U.S. markets close in 4 hours
  • S&P 500

    4,011.86
    -59.84 (-1.47%)
     
  • Dow Jones

    34,031.79
    -398.09 (-1.16%)
     
  • Nasdaq

    11,287.38
    -174.11 (-1.52%)
     
  • Russell 2000

    1,850.56
    -42.28 (-2.23%)
     
  • Petróleo

    79.04
    -0.94 (-1.18%)
     
  • Oro

    1,786.10
    -23.50 (-1.30%)
     
  • Plata

    22.41
    -0.84 (-3.63%)
     
  • dólar/euro

    1.0496
    -0.0034 (-0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5770
    +0.0710 (+2.03%)
     
  • dólar/libra

    1.2168
    -0.0128 (-1.04%)
     
  • yen/dólar

    136.5690
    +2.2980 (+1.71%)
     
  • BTC-USD

    17,067.72
    +51.15 (+0.30%)
     
  • CMC Crypto 200

    403.07
    -8.15 (-1.98%)
     
  • FTSE 100

    7,567.54
    +11.31 (+0.15%)
     
  • Nikkei 225

    27,820.40
    +42.50 (+0.15%)
     

The Greatest Beer Run Ever | Top de críticas, reseñas y calificaciones

The Greatest Beer Run Ever | Top de críticas, reseñas y calificaciones
The Greatest Beer Run Ever | Top de críticas, reseñas y calificaciones

La comedia y el drama no son territorios extranjeros para el cineasta norteamericano Peter Farrelly, quien desde mediados de los años noventa se ha encargado de traernos un par de clásicos palomeros como Una Pareja de Idiotas (66%), Loco Por Mary (83%) o Irene, yo y mi otro yo (48%), cintas que se caracterizan por el humor estambótico y ligeramente ofensivo de su autor. Fue recientemente, en 2018 para ser exactos, que el director llevó su carrera al siguiente nivel con Green Book: Una Amistad sin Fronteras (78%), una pieza que mezclaba los dos géneros preferidos de Farrelly con una pizca de comentario social y dos protagonistas (interpretados por Viggo Mortensen y Mahershala Ali ) que compartían una química vibrante en la pantalla. Este último proyecto fue bien recibido por la crítica internacional y ganó un Óscar por Mejor Película y Mejor Guion Original, dejando las expectativas altas con respecto al siguiente trabajo del creador. Después de 4 años de espera, finalmente llega a Apple TV+ el siguiente trabajo en su filmografía: The Greatest Beer Run Ever (40%), protagonizada por un elenco de primera clase y con una historia ciertamente peculiar.

Te invitamos a leer: Directores de comedia que pasaron a dirigir películas dramáticas

La cinta, nacida de un guión escrito por Farrelly, Brian Hayes Currie y Pete Jones , nos transporta a mediados de los años 60 en Nueva York. Para demostrar su apoyo a sus colegas del barrio que están combatiendo en Vietnam, Chickie Donohue decide viajar a la primera línea del frente para llevar a los soldados unas latas de su cerveza norteamericana favorita. Lo que empieza como un viaje repleto de buenas intenciones se convierte rápidamente en una aventura iniciática cuando Chickie se enfrenta a la realidad de esa controvertida guerra, y cuando el reencuentro con sus amigos de la infancia le muestra las complejidades y responsabilidades de la vida adulta. En el elenco podemos encontrar a Zac Efron, Russell Crowe, Bill Murray, Kyle Allen, Jake Picking, Will Ropp, entre otros.

El título debutó con críticas mixtas, inclinadas más hacia el espectro negativo, donde se describe al proyecto como propaganda de pobre ejecución que no dice nada trascendente sobre los temas que residen en su historia. Enseguida te platicaremos a detalle qué cosas se están diciendo de este conjunto y cómo repetir la fórmula de algo que funcionó en el pasado no garantiza los mismos resultados

De acuerdo con las reseñas, The Greatest Beer Run Ever tiene una historia cálida en su centro que se derrumba demasiado rápido gracias a su indecisión tonal y una ejecución superficial de los temas. Si bien sus intenciones son buenas, buscando ser una lección sobre la inocencia perdida de Estados Unidos y sobre por qué la guerra en Vietnam fue una catástrofe moral, los periodistas aseguran que el guión se siente como si hubiera estado archivado desde hace décadas por ser demasiado torpe, solo para ser desempolvado este año y ser filmado tal como está. Eso nos lleva a la dirección de Farrelly, que en esta ocasión no logra replicar el entusiasmo y la autenticidad que tuvo en Green Book, regurgitando cada cliché de Vietnam con la dicción visual más perezosa posible, un ritmo laborioso y una preocupante falta de gracia.

