U.S. markets close in 6 hours 26 minutes
  • S&P 500

    3,777.28
    -6.00 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    30,169.05
    -104.82 (-0.35%)
     
  • Nasdaq

    11,163.33
    +14.69 (+0.13%)
     
  • Russell 2000

    1,762.69
    -13.07 (-0.74%)
     
  • Petróleo

    87.53
    -0.23 (-0.26%)
     
  • Oro

    1,720.50
    -0.30 (-0.02%)
     
  • Plata

    20.54
    -0.00 (-0.02%)
     
  • dólar/euro

    0.9839
    -0.0046 (-0.46%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7650
    +0.0060 (+0.16%)
     
  • dólar/libra

    1.1233
    -0.0088 (-0.78%)
     
  • yen/dólar

    144.7750
    +0.1650 (+0.11%)
     
  • BTC-USD

    20,112.82
    +200.79 (+1.01%)
     
  • CMC Crypto 200

    457.56
    -5.56 (-1.20%)
     
  • FTSE 100

    6,981.55
    -71.07 (-1.01%)
     
  • Nikkei 225

    27,311.30
    +190.80 (+0.70%)
     

La seguridad es el tema principal en el regreso a clases en Highland Park luego del peor de los veranos

·11  min de lectura

El período de clases en Highland Park High School suele ser un momento relajado, pero cuando sonó la campana el miércoles para marcar el comienzo de un nuevo año escolar, Stephanie Díaz, una estudiante de tercer año de 16 años, se encontró con un ambiente inusualmente pesado.

A raíz de un tiroteo masivo durante un desfile del Día de la Independencia en el centro de Highland Park, la escuela agregó más seguridad y ofreció asesoramiento a sus estudiantes durante el verano. Pero Díaz todavía está nerviosa.

“Sé que nuestra escuela es algo segura, pero nunca se sabe”, dijo Díaz, quien ayudó a formar un capítulo local del grupo contra la violencia armada Students Demand Action después del tiroteo, que dejó siete muertos y decenas de heridos. “Tenemos una prohibición de armas de asalto en Highland Park, así que pensé que estaba bastante segura, pero vimos que ese no es realmente el caso”.

Los administradores del Township High School District 113, que opera las escuelas secundarias de Highland Park y Deerfield, han descrito un enfoque de participación activa con el apoyo adecuado para los estudiantes y el personal a medida que comienza el nuevo año escolar.

“Estamos tratando de tener un plan de recuperación muy enfocado que se base en lo que los estudiantes y el personal dicen que necesitan, mientras tratamos de tener un año escolar lo más normal posible”, dijo el superintendente del Distrito 113, Bruce Law. “Al mismo tiempo, estamos tratando de implementar programas y apoyo adicionales para el personal y los estudiantes que lo necesiten”.

El distrito de la primaria local, que comienza las clases el 24 de agosto, está adoptando un enfoque similar después de un verano de aprensión.

Susan Quaid-Brohan, maestra de tercer grado en la primaria Ravinia en el Distrito Escolar 112 de North Shore, estaba ansiosa por volver al salón de clases.

Dijo que tuvo miedo de salir durante días después del desfile, donde vio a algunos de sus alumnos en la procesión. Quaid-Brohan recordó que más tarde recibió una llamada de los padres de los exalumnos, quienes la invitaron a visitar su casa y asistir a un partido de béisbol local.

“(Los) niños hicieron que me sintiera mejor al respecto”, dijo el martes.

Quaid-Brohan dijo que ve su profesión como “una vocación” y que los maestros de Highland Park se dedican a ayudar a sus estudiantes mientras siguen procesando los horrores del 4 de julio.

“Estamos aquí para servir a estos niños, independientemente de cuál sea la situación”, dijo Quaid-Brohan.

Ella dijo que el superintendente Mike Lubelfeld y el personal del Distrito 112 han trabajado para ayudar al personal a abordar su propio dolor y trauma al ofrecer recursos “donde cada uno de nosotros está individualmente”.

“He leído muchos libros sobre traumas y he estado tratando de prepararme para mis hijos”, dijo Quaid-Brohan. “Es una comunidad tan maravillosa donde todos se apoyan mutuamente. Hay mucho más amor que crueldad”.

Con el comienzo de clases, los padres del área de Highland Park ofrecieron diferentes opiniones sobre las precauciones de seguridad de las escuelas locales.

Ashbey Beasley, que ha investigado mochilas a prueba de balas e incluso portapapeles para su hijo de 6 años, dijo que ha presionado para que se prohíban las bolsas para los visitantes de las escuelas primarias y los detectores de metales en las entradas.

Otros padres están buscando guardias armados, dijo.

No todos los padres quieren seguir ese camino, dijo, lo que ha llevado a discusiones acaloradas en foros en línea.

“Escucho las preocupaciones de todos sobre los detectores de metales, pero la conclusión es que los revisamos en todas partes”, dijo. “Nunca he visto a un niño molesto por los detectores de metales, y no tenemos tiroteos en lugares que tienen detectores de metales”.

