Anuncios
U.S. markets open in 7 hours 31 minutes
  • F S&P 500

    5,509.25
    +18.25 (+0.33%)
     
  • F Dow Jones

    38,861.00
    +2.00 (+0.01%)
     
  • F Nasdaq

    20,055.00
    +135.75 (+0.68%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,052.30
    +3.00 (+0.15%)
     
  • Petróleo

    81.41
    -0.16 (-0.20%)
     
  • Oro

    2,354.90
    +8.00 (+0.34%)
     
  • Plata

    30.38
    +0.81 (+2.74%)
     
  • dólar/euro

    1.0741
    -0.0007 (-0.06%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2170
    -4.2170 (-50.00%)
     
  • Volatilidad

    12.48
    +0.18 (+1.46%)
     
  • dólar/libra

    1.2710
    -0.0011 (-0.09%)
     
  • yen/dólar

    158.1000
    +0.1180 (+0.07%)
     
  • Bitcoin USD

    65,518.84
    +45.03 (+0.07%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,392.45
    +54.70 (+4.09%)
     
  • FTSE 100

    8,205.11
    +13.82 (+0.17%)
     
  • Nikkei 225

    38,589.09
    +18.33 (+0.05%)
     

El secreto mejor guardado del Caribe: la isla 5 estrellas de la que probablemente no oíste hablar

La mayoría de quienes visitaron el Caribe conocen la isla de San Bartolomé, en las Antillas francesas. Aunque técnicamente no es "privada", el costo del viaje y el precio de la estancia la limitan al 1% de la población. Sólo por eso ya parece casi privada.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
¿Quién no desea tener una propia?

La mayoría de la gente también escuchó hablar de Necker Island, en las Islas Vírgenes Británicas, propiedad de Sir Richard Branson y posiblemente el complejo isleño privado más difícil de acceder del mundo, a no ser que dispongas de 120.000 dólares a la semana para comprarlo y puedas competir con Jennifer Lopez o Lionel Messi por el privilegio de hacerlo.

PUBLICIDAD

Esparcidos por el Caribe hay una docena de complejos turísticos en islas privadas. La mitad son intencionadamente discretos y aislados, y ofrecen a sus huéspedes una tranquila comunión con la naturaleza. La otra mitad dominó el arte de la discreción y de mantener a raya a los paparazzi de Page Six, al tiempo que ofrece un lujo ridículamente relajado en medio de la nada.

Esta es la historia del único de ellos -Petit St. Vincent, o "PSV", como se conoce localmente en las Granadinas- que consiguió ser ambas cosas.

Pero antes, un poco de historia.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
Fuera de la red, lejos de todo y de otro mundo

Hace algo más de 25 años, un amigo y yo intentamos comprar una isla privada en la costa caribeña del norte de Honduras. No era una de las docenas mencionadas, ya que técnicamente no era un complejo turístico, aunque tenía media docena de cabañas con techo de paja que podías alquilar en la playa si tus planes de vacaciones incluían ser corneado durante la noche por pulgas de arena.

Por aquel entonces, la isla, llamada Barbareta, constaba de unas 360 hectáreas de selva tropical virgen, siete playas, una cala protegida de aguas profundas y varios lugares ceremoniales indígenas vírgenes. También tenía una pista de tierra en la que media docena de pilotos hondureños podían aterrizar "en corto" con un Salta Charcos sin derrapar en el agua.

Mi amigo y yo teníamos entonces 25 años y no sabíamos nada de negocios inmobiliarios. Pero, de algún modo, nos las arreglamos para mezclar la realidad y la hipérbole suficiente para conseguir las reuniones que necesitábamos para impulsar el sueño.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
Fácil de imaginar en la oficina. Mucho más difícil de construir y mantener en la vida real.

Diseñamos los planos de una comunidad ecológica y renovable de unas 40 viviendas sostenibles, con un hotel boutique, un club de playa, un puerto deportivo, un spa y restaurantes frente al mar, rodeados de zonas protegidas, rutas de senderismo, tirolinas por las copas de los árboles y proyectos de conservación con las principales instituciones científicas del mundo.

Tras dar a conocer nuestra idea, encontramos un grupo inversor en Carolina del Sur, firmamos una carta de intenciones con los propietarios de la isla e iniciamos los estudios de viabilidad pertinentes. Durante tres o cuatro meses del otoño de 1998, pensamos que podíamos lograrlo.