Por si no fuera suficiente, los críticos comentan que si bien Efron ha demostrado ser un actor sólido en el pasado, su personaje requiere de alguien con mayor peso dramático o dotes cómicas más agudas para que la audiencia quiera seguir apoyándolo en su camino. Por otra parte, los expertos encontraron decepcionante que el mensaje de la cinta no logre desafiar la sensibilidad del espectador, apoyándose demasiado en sermones de una sola nota demasiado sobre la guerra: Farrelly no tiene idea de lo que quiere decir o cómo decirlo. Fuera de sus altos valores de producción y algunas secuencias interesantes (como el momento en que los personajes de Crowe y Efron intentan navegar por las calles de una ciudad devastada por la guerra), esta película termina sintiéndose neutral, dócil e intrascendente.

Finalmente, The Greatest Beer Run Ever (40%) es una versión vainilla de las complejas crueldades de Vietnam que necesitaba una dirección menos políticamente correcta para aterrizar su contundente mensaje. A pesar de algunas actuaciones notables, la película no logra funcionar ni como drama ni como comedia: no es divertida, no es conmovedora y no aporta nada de valor en el género bélico.

A continuación, presentamos una compilación de críticas y reseñas de The Greatest Beer Run Ever (40%):

También lee: METE CRÍTICA | Green Book, la Academia siempre será la Academia

Michael Rechtshaffen de Hollywood Reporter:

Una película que se desinfla demadiado rápido. Si bien Efron ha demostrado ser un actor afable en el pasado, su personaje egocéntrico requiere de alguien con mayor peso dramático o dotes cómicas más agudas para que la audiencia quiera seguir apoyándolo en su camino.

Nick Schager de The Daily Beast:

Farrelly agrava esta superficialidad al rodar ' The Greatest Beer Run Ever' con cero entusiasmo y nada de autenticidad.

Charles Bramesco de Guardian:

La película se compromete a regurgitar cada cliché de Vietnam con la dicción visual más perezosa posible. El encanto de Zac Efron no logra salvar del fracaso a esta película.

Soham Gadre de The Film Stage:

Farrelly hace todo lo posible para que esta cerveza funcione de la manera menos divertida, laboriosa e innecesariamente repetitiva posible. Las políticas del director son tan insoportables porque no hay nada divertido que distraiga de ellas.

Brian Orndorf de Blu-ray.com:

“The Greatest Beer Run Ever” encuentra problemas cuando intenta tomarse a sí misma en serio. Una versión vainilla de las complejas crueldades de Vietnam no es algo que deba ser manejado por Farrelly, quien está trabajando duro para hacer una película adorable con "The Greatest Beer Run Ever", en la dirección equivocada.

Shikhar Verma de High on Films:

'The Greatest Beer Run Ever' presenta una historia bastante superficial que se ve obstaculizada aún más por una pobre ejecución. El único momento en que la película realmente brilla son los 15 minutos en los que los personajes de Crowe y Efron intentan navegar por las calles de una ciudad devastada por la guerra...

Tessa Smith de Mama's Geeky:

The Greatest Beer Run Ever no es perfecta, pero tiene algunas secuencias de acción geniales, chistes que hacen reír a carcajadas y una actuación principal casi perfecta de Efron (además de ese acento).

Jeffrey M. Anderson de Common Sense Media:

Este drama podría haber sido mucho más divertido, pero se basa en una escritura tambaleante y en sermones de una sola nota demasiado sinceros sobre la guerra.

Kayleigh Donaldson de Pajiba:

The Greatest Beer Run Ever es la cerveza ligera de las películas, pero sin ningún sentido de satisfacción que acompaña a una lata de alcohol. Es mala, pero todos sabíamos que iba a ser mala. He aquí una película que no tiene idea de lo que quiere ser o de lo que debería decir...

Kevin L. Lee de AwardsWatch:

Está bien ensamblada a nivel técnico, con un par de buenas actuaciones, pero es una lástima cuando haces una película estrictamente para las masas y terminas con algo tan neutral, tan dócil y tan intrascendente.

No te vayas sin leer: Zac Efron asegura que la dieta que siguió para Baywatch le causó una depresión grave