lejos de los centros neurálgicos del juego y del dinero, y con dificultades históricas para encontrar competencias de alto nivel (situación que revivió la pandemia), el rugby argentino mantiene la pasión y la calidad para estar siempre dando la talla.

Tercer argumento, esencial también. Lo que se está viendo en este seleccionado argentino de Seven no es casualidad. Es producto de un proceso largo, serio y profesional, que prácticamente comenzó a la par del momento en que se resolvió que el rugby volvía a los Juegos Olímpicos. Para iniciar este camino, en septiembre de 2013 la UAR designó a Santiago Gómez Cora como head coach de los seleccionados de Seven . Una elección por demás acertada, ya que a su gran trayectoria como jugador –es una de las leyendas de esta especialidad, en la que marcó 230 tries- se le suman sus amplios conocimientos técnicos y de organización.

En Río 2016 se esperaba más del equipo, pero fue un paso necesario. La experiencia, en el global, resultó positiva. Y, lo más importante, se mantuvo la idea del trabajo que proponía Gómez Cora. Camino a Tokio, ya no hubo incorporaciones de los Pumas que integraban el seleccionado de XV. Se amplió la base y el grupo se entrenó exclusivamente para el rugby de siete. Los primeros brotes de la nueva etapa llegaron en 2018, cuando se alcanzaron dos podios consecutivos: segundos en Ciudad del Cabo y terceros en Sidney. Ese registro no se daba desde 2009, cuando Gómez Cora jugaba.

El plantel que llegó a Tokio se compuso de dos medallas de oro. La que se obtuvo en los Panamericanos de Lima 2019 (Revol, Álvarez, Schultz, Osadczuk, González, Bazán Vélez, Mare) y la que se ganó en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 (Moneta, Mendy y Cinti) . Una perfecta mezcla de experiencia y juventud.

Los Pumas 7 vienen cumpliendo con sus objetivos. Van a luchar por una medalla. Tienen dos chances en las próximas horas. Empezaron ganando el partido clave para pasar a los cuartos de final. A Australia lo superaron con un primer tiempo fenomenal. Era lógico perder con Nueva Zelanda y con Corea hubo doble mérito: los que no suelen ingresar desde el principio rindieron en alto nivel, y se consumó la mayor goleada de los Juegos Olímpicos.

Moneta en vuelo al ingoal; gran triunfo de los Pumas
Santiago Filipuzzi


Moneta en vuelo al ingoal; gran triunfo de los Pumas (Santiago Filipuzzi/)

Con Sudáfrica, que llegó con algunos problemas pero que venía de ganar su zona, todo se desnaturalizó al comienzo. En el rugby de XV es posible ganar un partido con un jugador menos (tres semanas atrás, expulsaron a Mallía a los 28 minutos y, sin embargo, los Pumas empataron con Gales y le podrían haber ganado), pero en el Seven, que se juega en una cancha con las mismas medidas que la del XV, es prácticamente imposible. Los argentinos lo hicieron y frente al país que logró la medalla de Bronce en Río 2016.

Gómez Cora dejó la última explicación: “Los motivó el amor a Revol”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.