U.S. markets open in 3 hours 56 minutes
  • F S&P 500

    3,935.25
    -9.75 (-0.25%)
     
  • F Dow Jones

    33,576.00
    -57.00 (-0.17%)
     
  • F Nasdaq

    11,524.00
    -42.00 (-0.36%)
     
  • RTY=F

    1,810.60
    -3.50 (-0.19%)
     
  • Petróleo

    73.39
    -0.86 (-1.16%)
     
  • Oro

    1,786.20
    +3.80 (+0.21%)
     
  • Plata

    22.51
    +0.18 (+0.81%)
     
  • dólar/euro

    1.0490
    +0.0021 (+0.20%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5130
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.45
    +1.70 (+8.19%)
     
  • dólar/libra

    1.2150
    +0.0016 (+0.13%)
     
  • yen/dólar

    137.5540
    +0.5940 (+0.43%)
     
  • BTC-USD

    16,815.03
    -158.58 (-0.93%)
     
  • CMC Crypto 200

    394.55
    -7.25 (-1.81%)
     
  • FTSE 100

    7,520.74
    -0.65 (-0.01%)
     
  • Nikkei 225

    27,686.40
    -199.47 (-0.72%)
     

¿Qué tamaño de asteroide podría causar nuestra extinción y cuál es el plan de la NASA para protegernos?

Imagen artística del impacto del asteroide que acabó con el reinado de 165 millones de años de los dinosaurios (Florida Atlantic University/Getty Images)
Imagen artística del impacto del asteroide que acabó con el reinado de 165 millones de años de los dinosaurios (Florida Atlantic University/Getty Images)

Mientras la NASA se prepara para su misión DART (Prueba de Redirección de Asteroides Dobles) el lunes, la profesora adjunta de Estudios Espaciales de la Universidad de Dakota del Norte, Sherry Fieber-Beyer, piensa en lo que está en juego en esta misión, la primera de su clase, para probar la tecnología para desviar asteroides peligrosos.

Señala el suceso de la tektita australiana, un impacto de asteroide o cometa todavía algo misterioso que tuvo lugar hace unos 790.000 años en el sudeste asiático, que “cauterizó una gran región del sudeste asiático, y acabó con tal vez el 10 por ciento o más de los ancestros humanos vivos en ese momento”.

“Por eso es tan importante la misión DART”, señaló la Dra. Fieber-Beyer en una entrevista a The Independent. “El impacto de un pequeño asteroide o núcleo de cometa es la única catástrofe natural que puede prevenirse y que podría amenazar la civilización humana o la vida de una gran parte de la raza humana”.

El lunes por la noche, la nave espacial DART de la NASA se estrellará contra un pequeño asteroide situado a unos 68 millones de millas (109 millones de kilómetros) de la Tierra en un intento de alterar la órbita del asteroide, una práctica para desviar futuras rocas espaciales que puedan poner en peligro la Tierra; el asteroide contra el que impactará DART no supone ninguna amenaza para la Tierra.

¿Qué son los asteroides potencialmente peligrosos?

Pero la amenaza potencial de otros asteroides o cometas es real, aunque sea un fenómeno más bien raro, y los resultados varían desde los grandes impactos que podrían acabar con la mayor parte de la vida en la Tierra, hasta los impactos cercanos que no llegan a golpear el planeta, pero que perturban la civilización humana de todos modos.

“No se trata solo de un impacto contra la Tierra; tenemos muchos activos espaciales alrededor de la Tierra, y esos activos son blancos fáciles”, explicó la Dra. Fieber-Beyer. “Un pequeño asteroide que pasara volando podría perturbar gran parte de nuestra infraestructura espacial sin impactar necesariamente en la Tierra”.

No todos los asteroides son una amenaza para la Tierra. Muchos residen en órbitas que nunca se cruzarán con la Tierra, mientras que otros son tan pequeños que se quemarían sin peligro en la atmósfera terrestre. Más de 48 toneladas de rocas espaciales, algunas del tamaño de balones de fútbol, otras del tamaño de granos de arena, entran en la atmósfera de la Tierra cada año, según la NASA.