Carlos Pérez-Turcios, padre de familia, dijo que le preocupa que las escuelas representen un “objetivo fácil” que podría violarse fácilmente.

“Confiamos en las personas responsables del distrito escolar”, dijo. “Sólo queremos asegurarnos de que hagan algo más tangible cuando se trata de asegurar los edificios para disuadir a los posibles tiradores. En este punto, la mayoría de nosotros pensamos que no es si (un ataque) va a ocurrir, sino cuándo”.

Jordan Kane tiene una visión diferente. Su hija está a punto de comenzar el jardín de infantes en Highland Park, dijo que le preocupa que las escuelas se excedan. Le preocupa especialmente que los simulacros de encierro puedan provocar una sensación de pánico en los niños sin proporcionar beneficios claros, citando investigaciones de Everytown for Gun Safety; ella planea mantener a su hija en casa cuando están programados.

Kane, quien ha trabajado en zonas de conflicto como Afganistán y Yemen, dijo que las medidas autoritarias podrían “hacer que nuestras escuelas se sientan como cárceles, particularmente (para) estudiantes de color y/o de entornos desfavorecidos”.

Otros padres confían en que los sistemas escolares locales tienen administradores capaces y los recursos para lograr un año escolar seguro en el que los estudiantes reciben apoyo y pueden prosperar.

Amanda Newman confía en que la escuela es uno de los mejores lugares para su hijo de 8 años, Benny, que asiste a la primaria Ravinia, y su hija de 11 años, Emily, que asiste a la secundaria Edgewood.

“Creo que (el Distrito 112) ha estado haciendo un gran trabajo”, dijo Newman. “Sé que ha habido varias reuniones de la junta para las medidas de seguridad adicionales que están implementando. Están inmediatamente en ello”.

Newman dijo que Highland Park tiene “mucha suerte” de tener recursos significativos en las escuelas para apoyar a los niños, pero dijo que desea que todas las comunidades afectadas por los tiroteos puedan recibir la misma cantidad de apoyo y acción después de la tragedia.

“No debería ser necesario que el superintendente local haga que los niños se sientan seguros en la escuela”, dijo Newman. “Deberíamos tener un país (en) en el que nos sintamos seguros en la escuela”.

Marty Esgar, presidente de la Asociación de Educación del Distrito 113, un sindicato de maestros que cubre las secundarias de Highland Park y Deerfield, dijo que sus miembros están preocupados por los estudiantes afectados por una confluencia de factores estresantes: primero la pandemia, luego la masacre de la primaria en Uvalde, Texas, y finalmente el tiroteo masivo en Highland Park.

“Incluso si las personas de alguna manera pueden hacer frente a una cosa, estamos nerviosos porque enfrentaremos una combinación de trauma que será evidente en varios niños”, dijo.

Pero Esgar, que vive en Highland Park, dijo que está contento de que la comunidad haya utilizado la secundaria como base para los servicios de asesoramiento durante el verano, ya que cree que los sentimientos positivos generados allí podrían continuar durante el año escolar.

“Muchos de nosotros tenemos la esperanza de que pueda salir mejor de lo que habíamos anticipado”, dijo. “Dicho esto, estamos nerviosos porque hasta que suceda y conozcamos a nuestros estudiantes, no tendremos una idea real”.

Lubelfeld les dijo a los padres el 12 de agosto que el distrito ha estado y continúa “alineando nuestras prácticas de seguridad y salud mental según lo que nos dicen los expertos, según lo que nos informan los especialistas y según la evidencia y la investigación”.

Dijo que el distrito está siguiendo las recomendaciones del Grupo de Trabajo de Seguridad Escolar del Grupo de Trabajo contra el Terrorismo de Illinois, incluido el enfoque en “evaluaciones de comportamiento, fortalecimiento de nuestras instalaciones y protocolos de respuesta”.

Lubelfeld ha informado a los padres del Distrito 112 sobre los protocolos de seguridad durante el último mes y medio con actualizaciones por correo electrónico, actualizaciones de video e incluso un par de podcasts.

El Distrito 112 consta de dos escuelas intermedias, siete primarias y un centro de cuidado infantil temprano en Highland Park y Highwood.

El año pasado se tomaron algunas medidas de seguridad. El distrito gastó aproximadamente $1.6 millones en el año escolar 2021-2022, incluidas actualizaciones para la estandarización de la gestión de visitantes, cambios en el acceso a las puertas, actualizaciones de megafonía de intercomunicadores y uso nuevo y ampliado de cámaras de seguridad, según Lubelfeld, y ya tiene cajas de alarma en todas las escuelas que los estudiantes o el personal pueden activar para llamar a la policía.

Lubelfeld dijo en una actualización del 26 de julio que el distrito está investigando “soluciones de detección de armas” para garantizar la seguridad.

