Anuncios
U.S. markets close in 5 hours 21 minutes
  • S&P 500

    5,320.24
    -1.17 (-0.02%)
     
  • Dow Jones

    39,866.12
    -6.87 (-0.02%)
     
  • Nasdaq

    16,842.38
    +9.75 (+0.06%)
     
  • Russell 2000

    2,093.11
    -5.25 (-0.25%)
     
  • Petróleo

    77.78
    -0.88 (-1.12%)
     
  • Oro

    2,388.90
    -37.00 (-1.53%)
     
  • Plata

    31.39
    -0.69 (-2.16%)
     
  • dólar/euro

    1.0839
    -0.0020 (-0.18%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4300
    +0.0160 (+0.36%)
     
  • dólar/libra

    1.2731
    +0.0019 (+0.15%)
     
  • yen/dólar

    156.5200
    +0.4040 (+0.26%)
     
  • Bitcoin USD

    69,813.48
    -948.16 (-1.34%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,514.10
    -12.31 (-0.81%)
     
  • FTSE 100

    8,347.33
    -69.12 (-0.82%)
     
  • Nikkei 225

    38,617.10
    -329.83 (-0.85%)
     

Por la suba de la inflación, el mercado americano proyecta que la FED podría retrasar la baja de tasas de interés

En lo que respecta al calendario, el evento económico más esperado por los analistas en los Estados Unidos ocurrirá el viernes cuando se dé a conocer el índice de precios del PCE.  El consenso de estimaciones indica una variación del 0,3% e interanual del 2,7%.

De confirmarse dichos valores, la lectura interanual seguiría confirmando el descenso tendencial, pero la variación mensual marcaría el mismo problema del IPC, en el sentido que este ritmo mensual no proyecta a la Reserva Federal (FED) la suficiente confianza para poder iniciar el recorte de su tasa de política monetaria.

El último informe de Invertir en Bolsa (IEB) destaca que la semana pasada, varias autoridades de la FED realizaron declaraciones, entre ellos su titular Jerome Powell y John Williams, quien no solo es el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, sino que también secunda a Powell en la conducción de del Comité de esa institución (FOMC).

Luego de la publicación del IPC de marzo hace dos semanas al parecer las autoridades de la FED han modificado su mensaje.

PUBLICIDAD

Hasta la semana previa se decía que los datos de inflación de enero y febrero no ayudaban a aumentar la confianza de comenzar a reducir la tasa de política monetaria, pero que no modificaban el escenario.

Ahora ha pasado a un mensaje algo más "hawkish", al expresar: "Los datos recientes claramente no nos han dado mayor confianza, y en cambio indican que es probable que se tarde más de lo esperado en lograr esa confianza".

s
s

Los datos de inflación de enero y febrero no ayudaban a aumentar la confianza para reducir la tasa de política monetaria

Para el 2025, la FED había proyectado también tres reducciones de tasas

El informe de IEB explica que "las declaraciones de Williams han sido coincidentes con lo que ya había expresado Michelle Bowman (miembro del directorio) en la primera semana de abril, en el sentido, que, si bien no es el escenario base, no debe descartarse que la FED necesite instrumentar un aumento adicional de la tasa de interés.

El informe además señala que en los que respecta al 2024, el mercado está descontado un solo recorte de la tasa, mientras que la proyección vigente señala tres.

Para el 2025, la FED había proyectado también tres reducciones. Hasta septiembre de 2025, el mercado está descontando dos recortes.

Al respecto el informe de IEB señala que, si finalmente la FED se ve en la necesidad de hacer una suba adicional de su tasa de política monetaria, aunque la misma sea acotada, podría impulsar nuevamente a la tasa de 10 años a la zona de 5,0%.

Hay que recordar que la FED subió por última vez las tasas de corto plazo en julio del año pasado y, desde ese momento, mantiene la misma en un rango del 5,25 al 5,50 anual, la más alta de los últimos 23 años.

Por otro lado, el último dato conocido de la economía de los Estados Unidos muestra que la variación mensual de las ventas minoristas superó al consenso de expectativas, pero más trascedente resultó la variación interanual del 4,0% que refuerza la percepción de resiliencia de la economía. De acuerdo a su índice líder, The Conference Board afirmó que, si bien la economía apunta a una perspectiva frágil, deja de lucir recesiva.

