U.S. markets open in 4 hours 13 minutes
  • F S&P 500

    4,385.25
    +37.00 (+0.85%)
     
  • F Dow Jones

    34,155.00
    +316.00 (+0.93%)
     
  • F Nasdaq

    15,135.75
    +126.25 (+0.84%)
     
  • RTY=F

    2,203.90
    +27.10 (+1.24%)
     
  • Petróleo

    71.33
    +1.04 (+1.48%)
     
  • Oro

    1,765.40
    +1.60 (+0.09%)
     
  • Plata

    22.52
    +0.32 (+1.42%)
     
  • dólar/euro

    1.1738
    +0.0011 (+0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    1.3090
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.74
    +1.93 (+9.27%)
     
  • dólar/libra

    1.3686
    +0.0027 (+0.19%)
     
  • yen/dólar

    109.5540
    +0.1340 (+0.12%)
     
  • BTC-USD

    43,181.04
    -1,901.71 (-4.22%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,084.18
    -50.21 (-4.43%)
     
  • FTSE 100

    6,971.67
    +67.76 (+0.98%)
     
  • Nikkei 225

    29,839.71
    -660.34 (-2.17%)
     

Seis impagos en 13 meses en el mercado de deuda latinoamericana

·6  min de lectura

(Bloomberg) -- Los incumplimientos en los pagos de bonos soberanos se han acumulado a un ritmo vertiginoso en América Latina desde que comenzó la pandemia. Primero fue el turno de Ecuador, luego vino Argentina, seguido de Surinam, luego Belice, Surinam nuevamente y Surinam una vez más.

En total, se han reestructurado más de US$80.000 millones en bonos extranjeros. Y hay más sufrimiento por venir.

Los operadores están casi seguros de que tres de esos países volverán a incumplir el pago de sus deudas, según sugieren los precios de los bonos, y el cuarto, Ecuador, está lejos de la estabilidad financiera. Además, está el caso de Venezuela, que lleva tantos años en cesación de pagos que los acreedores se han resignado a recuperar solo una pequeña parte de su dinero, si es que lo hacen.

Todo ello hace que el momento actual se parezca un poco a la “década perdida” de los años ochenta, cuando los países altamente endeudados de América Latina cayeron en cesación de pagos uno tras otro y sus economías entraron en prolongadas recesiones que profundizaron la pobreza. Aunque es poco probable que esta vez sea tan grave, en parte porque el aumento de los precios de las materias primas está proporcionando un impulso financiero, ningún mercado de bonos en el mundo en desarrollo se ha visto afectado por la pandemia como el de América Latina.

Golpeada por las interminables olas de covid-19 y la parálisis económica, la región se ha convertido en el ejemplo A del estudio de cómo el virus ha profundizado la división entre las naciones ricas y pobres del mundo. La difícil situación de la región está agregando un sentido de urgencia a los llamados en los círculos políticos de Bruselas y Washington para proporcionar más ayuda a los países en desarrollo después de que el Grupo de los 20 principales países pusieran una moratoria temporal a ciertas deudas. En junio, el directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) estudiará una propuesta para liberar US$650.000 millones adicionales para prestar a países en dificultades.

Siobhan Morden, una analista de Wall Street que se ha especializado en deuda de mercados emergentes durante las últimas tres décadas, dice que los fundamentos económicos en América Latina son tan débiles en este momento que “incluso los países más fuertes están luchando”.

“Es una dinámica difícil”, dice Morden, quien dirige la estrategia de renta fija para América Latina en Amherst Pierpoint. Por un lado, los inversionistas en bonos exigen moderación fiscal para garantizar la sostenibilidad de la deuda a largo plazo, mientras que, por el otro, los Gobiernos están ansiosos por aumentar el gasto en programas sociales y médicos muy necesarios. “Los dos son incompatibles”.

“Agencias calificadoras y los vigilantes de bonos están bastante nerviosos por el riesgo de reembolso”, dice Morden”, y eso tiene un impacto duradero”.

Las razones de esa angustia son evidentes. Algunos de los nombres más importantes de las finanzas internacionales —BlackRock, Fidelidad, Ashmore, Greylock— se quemaron con los incumplimientos de pago en Argentina y Ecuador. Y los rendimientos de los activos de la región en general han sido desastrosos.