El 3 de octubre llegó el huracán Mitch, un monstruo de categoría 5 que casi borró a Honduras del mapa. Nuestros inversores ni siquiera esperaron un informe sobre el terreno. Sabían que todo había desaparecido y se retiraron.

A pesar de Mitch -o quizá debido a él-, desde entonces me encanta escribir sobre islas privadas.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
Petit St. Vincent, o PSV, como se conoce localmente, sólo es accesible por barco y es uno de los únicos complejos turísticos de lujo totalmente privados del Caribe.

En parte es nostalgia, porque Barbareta sigue siendo mi sueño no correspondido. Pero sobre todo es porque me gusta superar los límites, y construir un complejo turístico en una isla privada es probablemente uno de los proyectos inmobiliarios más desafiantes del mundo.

Irónicamente, sin embargo, son un buen negocio para quienes pueden llevarlos a cabo. Salvo contadas excepciones, las islas privadas se dirigen al público de Michelin, mi padre es propietario de una compañía naviera.

Por eso son una de las penúltimas manifestaciones de privilegio y exclusividad del mundo. Además, la Tierra ya no los hace (aunque Dubai y China lo están haciendo bastante bien). Por tanto, la demanda siempre va a ser superior a la oferta, sobre todo a medida que los países en desarrollo se hagan más ricos y el mundo esté más superpoblado.

Pero basta de contexto. Volvamos a la PSV.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
Casi seis décadas después de su estreno, Petit St. Vincent sigue siendo el principal complejo turístico privado del Caribe, con sólo 22 cabañas de uno y dos dormitorios.

La única forma de llegar a Petit St. Vincent es por agua.

Como pasa en la mayoría de las islas privadas, no hay espacio ni topografía para una pista de aterrizaje. Por eso, la mayoría de los huéspedes vuelan a Barbados y luego conectan con Union Island, donde el capitán privado de PSV les recoge con una camisa impecablemente planchada y un yate aún más elegante para el trayecto de 25 minutos en barco hasta el muelle principal, en la protegida costa suroeste de la isla.

En el lado opuesto de la isla, después de los arrecifes, no hay nada más que océano profundo hasta África.

Cuando llegamos a PSV para quedarnos dos noches, ya pasamos los últimos tres días arreglando nuestro velero, así que estamos lejos de estar perfectamente equipados.

Alquilamos el Never Say Never durante dos semanas para navegar por las islas Granadinas, San Vicente y, finalmente, Santa Lucía. Pero debido a algunos problemas eléctricos que tuvimos después de salir de Granada, nadie se ducha desde entonces. En muchos sentidos, sin embargo, llegar a nuestra estancia de esta manera -bajo la vela con un ligero aspecto de Piratas del Caribe- es apropiado dados los orígenes de PSV.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
En los años sesenta, las Granadinas eran una de las zonas menos visitadas y menos desarrolladas del Caribe. Hoy lo siguen siendo.

En 1963, cuando la PSV aún era un punto verde deshabitado en un interminable mapa azul, dos ex compañeros de vuelo de las Fuerzas Aéreas estadounidenses llamados Hazen K. Richardson II y Doug Terman decidieron impulsivamente comprar una goleta de madera de 77 pies llamada Jacinta y montar un negocio de alquiler de yates.

Tras pasar unos meses familiarizándose con su barco, el primer cliente de pago de Richardson y Terman resultó ser un hombre de negocios de Ohio llamado H.W. Nichols. Nichols había decidido recientemente que quería desprenderse de los fríos inviernos del Medio Oeste y comprar una isla tropical privada en la que construir un pequeño hotel, una decisión bastante impulsiva por su parte.

El invierno siguiente, los tres hombres se embarcaron en el Jacinta para analizar las Granadinas, que técnicamente forman parte de San Vicente y que en aquel momento consistían en al menos dos docenas de islas sin explotar de diversos tamaños.

A los pocos días de viaje, Richardsonññ, Terman y Nichols fondearon a última hora de la tarde en un estrecho canal frente a la costa norte de una isla esmeralda y dentada llamada Petite Martinque, que había sido colonizada en 1700.

Al otro lado del canal había otra isla con forma de guitarra de heavy metal sin trastes de los años setenta que ofrecía protección contra el viento y las olas del océano Atlántico procedentes del este. Aparte de unas cuantas boyas de pesca que se habían desprendido y arrastrado hasta la orilla, estaba intacta y sin urbanizar.