Pero hay unos 2.259 asteroides conocidos designados como PHA - Asteroides Potencialmente Peligrosos, según la Dra. Fieber-Beyer, definidos por su máxima aproximación a la órbita de la Tierra y su tamaño. Si una roca espacial tiene unos 460 pies (140 metros) de diámetro o más, y su órbita se acerca a unos 46 millones de millas (74 millones de kilómetros) de la órbita de la Tierra, o unas 19,5 veces la distancia de la Tierra a la Luna, se considera potencialmente peligroso.

Esto hace que alrededor del 7,7 por ciento de los objetos cercanos a la Tierra conocidos sean PHA.

¿Cuán peligrosos son los asteroides?

Es fácil ver por qué los criterios para el estatus de PHA son los que son, al menos en términos de tamaño. Un asteroide de unos 460 pies de diámetro que viajara a las 44.000 millas por hora (70 km/h) típicas de un impacto de asteroide liberaría una energía equivalente a 170 millones de toneladas de TNT en explosión, según la Dra. Fiever-Beyer, o “unas tres veces la liberación de energía de la mayor bomba de hidrógeno jamás explotada en la superficie de la Tierra, la Tsar Bomba soviética de 50 megatones”.

Incluso las rocas espaciales más pequeñas pueden ser peligrosas, dependiendo de lo bien que se mantengan unidas al entrar en la atmósfera terrestre.

En 2013, señala la Dra. Fieber-Beyer, un pequeño medidor explotó a unos 97.000 pies (29.600 metros) sobre el óblast de Cheliábinsk, en Rusia, lo que generó una onda expansiva que rompió ventanas y dañó edificios. Ese meteorito solo tenía unos 66 pies (20 metros) de diámetro, “y lo que liberó fue una energía equivalente a unos 400 o 500 kilotones de TNT”, explicó.

La bomba nuclear que EE.UU. lanzó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima generó una energía equivalente a solo 15 kilotones, por lo que, si el meteorito de Cheliábinsk hubiera aguantado más tiempo y hubiera explotado más cerca de la Tierra, señaló la Dra. Fieber-Beyer, “casi un millón de personas habrían sido impactadas solo por esa explosión aérea”.

¿Hasta qué punto debemos preocuparnos por los asteroides?

Los impactos de asteroides de gran tamaño son, por fortuna, un fenómeno más bien raro, afirmó a los periodistas Lindley Johnson, responsable de defensa planetaria de la NASA, en una conferencia de prensa celebrada el jueves sobre la misión DART.

“Tal vez una vez por siglo haya algún asteroide del que en verdad tengamos que preocuparnos y queramos desviar”, comentó.

La clave, y tal vez más importante que el desarrollo de tecnologías como DART para desviar asteroides, es asegurarse de que los encontramos todos, dijo la Dra. Johnson, y la NASA planea lanzar un nuevo satélite para 2026 para ayudar a hacer precisamente eso, el telescopio espacial de observación de objetos cercanos a la Tierra (NEO Surveyor).

“El NEO Surveyor podrá encontrar la población de asteroides de 140 metros o más en un periodo de unos 10 años”, dijo la Dra. Johnson a los periodistas. “Es un periodo muy corto en tiempo geológico y, a menos que tengamos especial mala suerte, no me preocupa que se produzca un impacto en ese plazo”.

También es tiempo suficiente para que la NASA analice los resultados de la misión DART y determine si una versión a escala de la nave DART, o alguna otra técnica, podría utilizarse para desviar una amenaza de asteroide o cometa importante cuando el próximo aparezca en el horizonte espacial.

“No tendremos una flota permanente de naves espaciales DART”, dijo la Dra. Johnson. “Es probable que la tecnología haya evolucionado. Dentro de 30 o 40 años, ¿quién puede imaginar de qué tecnología podríamos disponer para desviar un asteroide?”.

La tecnología ya ha avanzado mucho en los 20 años que la Dra. Fieber-Beye lleva estudiando los asteroides.

“Cuando empecé a estudiar los asteroides, esto era una quimera”, subrayó sobre DART. “Se trata de nuestra primera prueba tecnológica, lo que es genial. Veremos si estas ideas llegan a buen puerto”.

La prueba del DART de la NASA se retransmitirá en directo por NASA TV a partir de las 6:00 pm (hora del este) del lunes.