U.S. markets open in 6 hours 54 minutes
  • F S&P 500

    4,171.75
    -4.00 (-0.10%)
     
  • F Dow Jones

    34,159.00
    -47.00 (-0.14%)
     
  • F Nasdaq

    12,778.50
    +1.75 (+0.01%)
     
  • RTY=F

    1,974.90
    -4.40 (-0.22%)
     
  • Petróleo

    77.23
    +0.09 (+0.12%)
     
  • Oro

    1,889.70
    +4.90 (+0.26%)
     
  • Plata

    22.35
    +0.17 (+0.78%)
     
  • dólar/euro

    1.0739
    +0.0008 (+0.08%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6740
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    18.66
    -0.77 (-3.96%)
     
  • dólar/libra

    1.2060
    +0.0008 (+0.07%)
     
  • yen/dólar

    131.1980
    +0.1260 (+0.10%)
     
  • BTC-USD

    23,224.25
    +279.41 (+1.22%)
     
  • CMC Crypto 200

    536.21
    +10.25 (+1.95%)
     
  • FTSE 100

    7,864.71
    +28.00 (+0.36%)
     
  • Nikkei 225

    27,606.46
    -79.01 (-0.29%)
     

Trabas a importados: diciembre iniciará con automotrices en "terapia intensiva" y faltantes en industria y consumo

El último mes del año será de dolores de cabeza intensos para la producción y el consumo. Ocurre que el Gobierno sigue sin aflojar el cepo a los importados y sectores clave como la fabricación automotriz o el bloque que integran las pyme industriales tendrán que alternar entre días operativos y otros de parate por falta de insumos. El nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) y su esquema de plazos de pago alargados mantiene en situación de quiebre de stock a múltiples empresas. Y algunos actores privados ya comenzaron a notificar a sus cadenas productivas que habrá días sin actividad en diciembre.

Una muestra de esto último puede ubicarse en las automotrices con operaciones en Córdoba. Según pudo saber iProfesional, fabricantes como Renault y Nissan atraviesan un grave desabastecimiento de piezas lo cual redundaría en un freno de producción que se concretaría durante las jornadas del 1 y 2 del mes próximo.

Ambas firmas vienen de establecer parates en las últimas semanas. Por falta de piezas, Nissan frenó la fabricación de la "pick up" Frontier que produce en territorio cordobés durante algunos días de la primera mitad de noviembre. Renault, en tanto, suspendió actividades durante octubre por efecto de las demoras en la instrumentación del SIRA.

Por supuesto que no fueron las únicas automotrices afectadas en este último tramo de 2022. La semana pasada, Ford reconoció problemas para cumplir con sus proveedores fuera de la Argentina e inconvenientes en el abastecimiento de semiconductores.

Si bien la automotriz estadounidense no emitió comentarios de manera oficial, lo cierto es que en el sector reconocieron que, en ese momento, la empresa desaceleró la fabricación de la "pick up" Ranger en las instalaciones de General Pacheco.

En el ámbito de la producción de automóviles señalaron que "la combinación de dificultades para acceder a dólares para determinadas piezas, sumado a la crisis global de los semiconductores, ha hecho que Ford hoy esté ubicada en el mismo nivel de complicaciones que ya reconocen algunas de las automotrices más grandes".

Las automotrices vienen activando paradas de planta para compensar la falta de insumos.
Las automotrices vienen activando paradas de planta para compensar la falta de insumos.

Las automotrices vienen activando paradas de planta para compensar la falta de insumos.

Por su parte, Fiat suspendió producción por algo más de un día a fines de octubre. También, afectada por las pautas contempladas en el SIRA, la compañía congeló por varias horas la producción de unidades como el Cronos, con cese parcial de actividades en las áreas de chapa, pintura y montaje.

Muy cerca de las compañías dan por descontado que, si no hay cambios en el acceso a los dólares, las situaciones de paradas de planta por lapsos también serán recurrentes durante diciembre y gran parte del verano.

Importados: las pyme, con la soga al cuello

Los industriales no hacen pie y la falta de insumos atenta contra la preservación de los empleos.

Recientemente, desde la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA) se expuso que el 80 por ciento de los empresarios bonaerenses atraviesan dificultades operativas por el desabastecimiento de piezas y materiales.

A principios de noviembre, fue la misma Unión Industrial Argentina (UIA) quien señaló que, ya a nivel nacional, al menos el 74 por ciento de las compañías sufren trabas para hacerse con insumos importados y al menos un 32 por ciento de las firmas redujo operaciones por la misma causa.

Otra entidad de peso, la Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC) aportó datos similares a partir de una encuesta efectuada sobre una base de 600 privados de todo el país.

Las pyme también redujeron producción por los problemas para importar.
Las pyme también redujeron producción por los problemas para importar.

Las pyme también redujeron producción por los problemas para importar.

Casi el 75 por ciento de los consultados reconoció afectaciones por las restricciones a los importados que mantiene el Gobierno.

Faltan insumos: los frenos recientes

A tono con este contexto complicado, entre las empresas que tuvieron que aminorar o directamente detener la marcha productiva por los problemas para traer piezas del exterior se destaca la autopartista alemana ZF, que a mediados de noviembre informó a sus proveedores sobre una disponibilidad de insumos ajustada a "un par de semanas más" y hasta anticipó la posibilidad de suspender personal.

ZF da empleo a más de 500 personas y en la Argentina es proveedora clave de terminales como Renault, Nissan, Iveco, Ford, Volkswagen y General Motors. Asimismo, la empresa también trabaja para Kía en Uruguay y Volvo y Scania en Brasil.

También este mes, la dificultad para hacerse con dólares con vistas a la importación de insumos redundó en un freno a la producción que venía llevando a cabo Grupo Dass, la empresa que produce calzado para marcas como Nike, Umbro, Fila y Asics.

Por su parte, las compañías que dependen de soluciones tecnológicas también atraviesan un presente de turbulencias exacerbadas. La falta de acceso a dólares complicó, por ejemplo, el pago de licencias de software a empresas como Microsoft.

Firmas mayoristas del rubro incluso dejaron de tomar órdenes de compra de licencias de Office 365 por las complicaciones para transferir pagos en moneda estadounidense al exterior.