En retrospectiva, es imposible saber qué pasaba por la mente de Nichols en su primera noche frente a PSV. No se sabe de la existencia de ningún registro escrito de su viaje. Sin embargo, dada la rapidez con la que Richardson empezó a cerrar el trato para comprar la isla, probablemente fue uno de esos momentos de luz blanca en los que Nichols supo que su vida estaba a punto de cambiar para siempre.

Richardson no tardó mucho en averiguar que la isla deshabitada era propiedad de una mujer mayor que vivía en Petite Martinique, y no de un inversor extranjero anónimo o de una sociedad extraterritorial imposible de localizar.

Fue una gran noticia para Nichols, que ya había circunnavegado PSV en el dingy de Jacinta y había decidido que la isla era perfecta. Sin embargo, Richardson también se había enterado de que la anciana había jurado no vender nunca. Los tres empresarios estadounidenses decidieron hacerle una oferta que no podría rechazar, con la promesa de que construirían un modesto hotel y cumplirían sus deseos de respetar la rica tierra y la historia de las Granadinas.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
El empresario de Ohio H.W. Nichols llegó a las Granadinas con el sueño de construir un pequeño hotel en su isla privada. Cuando encontró Petit St. Vincent supo que había encontrado el lugar perfecto.

En 1965, Richardson, Terman y Nichols habían cerrado la compra del Petit St. Vincent (en los meses intermedios, los tres habían acordado convertirse en socios comerciales), y en mayo de 1966 Richardson y Terman regresaron a la isla en Jacinta para empezar a desbrozar el terreno para el hotel y planificar su diseño y construcción.

En aquel momento, PSV aún no tenía infraestructuras: ni rutas, ni agua, ni electricidad, ni refugios. Richardson y Terman vivieron a bordo de la Jacinta durante casi medio año, comiendo pescado todas las noches tras largas jornadas de trabajo manual. Cuando se les terminaba el agua o los alimentos básicos, navegaban hasta San Vicente o Granada para reabastecerse. Nichols les visitaba de vez en cuando para supervisar sus progresos.

Fue ese mismo año cuando Richardson y Terman también presentaron a Nichols a un joven arquitecto sueco llamado Arne Hasselqvist, que acababa de estrenar un pequeño despacho en San Vicente.

Por aquel entonces, Hasselqvist era relativamente desconocido fuera de su país. Pero acababa de ser contratado para diseñar la primera de las más de 120 casas de famosos que se convertirían en Mustique, entre ellas las de la princesa Margarita de Gran Bretaña, Tommy Hilfiger, Mick Jagger y David Bowie. Las acciones personales de Hasselqvist empezaban a dispararse. Pero lo más importante es que su sensibilidad en materia de diseño encajaba perfectamente con la visión de los nuevos propietarios.

Durante el siguiente viaje de Nichols al sur, Richardson concertó una cita con Hasselqvist, que aprovechó la oportunidad para diseñar las 22 "cabañas" del PSV, así como la recepción principal y el pabellón del hotel. Cumpliendo su promesa al antiguo propietario, aceptó construirlas al estilo tradicional de las Indias Occidentales, con paredes de piedra vista y carpintería in site, tejados a dos aguas, baldosas de terracota y piedra caliza, y arcos de suelo a techo para disfrutar de las vistas y los vientos alisios.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
El desmonte inicial y la construcción del hotel y las cabañas de Petit St. Vincent comenzaron en 1966. Todo el trabajo se realizó a mano en dos años. La goleta Jacinta, de 77 pies, donde vivían Richardson y Terman, aparece al fondo junto al muelle.

A medida que la disposición del complejo en la isla fue tomando forma en los dos años siguientes, Hasselqvist también demostró su clarividencia con respecto a la "desconexión" actual, distribuyendo las cabañas de uno y dos dormitorios por toda la isla en diferentes lugares y orientaciones en función de la luz solar y la topografía: algunas en laderas, otras en acantilados, otras en primera línea de mar.

El objetivo final de Hasselqvist era aislar cada cabaña de las demás, pero también entrelazarlas con las playas, bares, restaurantes y servicios de la isla a través de una serie de exuberantes senderos ajardinados para fomentar al mismo tiempo una sensación de comunidad transitable.

