Anuncios

La UE inicia la prueba de resistencia de los bancos a tipos de interés "altos durante mucho tiempo"

FOTO DE ARCHIVO: El edificio del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort

Por Huw Jones

LONDRES, 31 ene (Reuters) - Los reguladores bancarios de la Unión Europea iniciaron el martes una prueba de resistencia para comprobar cómo los bancos podrían hacer frente a un largo periodo de inflación y tipos de interés elevados, justo cuando se espera que el Banco Central Europeo suba aún más los costes de los préstamos.

La última prueba de resistencia bianual refleja el cambio en el entorno macroeconómico, ya que la invasión rusa de Ucrania ha contribuido a elevar la inflación en Europa a máximos de décadas y las tasas de interés han subido rápidamente para hacerle frente.

La anterior prueba de resistencia de 2021 se realizó en un contexto de tipos de interés "bajos durante mucho tiempo".

PUBLICIDAD

Esta prueba, la más amplia y dura hasta la fecha, parte de la hipótesis de que Rusia cortará el suministro de gas que le queda a la UE, lo que disparará los precios de la energía y la inflación del bloque al 9,7%, frente al máximo del 10,6% registrado en la zona euro en octubre.

Las pruebas de resistencia se han convertido en algo habitual para los bancos, en un principio para recapitalizarlos tras ser rescatados por los contribuyentes en la crisis financiera mundial de hace más de una década, y más recientemente para comprobar su capacidad de recuperación.

La Autoridad Bancaria Europea (ABE) dijo que la última prueba de reveses teóricos, diseñada junto con el BCE, cubre 70 bancos de la UE, 20 más que en 2021, lo que representa el 75% de los activos bancarios totales del bloque.

"La narrativa describe un escenario adverso relacionado con un hipotético empeoramiento grave de los acontecimientos geopolíticos, acompañado de un aumento de los precios de las materias primas y el resurgimiento del contagio COVID-19", dijo la ABE en un comunicado.

Esto provocaría una caída del PIB del 6%, un aumento del desempleo, una caída de los precios inmobiliarios, cortes en el suministro de gas, y una inflación persistentemente alta y tipos de interés elevados durante un periodo de tres años hasta 2025.

A finales de julio se publicarán los resultados banco por banco, sin nota de aprobado ni de suspenso, que servirán de base para las evaluaciones reguladoras anuales de los colchones de capital.

Incluir más bancos en la prueba permite introducir un enfoque más simplificado para evaluar los riesgos, según la ABE.

También hay un enfoque nuevo y más detallado de cómo las perturbaciones repercuten en los sectores a los que están expuestos los bancos, aunque no se incluyen explícitamente los vínculos con entidades no bancarias, como los fondos de inversión, que ahora son objeto de regulación, o el cambio climático.

Los reguladores de la UE quieren un mayor escrutinio de las repercusiones en el sector bancario tras las interrupciones de la cadena de suministro a raíz de la pandemia, y la mayor vulnerabilidad de los sectores intensivos en energía tras la guerra de Ucrania.

El examen contrasta con las perspectivas reales del BCE, según las cuales la inflación caerá al 6,3% este año y al 3,4% el próximo. El BCE también prevé que el crecimiento económico se acelere del 0,5% de este año al 1,9% el próximo.

(Información adicional de Balazs Koranyi en Fráncfort, editado en español por José Muñoz en la redacción de Gdansk)