U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,064.50
    -11.00 (-0.27%)
     
  • F Dow Jones

    33,990.00
    -33.00 (-0.10%)
     
  • F Nasdaq

    12,048.75
    -58.00 (-0.48%)
     
  • RTY=F

    1,906.40
    -4.10 (-0.21%)
     
  • Petróleo

    81.20
    +0.19 (+0.23%)
     
  • Oro

    1,934.10
    +4.10 (+0.21%)
     
  • Plata

    24.09
    +0.07 (+0.29%)
     
  • dólar/euro

    1.0902
    +0.0009 (+0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4930
    +0.0310 (+0.90%)
     
  • Volatilidad

    18.73
    -0.35 (-1.83%)
     
  • dólar/libra

    1.2417
    +0.0010 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    129.6840
    -0.4690 (-0.36%)
     
  • BTC-USD

    22,946.62
    -286.44 (-1.23%)
     
  • CMC Crypto 200

    520.89
    -6.30 (-1.19%)
     
  • FTSE 100

    7,761.11
    +16.24 (+0.21%)
     
  • Nikkei 225

    27,425.29
    +62.54 (+0.23%)
     

Qatar insólito: una cápsula de 200 metros para los dos primeros pandas que viven en medio del desierto

La increíble cápsula de frío en el medio del desierto: Panda House, el lugar construido para mantener vivos a dos osos Panda
La increíble cápsula de frío en el medio del desierto: Panda House, el lugar construido para mantener vivos a dos osos Panda - Créditos: @Aníbal Greco

DOHA (Enviado especial).- Donde la vida no es posible, ellos la recrean. Donde no crecer plantas, logran que florezcan. Donde no hay agua potable, la inventan. Un ejemplo: Qatar dejó de recibir productos vacunos de sus vecinos árabes durante un bloqueo que duró cuatro años. Lo solucionaron fácil. Compraron 4000 vacas y fabricaron una granja refrigerada para mantenerlas. La opulencia impacta. Son capaces de cualquier cosa. El asombro es una constante en este país. En lo que parece un capricho insospechado, por un intercambio de cooperación diplomática, el gobierno qatarí recibió un singular regalo de su par de China. Le obsequiaron dos osos Panda como parte de un convenio de Conservación de esos animales.

¿Cómo hacer para que vivan en el desierto con medias de 40 grados en el verano y máximas que superan los 52? Sencillo, construyeron una cápsula refrigerada de 200 metros de largo por 20 de ancho y allí viven los dos animales , dentro de un predio de cuatro hectáreas en el que trabajan alrededor de cien personas exclusivamente para mantenerlos con vida. Los dos primeros Panda que viven en Medio Oriente. Increíble.

Panda House: Suhail, el macho, en la laguna artificial que le crearon en su nuevo hogar, en Doha
Panda House: Suhail, el macho, en la laguna artificial que le crearon en su nuevo hogar, en Doha - Créditos: @Aníbal Greco

La salida del centro de Doha hacia el norte se realiza por una autopista que tiene ocho carriles (cuatro en cada dirección), pero que es transitada por pocos automóviles. A los costados puede verse primero enormes edificios y gigantescos shoppings. Unos cuantos kilómetros después, las edificaciones comienzan a ser más bajas. Son casas de dos o tres plantas. Todavía hay algo de césped junto al camino y árboles.

Pero un poco más allá el paisaje se vuelve patagónico. Vegetación achaparrada, cada vez más raleada. Luego, desierto. Las ventanillas del auto están cerradas. Por el aire acondicionado y porque se puede ver remolinos de arena a los costados. Hay algo de viento. Unos 50 kilómetros al norte de la ciudad, en el Al Khor, finalmente se observa el cartel: Panda House .

Suhail come bambú traído especialmente desde China
Suhail come bambú traído especialmente desde China - Créditos: @Aníbal Greco

El predio de por sí, ya llama la atención. En la entrada hay un parque de estacionamiento para 200 autos. Dicen que ya no hay tickets, pero el lugar está completamente vacío. Las entradas cuestan 50 riyales, unos 14 dólares. El lugar abre a las 10. Veinte minutos antes, adentro trabajan unos 50 empleados que limpian el piso y los vidrios. Hay guardias de seguridad cada veinte metros.