Una vez terminadas, las cabañas de PSV tampoco iban a tener televisión ni teléfono (lo que sigue siendo cierto hoy en día), y los huéspedes iban a utilizar un sistema de "asta de bandera" para comunicarse con el personal del hotel, que pasaría cada media hora aproximadamente en los icónicos "Mini Mokes" del complejo (carritos de golf modificados que parecen más bien un Mini animado): levantá la bandera amarilla fuera de tu cabaña para solicitar servicio de mayordomo o transporte, levantá la bandera roja para que te dejen en paz.

Tras más de dos años de construcción, (casi todo manual) Petit St. Vincent se estrenó oficialmente en diciembre de 1968 con poco estruendo fuera de las Granadinas, pese a ser uno de los primeros complejos turísticos totalmente privados +del mundo.

Richardson se quedó como director "temporal" del PSV, ya que conocía la isla y su funcionamiento mejor que nadie. Sin embargo, sin que él lo supiera en aquel momento, esos "pocos años" se iban a convertir en casi medio siglo (algo habitual en el Caribe), durante el cual se convertiría en el único propietario de la isla tras la marcha de Terman y Nichols en 1985.

Fue también durante este periodo cuando Petit St. Vincent se convirtió en el principal complejo turístico privado del Caribe, a medida que se corría la voz de su encanto de cápsula del tiempo y su lujo sigiloso.

A la muerte de Richardson en 2008, nada había cambiado en la isla, que es lo que los tres fundadores pretendían. Sin embargo, todo el mundo quería lo mismo. Cuando el mundo cambia, la gente añora algo más nostálgico e inmutable. Para una generación de clientes, Petit St. Vincent había sido ese lugar donde el tiempo se detenía.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
El arquitecto de Petit St. Vincent diseñó las 22 cabañas de la isla en estilo antillano tradicional, con piedra y madera autóctonas, tejados a dos aguas, baldosas de terracota y piedra caliza, y espacios interiores y exteriores abiertos y fluidos.

Es un mantra de la hostelería muy citado que los hoteles y complejos turísticos necesitan "renovarse" cada 5-7 años para seguir siendo relevantes. El estilo, los gustos y la tecnología cambian junto con las necesidades de los huéspedes a los que atienden. Pero, al mismo tiempo, las marcas y los establecimientos tradicionales deben respetar su historia y sus tradiciones para seguir siendo auténticos.

Lograr ese delicado equilibrio en PSV recayó inesperadamente en el segundo propietario de la isla, un tejano llamado Philip Stephenson, poco después de la muerte de Richardson.

Tras licenciarse en Derecho en Harvard, Stephenson hizo mucho dinero en servicios petrolíferos y gestión de activos, y a finales de la década de 2000 se trasladó al Caribe, donde pudo dar rienda suelta a su pasión por la vela y el submarinismo.

Dio la casualidad de que Robin Paterson, amigo de Stephenson y empresario inmobiliario, estaba navegando por las Granadinas por esas mismas fechas y visitó Petit St. Se enamoró inmediatamente de la isla y del hotel, y se lo contó todo a Stephenson.

Dos años más tarde, a instancias de Paterson, Stephenson recaló en el PSV durante un crucero por las Granadinas y fondeó en el mismo lugar donde Richardson y Terman habían vivido a bordo del Jacinta en 1966. Ni Stephenson ni Paterson se habían propuesto poseer una isla privada. 

Pero a juzgar por la rapidez con la que ambos compraron Petit St. Vincent a Richardson al año siguiente, el asombro y el éxtasis de Stephenson ante la isla bajo las estrellas aquella primera noche probablemente sólo fueron igualados por los de Nichols casi cuatro décadas antes. La historia se repetía.

A pesar de su relativa precipitación a la hora de cerrar el trato, Stephenson y Paterson contaban con los conocimientos y la experiencia necesarios para modernizar la infraestructura de PSV, adaptar el complejo a los estándares de lujo del siglo XXI y aprovechar todo el potencial natural y ecológico de la isla, todo ello preservando el legado y la autenticidad que ya habían hecho de PSV un lugar mundialmente conocido.

Así que lo primero que hicieron fue cerrar el complejo durante la mayor parte de 2011 y analizar a fondo lo que tenían y lo que había que hacer.

Lo primero que hicieron, y lo más visible, fue renovar por completo los productos textiles, alfombras, obras de arte y muebles de las cabañas. En el proceso, dejaron prácticamente intactos los "bienes materiales" originales de Hasselqvist, como los exteriores, los empotrados, los suelos y las baldosas.

