U.S. Markets open in 43 mins

Vendió un riñón en el mercado negro para comprar un iPhone y un iPad

Un joven de China al que se le conoce como Wang pasará a la historia por ser víctima de su tiempo y de su inconsciencia. Miembro de una familia muy humilde, en 2011 y con tan solo 17 años de edad, vendió su riñón en el mercado negro con el fin de poder costearse un iPhone 4 y un iPad 2 y así demostrar a sus compañeros de clase que podía permitirse tener los productos de Apple.

Wang tiene ahora 25 años de edad y su decisión le dejó postrado en una cama, parapléjico y con una insuficiencia renal que le obliga a someterse a constantes diálisis y todo tipo de cuidados médicos, según publicó Daily Mail. Su vida está arruinada por una decisión de la que se arrepentirá siempre.

Cicatriz de Wang tras vender un riñón en el mercado negro. (Foto: Ifeng.com)

El sueño de adolescente de Wang era tener un iPhone y un iPad, y se metió en un chat de internet (QQ) donde un intermediario captó su atención tras prometerle dinero para comprar los aparatos electrónicos que tanto ansiaba. Le ofreció 3,200 dólares (22,000 yuan) a cambio de un riñón y el joven accedió a viajar de su Anhui natal a la provincia de Hunan para someterse a una cirugía clandestina. Sus padres no sabían nada y Wang, quien estaba obsesionado con demostrar a sus compañeros de clase que podía permitirse tener la tecnología de Apple, conoció al intermediario. Poco después, estaba en una camilla con dos cirujanos y una enfermera que trabajaban en un hospital local pero que accedieron a llevar a cabo la operación de manera clandestina en una clínica sin certificados ni garantías.

El riñón de Wang fue vendido a un paciente en el mercado negro por 30,000 dólares, por lo que el joven tan solo recibió un 10 por ciento de la transacción. Con el dinero en el bolsillo y justo después de la intervención quirúrgica, Wang acudió a la tienda Apple más cercana para hacer su sueño realidad antes de regresar a su hogar. Sus padres se percataron de que contaba con dispositivos que nunca podría haberse permitido y el niño les acabó confesando que había sacrificado un riñón con el fin de comprarlos. En ese instante sus progenitores contactaron con la Policía.

Wang durante sus cuidados siete años después de la operación. (Foto: Ifeng.com).

La salud del adolescente comenzó a empeorar de manera instantánea. Sufrió una insuficiencia renal que derivó en una discapacidad que le tiene postrado en una cama con constantes atenciones médicas. Un año después, nueve personas que estuvieron involucradas en la intervención clandestina fueron condenadas a penas de prisión y a indemnizar a la víctima con alrededor de 215 mil dólares, según Xiaoxiang Morning Post.

Poco más de siete años después de vender su riñón en el mercado negro, la realidad de Wang quedó truncada por un consumismo exacerbado que le llevó a tomar la peor decisión de su vida.

También te puede interesar: