U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,585.62
    -54.85 (-1.51%)
     
  • Dow Jones

    28,725.51
    -500.10 (-1.71%)
     
  • Nasdaq

    10,575.62
    -161.89 (-1.51%)
     
  • Russell 2000

    1,664.72
    -10.21 (-0.61%)
     
  • Petróleo

    79.62
    -1.61 (-1.98%)
     
  • Oro

    1,669.40
    +0.80 (+0.05%)
     
  • Plata

    19.02
    +0.31 (+1.65%)
     
  • dólar/euro

    0.9811
    -0.0009 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8040
    +0.0570 (+1.52%)
     
  • dólar/libra

    1.1155
    +0.0032 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    144.7780
    +0.3350 (+0.23%)
     
  • BTC-USD

    19,493.38
    +71.60 (+0.37%)
     
  • CMC Crypto 200

    445.83
    +2.40 (+0.54%)
     
  • FTSE 100

    6,893.81
    +12.22 (+0.18%)
     
  • Nikkei 225

    25,937.21
    -484.84 (-1.83%)
     

El reajuste del Atlético

·7  min de lectura

Madrid, 8 ago (EFE).- Aparentemente descartado Cristiano Ronaldo, apurado por la masa salarial de su plantilla y presionado por el límite económico de LaLiga Santander, el undécimo proyecto de Diego Simeone en el Atlético de Madrid representa un reajuste a la realidad actual del club rojiblanco, con los fichajes de Nahuel Molina y Axel Witsel, los regresos de Álvaro Morata, Saúl Ñíguez e Ivo Grbic, una pretemporada imponente y la exigencia de competir con todos y por todo en esta temporada.

Pendiente todavía del cierre del plazo de incorporaciones, sujeto como siempre hasta el último minuto del último día a la oferta y la demanda del mercado, son las cinco novedades de la plantilla, de la que han salido cuatro futbolistas (el goleador Luis Suárez, Héctor Herrera, Sime Vrsaljko y Benjamin Lecomte, todos por el fin de sus respectivos contratos) respecto al pasado curso y en la que el técnico sostiene toda la base y la responsabilidad.

"Autocrítica un montón, como siempre. Para adentro la autocrítica no tengo ninguna duda de que es más dura que la que ustedes (los medios de comunicación) hacen en la opinión diaria, porque queremos ganar y porque el objetivo del club es estar en Champions, pero nuestro objetivo es salir campeones. Eso es lo que queremos", enfatizaba Diego Simeone al término del pasado curso, el décimo consecutivo con él sin moverse del podio de LaLiga.

Ya no es suficiente sólo eso. Ni le satisface ni se conforma de verdad con ello un equipo ganador, que ha sido campeón dos veces de LaLiga (nada más él ha ganado la competición al Real Madrid y al Barcelona en los últimos 18 años), ha ganado otros seis títulos más (una Copa del Rey, dos Ligas Europas, una Supercopa de España y dos de Europa), ha jugado dos finales de la Liga de Campeones, aunque la última ya quede lejos (2016) a la velocidad que va el fútbol, y no ha faltado ni una sola vez desde 2012 al máximo torneo europeo.

MORATA, WITSEL, MOLINA, SAÚL Y UNA PLANTILLA REFORZADA... SIN DEBILITAR LA BASE

El Atlético ha mejorado su plantilla en el mercado. Se ha reforzado sin debilitarse respecto al equipo que terminó tercero la última campaña, gracias a aquella Liga de 14 en la que logró nueve triunfos a raíz de la derrota contra el Levante en el entonces Wanda Metropolitano y ahora Cívitas Metropolitano. También alcanzó los cuartos de final de la Liga de Campeones. Y fracasó tanto en la Supercopa de España como en la Copa del Rey, eliminado de forma decepcionante por el Athletic Club y la Real Sociedad, respectivamente.

Sólo ha invertido dinero este verano en Nahuel Molina, traspasado desde el Udinese. No sólo cubre el vacío que dejó hace seis meses la marcha de Kieran Trippier en el lateral derecho (después, este verano también se ha ido Sime Vrsaljko), sino que, a la vez, quizá aún más importante, libera de nuevo a Marcos Llorente para jugar en las posiciones donde es mucho más determinante, de interior, de extremo derecho o incluso de atacante, con la influencia que tiene en él y en el equipo: en 2020-21, cuando el Atlético fue campeón de LaLiga, marcó doce goles y dio once a sus compañeros; en 2021-22 no anotó ningún tanto.