Tal vez lo más importante es que Stephenson y Paterson también se dedicaron a ampliar los servicios y actividades del PSV, añadiendo un nuevo bar y restaurante frente al mar, un spa y centro de bienestar en la ladera, una pista de fitness y plataformas de yoga, una pista de tenis, un centro de deportes acuáticos en la playa y un centro de buceo PADI de 5 estrellas con todos los servicios que se estrenó en 2014.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
El pabellón original del hotel, las dependencias y la instalación solar a punto de terminarse antes del estreno oficial del Petit St.

Bajo el imprimátur del famoso conservacionista marino Jean-Michel Cousteau, el centro de buceo sigue ofreciendo certificaciones de buceo para principiantes, intermedios y avanzados, así como excursiones submarinas guiadas, además de mantener un programa de regeneración y monitorización de corales para garantizar el futuro de los arrecifes de la isla.

Para alimentarlo todo y demostrar su compromiso a largo plazo con la reducción del impacto ambiental y la huella de carbono de PSV, Stephenson y Paterson ampliaron el panel solar existente en la isla y construyeron una planta desalinizadora de ósmosis inversa de última generación que funciona con energía fotovoltaica y proporciona a la isla un suministro ilimitado de agua dulce generada en el mar. También añadieron una planta embotelladora para eliminar el uso de botellas de agua de plástico.

En retrospectiva, todo esto no es poca cosa. Bajo la trompeta de la "nueva propiedad", miles de hoteles, restaurantes, bares, clubes privados y otras instituciones emblemáticas enterraron su pasado y perdieron el futuro a lo largo de los años. 

Por eso, incluso cuando Stephenson y Paterson se adentraron con cuidado en la era de la hostelería, cada vez más compleja, con mejoras tecnológicas y añadidos indulgentes, siempre supieron que no tenian que manipular las cosas sencillas de la isla que ya funcionaban.

En el proceso, lo que también garantizaron fue que el próximo propietario de la isla tendría todo lo necesario para mantener PSV zumbando como la mejor experiencia de resort de isla privada en el Caribe para otra generación, pase lo que pase.

Todo esto nos lleva hoy a Petit St. Vincent y a su iteración más expectativa.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
El tradicional servicio de mayordomo del Petit St. Vincent y sus característicos Mini Mokes de hoy en día.

La tercera y más reciente propietaria de PSV es Tanja Ellis, diseñadora afincada en Connecticut, filántropa, empresaria y fundadora de Culture Home. Ellis compró la isla a Stephenson y Paterson en 2022, a rebufo de la pandemia.

"Mi pareja y yo llevábamos tiempo pensando en comprar una casa en las Granadinas", me cuenta, reflexionando sobre sus primeros viajes acá. "Las Granadinas consiguieron pasar desapercibidas y estar menos masificadas mucho más tiempo que la mayoría de las demás zonas del Caribe, pero no por falta de belleza. Acá cuesta un poco más llegar. Pero eso es lo que hace que siga siendo un "secreto"".

Entonces llegó Petite St. Vincent, continúa Ellis, aunque, al igual que Stephenson y Paterson, ella y su pareja no tenían intención de poseer una isla privada o dirigir un hotel cuando vieron el lugar por primera vez.

"Mi socio se enamoró de la isla", recuerda. "Yo me enamoré del personal. Hace tiempo que admiro PSV como uno de los complejos más auténticos y clásicos del Caribe, con fama entre los viajeros entendidos de ser uno de los mejores escondites del mundo. La mezcla de la belleza natural y el genuino sentido de comunidad lo unió todo acá para nosotros. Entonces nos enteramos de que los propietarios querían vender. Ese fue el capítulo uno...".

El segundo capítulo fue un poco más desafiante, admite Ellis.

Tras el cierre, lo primero que aprendió sobre la compra de un complejo turístico en una isla privada es que la "isla" suele ser la parte más difícil de gestionar, no el "complejo", sobre todo cuando se trata de mantener toda la infraestructura de agua, electricidad, carreteras, comunicaciones, servicios médicos y de emergencia, entre otros.

"Poseer y gestionar un complejo turístico en una isla privada conlleva muchos desafíos", afirma Ellis. "Por ejemplo, altos costos de mantenimiento, complejidades logísticas y consideraciones medioambientales. Muchos factores 'X' también están fuera de nuestro control, como el tiempo, los huracanes, los problemas con las aerolíneas y los retrasos en los envíos. Por suerte, contamos con personal que lleva décadas en PSV, así que conocen los entresijos de este lugar mejor que yo nunca. En la vida real, sin embargo, ¡nada de esto es tan desafío como un episodio de El loto blanco!".