Todavía no se ha tomado una decisión sobre si el distrito contratará con seguridad armada o desarmada, o si instalará detectores de metales, y el director de comunicaciones del Distrito 112, Nicholas Glenn, dijo que cualquier decisión sobre tales medidas incluiría discusión y consideración pública.

Lubelfeld también dijo que el distrito ha estado compartiendo líneas de información que permiten a los estudiantes o miembros de la comunidad informar de forma anónima sobre posibles peligros, como Text A Tip Lake County, una línea de crisis anónima las 24 horas, los 7 días de la semana para jóvenes de educación intermedia y secundaria, y una línea única para el distrito para hacer denuncias.

El Distrito 113 lanzó su propia línea de información en 2020, que brinda a los usuarios la opción de permanecer en el anonimato.

Las puertas interiores y exteriores tendrán “cerraduras dobles” que se pueden cerrar desde adentro o desde afuera, agregó Lubelfeld.

Las 10 escuelas del Distrito 112 ahora tendrán al menos un trabajador social de tiempo completo, no uno compartido entre varios campus, y Lubelfeld dijo que hay poco menos de 30 empleados dedicados a la salud mental en todo el distrito. Agregó que la superintendente asistente Holly Colin está dirigiendo un equipo de evaluación del comportamiento para el distrito.

Scott Poland, psicólogo y experto en crisis escolares de la Universidad Nova Southeastern, habló con los maestros del Distrito 113 esta semana. Poland ha estudiado el trauma que enfrentan los niños después de los tiroteos masivos y se reunió con padres y maestros en el sur de Florida después del tiroteo masivo de 2018 en la secundaria Marjory Stoneman Douglas.

Les dijo a los maestros que después de experimentar un trauma como un tiroteo masivo, los niños necesitan oportunidades para escribir sobre eso, hablar sobre eso o hacer proyectos de arte o música mientras procesan y sanan.

Los adultos pueden jugar un papel en cómo los niños perciben, reaccionan y se recuperan de eventos traumáticos.

“Es realmente fundamental que todos los adultos en la escuela y todos los padres, básicamente generen optimismo, esperanza y calma para el futuro”, dijo Poland. “Es realmente importante que también nos demos cuenta de que esta tragedia ha impactado a muchas personas de diferentes maneras”.

Poland dijo que está “realmente impresionado” por los esfuerzos dedicados que las escuelas de Highland Park han realizado en respuesta al tiroteo, incluso inmediatamente después del caos.

“Una respuesta bastante típica de una escuela cuando sucede algo durante el verano es: ‘Bueno, eso es triste, y haremos lo que podamos cuando comience la escuela a mediados de agosto’”, dijo Poland. “Esa no fue la respuesta de las escuelas de Highland Park. Es realmente extraordinario que abrieran la escuela y la escuela se convirtiera en una fuente de salud mental (apoyo) y asistencia”.

El superintendente Law dijo que el distrito contrató a Jen Ginopolis como directora de recuperación para “dirigir el esfuerzo y coordinar todos los recursos” en una respuesta colectiva.

“Ella tiene experiencia administrativa, tiene experiencia en consejería y está especialmente preparada para desempeñar este papel”, dijo Law.

Law dijo que los maestros de Highland Park y Deerfield reunidos el lunes y el martes continúan aprendiendo sobre cómo abordar el trauma en los estudiantes.

“Estamos teniendo oportunidades para que los maestros continúen adquiriendo mejores habilidades sobre cómo lidiar con esto y vamos a tener personas que puedan seguir trabajando con los maestros durante todo el año mientras trabajan con los estudiantes”, dijo Law. “Sabemos que no es suficiente al comienzo del año decir: ‘Esto es lo que haces, esto es lo que debes saber’, y luego todos van y lo hacen”.

Stephanie Jacobs, cuyos hijos gemelos y su hija asisten a las escuelas del Distrito 112, dijo que aprecia el flujo de comunicaciones y los esfuerzos de seguridad realizados por los administradores.

“Creo que están haciendo mucho”, dijo Jacobs, “pero lo que realmente debe suceder es que este país debe resolver esto y que nuestros legisladores comiencen a actuar y proteger a sus ciudadanos”.

Carmen Kini, que tiene dos hijos que se dirigirán a la primaria Red Oak la próxima semana, dijo que su hijo de 8 años la llevó a un lugar seguro durante el tiroteo del desfile. Ella dijo que está más ansiosa que él por volver a la escuela, pero que se ha sentido alentada por el compromiso de la ciudad con la curación.

“Han hecho mucho más de lo que esperaba”, dijo. “No estaba al tanto de todas las cosas que podían hacer, incluso la terapia con caballos. También trajeron perros (de terapia). Toda la comunidad ha sido increíble. Todos están tratando de ayudarse unos a otros y es bueno ver que detrás de todo esto tenemos una ciudad amable”.

—Este texto fue traducido por Octavio López/TCA