Al medio centro (también es una alternativa como central, a juzgar por toda la pretemporada) llega Axel Witsel, libre desde el Dortmund con 33 años. Un futbolista específico, con 742 partidos como profesional, para una posición con vaivenes desde hace décadas. De ahí ha salido Héctor Herrera. Y ahí vuelve Saúl Ñíguez, tras su fallida aventura en el Chelsea, aunque la polivalencia del canterano, a veces indefinición, lo propone en diversas demarcaciones, pero, a día de hoy, sobre todo como opción para el carril izquierdo.

También ha regresado Álvaro Morata, mientras persiste el interés del Juventus, en el que ha jugado como cedido las dos últimas campañas. El goleador de la selección española salió por la puerta de atrás hace dos años para abrir un espacio en el equipo a Luis Suárez. Ahora es al revés. Se fue el delantero uruguayo, el factor diferencial del campeón en 2020-21 y que terminó su contrato el pasado 30 de junio, tras su decadencia en el esquema de Simeone, y ha llegado el madrileño, incontestable en los dos últimos duelos veraniegos, con cuatro goles. Y se postula como titular para el inicio de Liga en la delantera junto a Joao Félix.

La otra variación es Ivo Grbic, por debajo de lo esperado en la campaña que debía consolidarlo en el Lille y otra vez como suplente de Jan Oblak, el dueño incontestable de la portería del Atlético, renovado hasta 2028 e indispensable para el conjunto rojiblanco, que anheló su mejor versión la pasada temporada, como la de todos sus compañeros. Porque, salvo mínimas excepciones, cada uno de ellos son mejores de lo que demostraron en 2021-22.

EL DESAFÍO DE JOAO FÉLIX, GRIEZMANN, DE PAUL...

La plantilla del Atlético, variada, de máxima competencia y con al menos dos hombres por cada puesto, es de altísimo nivel. No hay debate cuando se citan, uno por uno, aparte de Oblak, a futbolistas como Joao Félix, ante el examen definitivo, frente a la presión de la máxima expectativa que promueve su talento, sus cualidades y su determinación, en su cuarto curso ya en el conjunto rojiblanco.

O Antoine Griezmann, al reencuentro con sí mismo, después de las lesiones musculares que lo redujeron durante el pasado curso, en su segundo ejercicio de cesión desde el Barça. Si juega el 50 por ciento de los encuentros que esté disponible para Simeone, el Atlético deberá abonar 40 millones de euros al club azulgrana en concepto de traspaso en junio.

Matheus Cunha, cuya convincente presentación la pasada campaña lo sitúa en un papel mucho más protagonista en ésta; Ángel Correa, que no se ha movido del Atlético, y Morata completan la nómina de cinco delanteros para dos puestos de la que dispone Simeone. Salvo nuevo e imprevisto giro, en ella no figurará Cristiano Ronaldo, ofrecido este verano al club, que ni negó ni admitió su atracción por él... Y luego, de pronto, lo descartó.

También sigue Yannick Carrasco, clave en el actual Atlético, ya sea por el carril izquierdo del 3-5-2 o como extremo en el 4-4-2, en la tremenda competencia por tres o cuatro plazas del centro del campo: Axel Witsel, Geoffrey Kondogbia, Koke Resurrección, Marcos Llorente, Thomas Lemar -renovado hasta 2027-, Saúl Ñíguez y Rodrigo de Paul -decepcionante en su primera temporada, necesita parecerse mucho más al centrocampista que fichó el Atlético al Udinese en la actual-, con el añadido de que Correa, Griezmann o Joao también pueden jugar por cualquiera de las bandas, como ya los ha empleado Simeone en varias ocasiones.

La defensa está más definida: Stefan Savic, José María Giménez y Reinildo Mandava parten con la ventaja de la confianza del técnico argentino para el centro de la defensa, si es un 3-5-2, o para el lateral izquierdo, en el caso del internacional mozambiqueño, cuyo impacto en el Atlético ha sido mayúsculo, tras su fichaje en el pasado mes de enero, si es una línea de cuatro. Igual que Nahuel Molina en el lateral derecho.

La zaga se complementa con Felipe Monteiro, renovado un año; Mario Hermoso, Renan Lodi y Daniel Wass, quien también puede jugar de centrocampista... Y de central derecho. Ahí ha jugado de forma notable durante la pretemporada, por más dudas que persisten sobre su continuidad.

Una plantilla de 23 jugadores (uno más que la anterior temporada), sujeta aún al mercado, en la que no tiene sitio Samuel Lino (fichado al Gil Vicente y cedido Valencia) y con la que Diego Simeone se propone competir por ser campeón de cada una de las competiciones que enfrente. De momento, su pretemporada apunta muy alto: 0-4 al Numancia, 0-1 al Manchester United, 1-4 al Cádiz y 0-4 al Juventus. Cuatro victorias, trece goles a favor y sólo uno en contra. El próximo lunes aguarda la competición en Getafe.

Iñaki Dufour

(c) Agencia EFE