La FED subió por última vez las tasas de corto plazo en julio del año pasado

Preocupación por la falta de confianza

Pero lo más relevante es que la publicación del IPC de marzo, llevó al presidente de la Reserva Federal (FED) Jerome Powell a modificar su discurso.

La semana pasada expresó que "los datos recientes claramente no nos han dado mayor confianza, y en cambio indican que es probable que se tarde más de lo esperado en lograr esa confianza".

En tanto las declaraciones de otro de los directores de la FED Williams han sido aún más "hawkish", al expresar: "Si bien no es el escenario base, no debe descartarse que se necesite instrumentar un aumento adicional de la tasa de interés".

La tasa a 10 años del Tesoro de EE.UU. alcanzó la resistencia del canal alcista registrando un valor máximo intradiario de 4,69%

Lo que se observa es que la economía apunta a una perspectiva frágil, aunque no recesiva. El aumento de la deuda de los consumidores, los elevados tipos de interés y la persistente inflación, siguen planteando riesgos para la actividad económica en 2024.

El informe de IEB señala que la reciente corrección en el mercado de acciones fue impulsada por el cambio en las expectativas de tasas de interés.

s
s

La suba de la inflación impediría que la SEC reduzca las tasas de interés, lo que golpea en la inversión

La inflación mensual fue del 0,4%, por encima de las expectativas

El mercado pasó a considerar como el escenario de mayor probabilidad (77,4%) a aquel en el cual la FED en la reunión del 12 junio deje sin cambios a su tasa de política monetaria. La FED mantuvo estables las tasas de interés el miércoles pasado y no realizó cambios en su pronóstico de la necesidad de recortar las tasas tres veces en 2024.

La preocupación viene porque el índice de precios al consumidor (IPC) interanual se situó en 3,5% el mes pasado, 0,3 puntos porcentuales más que en febrero, según el Departamento de Trabajo.

Excluyendo los volátiles precios de los alimentos y la energía, la inflación subió a un ritmo anual del 3,8% frente a una inflación proyectada para este año del 2% anual.

De todas formas, el aumento de los precios al consumidor ha caído significativamente desde el máximo alcanzado en 2022, una tendencia que se ha revertido en los últimos meses, lo que ha mantenido a los mercados a la expectativa sobre cuándo va a empezar la FED a recortar las tasas de interés de corto plazo.

Según una encuesta entre economistas realizada por Dow Jones Newswires y The Wall Street Journal, la subida de marzo del IPC fue ligeramente superior a las expectativas del 3,4%. La inflación mensual fue del 0,4%, también por encima de las expectativas.

Los índices de vivienda y gasolina contribuyeron conjuntamente a "más de la mitad" del aumento mensual, según el Departamento de Trabajo.

Crece la economía de Estados Unidos

En relación al crecimiento de la economía americana la semana pasada el FMI en su informe de Perspectivas Economías (WEO) informó que prevé que el PIB de Estados Unidos crezca este año el 2,7%, seis décimas más que en la proyección que hizo en enero pasado, y destaca que la evolución "excepcional" e "impresionante" de su economía, que empuja la del resto del mundo.

"El excepcional desempeño reciente de Estados Unidos es ciertamente impresionante y uno de los principales impulsos del crecimiento global", señala el informe de perspectivas económicas globales del FMI (WEO por sus siglas en inglés) difundido el martes de la semana pasada.

"Sorprendentemente, la economía estadounidense ha superado su tendencia de prepandemia", indica el informe.

El organismo mejoró también la estimación de crecimiento para 2025 en dos décimas hasta el 1,9 %, una ralentización que se explica por "un ajuste fiscal gradual y a una suavización en los mercados. laborales que desacelerarán la demanda agregada".

"Una inflación persistente e inesperada en EE. UU. podría, por ejemplo, desencadenar una revisión al alza de las expectativas de las tasas de interés en EE.UU. y causar una apreciación del dólar estadounidense. En algunos casos, tales desarrollos podrían poner bajo presión al sector financiero", señala el informe.

La subida de la inflación, el encarecimiento del precio del petróleo o un proceso más lento de bajada de los tipos de interés son algunos de los riesgos a los que se enfrenta la economía mundial si se produce una escalada de tensión en Oriente Medio, advirtieron la semana pasada las autoridades del FMI.