Los bonos en dólares emitidos por los Gobiernos latinoamericanos tienen los peores desempeños de todas las regiones de mercados emergentes que analiza JPMorgan Chase en casi todos los períodos recientes, incluyendo una pérdida de 3,1% este año. Las acciones de la región, según el MSCI, siguen una tendencia similar desde hace una década. Y varias de sus monedas se encuentran entre los mayores retrocesos del mundo en desarrollo este año.

Una reciente encuesta de HSBC entre gestores de dinero ilustra lo sombrío que es el estado de ánimo. De los 164 encuestados, sólo 43% afirmó tener posiciones de sobreponderación en América Latina, frente a 70% en enero. Y fue la única región en la que el sentimiento neto fue negativo sobre las monedas locales, los bonos externos y la renta variable.

Para ser claros, los países que incumplieron han tenido durante mucho tiempo finanzas débiles, y pocos analistas creen que las principales economías de la región –Brasil, México , Chile, Colombia, Perú– se hundan en una crisis financiera en el corto plazo. Tienen sólidas reservas divisas, acceso a los mercados de deuda que los bancos centrales mundiales inundaron con dinero en efectivo y se están beneficiando de la creciente demanda mundial de sus exportaciones de productos básicos.

Pero incluso en estas naciones, los signos de estrés y tensión están aumentando.

Los activos chilenos se desplomaron recientemente después de que los trabajadores obtuvieran autorización para utilizar sus fondos de pensiones por tercera vez desde que comenzó la pandemia. Los bonos peruanos se han recuperado un poco, pero siguen siendo uno de los peores en los mercados emergentes este año, cuando un candidato marxista lidera las encuestas de opinión presidencial. En Colombia, los intentos del Gobierno por aumentar los impuestos desataron mortales protestas en las calles, lo que obligó a los responsables de la política a dar marcha atrás.

Y en Brasil y México, las dos potencias de la región, el costo de los préstamos en dólares para el Gobierno se ha disparado en relación con los países pares de otras partes del mundo.

Los dos países han sido devastados por el covid-19. Combinados, han perdido más de 600.000 vidas. En conjunto, la región ha sido responsable de un tercio de todas las muertes, a pesar de que solo representa el 8% de la población mundial. La pandemia ha agravado la desigualdad y la pobreza, especialmente entre las mujeres, a la vez que ha provocado una contracción económica del 7% en 2020, más del doble de la caída de cualquier otra región.

Para empeorar las cosas, América Latina ya estaba rezagada en el crecimiento económico mundial antes de la pandemia. Sumida en una prolongada recesión tras los días de bonanza de la década del 2000, cuando un repunte sin precedentes de las materias primas engrosó las arcas de las empresas y los Gobiernos, la región registró una expansión anual promedio de solo 0,8% entre 2014 y 2019, una fracción del ritmo promedio de otros mercados emergentes.

Tan malos fueron estos años que algunos veteranos latinoamericanas han llegado a referirse a este período como la segunda década perdida de la región, tras la original de los años ochenta. Así, la región enfrenta ahora la posibilidad de décadas de estancamiento consecutivas.

Bill Rodas recuerda bien la primera década perdida.

En ese momento, era uno de los principales banqueros de Citibank en América Latina y desempeñó un papel importante en el marco de reestructuración de la deuda, que finalmente se conoció como el plan Brady, que se elaboró.

Algunas cosas eran muy diferentes entonces. Las tasas de interés de referencia en Estados Unidos se habían disparado por encima del 10%, en comparación con las tasas cercanas a cero de hoy en día. Esto había aislado a los países en desarrollo del financiamiento internacional. Y la mayor parte de la deuda era en forma de préstamos de bancos como Citibank, el predecesor de Citigroup, en lugar de los bonos de hoy.

Pero cuando Rhodes analiza el impacto que ha tenido el covid en la región, ve suficientes similitudes entre ahora y entonces como para justificar el uso del término, o al menos advertir sobre la posibilidad.

“Es peor que en cualquier otra región del mundo”, dijo Rhodes, quien pasó cinco décadas en Citi. “Ese es un punto muy real que la gente no capta lo suficiente”.

Nota Original:Six Defaults in 13 Months Upend Latin America’s Bond Market

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2021 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.