Ellis no tardó en darse cuenta de que el desafío de ser la administradora de PSV era el mismo que quitaba el sueño a Stephenson y Paterson: ¿Cómo mantenerse fiel a las raíces intemporales de la isla y, al mismo tiempo, hacer todo lo posible por mantenerla en lo más alto de la hostelería?

Para lograr este equilibrio, Ellis se comprometió a respetar tres principios básicos a la hora de concebir su próxima renovación.

"Ante todo, Petit St. Vincent es lujo sin pretensiones", afirma Ellis. "Pasamos más tiempo del que cualquiera pueda imaginar redefiniendo lo que eso significa acá cada día. Muchos otros complejos turísticos en islas privadas pregonan el superlujo de sus propiedades. PSV tiene un lujo discreto que no necesita gritar. Nuestra atención al detalle y el nivel de servicio son insuperables. Pero acá se lleva a cabo con discreción, lo que permite a los huéspedes sentirse parte de la isla en lugar de pagar para que los mimen".

El segundo principio básico de Ellis es el respeto por la naturaleza.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
El segundo propietario de Petit St. Vincent, un tejano llamado Philip Stephenson, descubrió la isla privada en velero en la década de 2000, del mismo modo que lo hicieron los primeros propietarios en los años sesenta. En la foto, el velero "Beauty" de PSV, disponible para excursiones o cruceros al atardecer.

"La conexión de Petit St. Vincent con la naturaleza y su huella discreta hace que los huéspedes se sientan más arraigados", explica. "La proximidad a la naturaleza en todas partes les permite conectar consigo mismos y desconectar del mundo digital, con frecuencia demasiado abrumador. Tenemos algunas conexiones inalámbricas en la isla. Pero los huéspedes suelen apagar sus dispositivos al cabo de uno o dos días porque empiezan a sentir que las pantallas se interponen en las experiencias que vinieron a vivir aquí en primer lugar."

El último principio rector con el que Ellis se comprometió fue la autenticidad. "No hay nada como Petit St. Vincent en el Caribe, y quizá ni siquiera en el mundo", afirma sin un ápice de hipérbole, porque en muchos aspectos es cierto.

"Es un lugar sin pretensiones, donde los huéspedes pueden ser ellos mismos, reconectar con la familia y la pareja, y volver a disfrutar simplemente de la naturaleza y de la compañía de los demás". El complejo se mantuvo fiel a sus raíces desde finales de los años sesenta, y aunque se hicieron actualizaciones de las infraestructuras, sigue manteniendo su clásico ambiente caribeño y eso es lo que sigue atrayendo a los huéspedes.

En total, se espera que la renovación de Ellis dure más de dos años, con una serie de reformas de gran alcance, ampliaciones y programas renovados que, al igual que los de Stephenson y Paterson hace doce años, van a ser un guiño a la evolución de las normas y los gustos que se produjeron desde la última gran reforma del complejo, sin dejar de honrar la visión original de Hasselqvist para la isla.

En opinión de este autor, las renovaciones de Ellis van a reflejar también la influencia de la primera mujer propietaria del complejo, cuya experiencia profesional en el diseño y su currículum de viajera acaudalada aportarán un nuevo nivel de intención y sintonía con PSV, al tiempo que se van a basar en el legado y las tradiciones de quienes la precedieron.

En cuanto a que van a ser esas renovaciones, Ellis se mantiene tímida. "Todavía no puedo desvelar todos mis secretos", me dice. "Vas a tener que volver para ver qué más añadimos".

Sabiendo lo que los anteriores propietarios del Petit St. Vincent ya hicieron para conjurar la grandeza de la hospitalidad a partir de la arena, la piedra y el sol, va a establecer un nuevo listón para la hospitalidad de 5 estrellas, una vez más.

Petit St. Vincent, Caribe, Destinos
The addition of a 5-star PADI dive center to the PSV provides access to some of the best diving and healthiest coral reefs in the Caribbean.

Las tasas para la temporada 2022-2023 de Petit St. Vincent comienzan en 1.500 dólares por noche para una cabaña de un dormitorio, basada en ocupación doble. Un suplemento de 300 dólares por día incluye todas las comidas y bebidas no alcohólicas, servicio de habitaciones ilimitado y todos los deportes acuáticos no motorizados.

*Con información de Forbes US