Los chicos les dejan dibujos a los Pandas en la cápsula de frío
Los chicos les dejan dibujos a los Pandas en la cápsula de frío - Créditos: @Aníbal Greco

En octubre, los dos animales llegaron en un avión especialmente diseñado para su transporte . El ministro del Interior Sheikh Khalid bin Khalifa inauguró el lugar hace exactamente un mes. ¿Cómo se hace para que dos Pandas gigantes sobrevivan en el desierto? La cápsula, hermética, de un diseño similar a una oruga, de unos 20 metros de altura, está a 10 grados , que contrastan con los 30 del exterior. Los empleados trabajan con buzos y camperas. Es que hay que simular las condiciones de las montañas altas en el oeste de China, allí donde están los bosques de bambú, el hábitat natural de los Panda.

Suhail, el macho, en su nueva casa en Qatar
Suhail, el macho, en su nueva casa en Qatar - Créditos: @Aníbal Greco

Dentro hay césped que se nota que fue trasplantado en capas hace poco tiempo. Hay árboles, un par de puentes, fuentes artificiales para que los osos se bañen. El público puede recorrer el lugar a través de extensas rampas que rodean todo el jardín y una separación vidriada permite un contacto muy cercano con los Panda.

Quince veterinarios y criadores experimentados viajaron desde China para acompañarlos durante la transición. El bambú que comen se transporta periódicamente desde la ciudad china de Sichuan. Cerca de esa localidad, en el campamento de Wolong, fue donde nacieron los dos protagonistas de esta historia increíble.

Los funcionarios a cargo de Panda House dicen que más de mil personas por día visitan el lugar, pero en un recorrido de dos horas no transitaron más de 15 personas
Los funcionarios a cargo de Panda House dicen que más de mil personas por día visitan el lugar, pero en un recorrido de dos horas no transitaron más de 15 personas - Créditos: @Aníbal Greco

Los dos recibieron nombres árabes. La hembra, que se llamaba Si Hai, ahora es Thuraya (tiene tres años). El macho, Jing Jing, ahora se lo conoce como Suhail. Ambos tienen nombres de estrellas. Ella, no se muestra esta mañana. Está durmiendo. Pero él está animado y parece que conociera su papel. Trepa árboles, come bambú en las posiciones más exóticas como si posara para las fotos. Parece habituado a su nueva casa.

Por el acuerdo entre ambas naciones, Qatar se comprometió a cuidarlos durante quince años. ¿Cómo se mantiene el predio?, ¿cuánto cuesta? “Varias empresas locales están involucradas en el proyecto, no podemos calcular el costo”, dicen en la recepción.

La cápsula tiene rampas interiores para que la gente recorra todas las posiciones en las que pueden encontrarse los Panda
La cápsula tiene rampas interiores para que la gente recorra todas las posiciones en las que pueden encontrarse los Panda - Créditos: @Aníbal Greco

¿Hay manera de recuperar el costo? Por un lado, con el valor de las entradas. Es raro, dicen que se venden más de mil por día, pero casi nadie transita la cápsula. En las primeras dos horas desde la apertura no pasan más de 15 personas. Los precios dentro son algo elevados. Un café sale 7 dólares (más de 2000 pesos). Si alguien quiere llevar un souvenir, un peluche, está 20 dólares (más de 6000).

Justo enfrente de Panda House está Green Desert. Es un gigantesco vivero con plantas de todo tipo. Otra instalación imposible, donde los colores son vivos, el aire transmite olores desconocidos para el desierto.

Dos obreros trabajan en el techo de la impresionante construcción en la que sobreviven dos Pandas en el medio del desierto
Dos obreros trabajan en el techo de la impresionante construcción en la que sobreviven dos Pandas en el medio del desierto - Créditos: @Aníbal Greco

Qatar, que soporta máximas en promedio de 50 grados durante verano, que convive más gratamente con los 30 del invierno, subsiste en edificios refrigerados, en ambientes acondicionados para cada necesidad. Da la impresión de que en cualquier momento podrán poner toda la península bajo un domo y crear su propio paraíso. Un país real, pero que muchas veces parece ser de ficción .

Producción: Aníbal Greco.

El público llega a Panda House para ver a los particulares animales, por primera vez en Medio Oriente
El público llega a Panda House para ver a los particulares animales, por primera vez en Medio Oriente - Créditos: @Aníbal Greco