U.S. markets open in 6 hours 46 minutes
  • F S&P 500

    4,162.75
    -28.75 (-0.69%)
     
  • F Dow Jones

    34,067.00
    -30.00 (-0.09%)
     
  • F Nasdaq

    12,626.00
    -220.75 (-1.72%)
     
  • RTY=F

    2,004.10
    -3.80 (-0.19%)
     
  • Petróleo

    75.56
    -0.32 (-0.42%)
     
  • Oro

    1,927.30
    -3.50 (-0.18%)
     
  • Plata

    23.50
    -0.11 (-0.49%)
     
  • dólar/euro

    1.0898
    -0.0013 (-0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    3.3960
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    18.73
    +0.86 (+4.81%)
     
  • dólar/libra

    1.2199
    -0.0030 (-0.25%)
     
  • yen/dólar

    128.6500
    +0.0460 (+0.04%)
     
  • BTC-USD

    23,481.81
    -305.73 (-1.29%)
     
  • CMC Crypto 200

    535.12
    -10.19 (-1.87%)
     
  • FTSE 100

    7,820.16
    +59.05 (+0.76%)
     
  • Nikkei 225

    27,509.46
    +107.41 (+0.39%)
     

Vialidad: los chats de José López fueron la clave para que el tribunal condenara a Cristina Kirchner y salvara a Julio De Vido

La ex presidenta Cristina Kirchner, flanqueada años atrás por el exministro de Planificación Federal Julio de Vido y el ex secretario de Obras Públicas José Lopez
La expresidenta Cristina Kirchner, flanqueada años atrás por el exministro de Planificación Federal Julio de Vido y el exsecretario de Obras Públicas José López

El factor determinante fueron los chats del teléfono de José López que invocó el fiscal del juicio oral por la “causa Vialidad”. Porque en esos mensajes con alusiones a “la jefa” y “la señora” que el otrora secretario de Obras Públicas durante todo el kirchnerismo intercambió con Lázaro Báez y con Máximo Kirchner, entre otros, está el núcleo delictivo que permitió demostrar la culpabilidad de Cristina Fernández de Kirchner , según reconstruyó LA NACION.

Esos mismos chats explican, también, por qué el Tribunal Oral Federal N° 2 absolvió a Julio de Vido y explican por qué no fue necesario avanzar contra quienes ocuparon la Jefatura de Gabinete durante aquellos doce años. ¿Por qué? Porque los ahora condenados no recurrieron al escalafón teórico de la administración pública nacional para coordinar sus maniobras delictivas: montaron una cadena paralela de responsabilidades .

Una condena que solo conocían los jueces y el secretario hasta una hora antes del veredicto

Así lo reflejó el propio tribunal que condenó a la vicepresidenta, a Báez, a López y a varios funcionarios más cuando, minutos después de la lectura del veredicto, difundió a la prensa un documento de ocho carillas con “unos breves lineamientos explicativos de la decisión adoptada”.

Al final de la segunda página de ese documento, el tribunal remarcó que durante el juicio oral quedó claro, con múltiples ejemplos, “la existencia de vínculos promiscuos y corruptos entre funcionarios de la administración pública (nacional y provincial) y las empresas contratistas del Estado pertenecientes al […] grupo empresarial” de Báez.

Esos “vínculos promiscuos y corruptos” abarcaron a la actual vicepresidenta, subrayó el tribunal sobre el final de la tercera carilla. “Se verificaron de su parte llamativos y groseros aportes personales en la estrategia criminal, particularmente en su etapa conclusiva (año 2015). Ese mismo dominio sobre el hecho -en esa etapa final- fue también advertido respecto de quien actuaba como intermediario (tanto funcional como fácticamente) entre los dos beneficiarios del contubernio. Nos referimos al exsecretario de Obras Públicas de la Nación José Francisco López”, detalló.

¿Por qué quedó López en el centro de la maniobra delictiva? Porque Luciani mostró los mensajes que el entonces funcionario cruzó con los secretarios de Cristina Fernández –”La Presi quiere hablar con vos”-, salteándolo a De Vido, que concentró sus esfuerzos e intereses en otras áreas, como la energética .

No sólo eso. Luciani también expuso los intercambios de López con Báez –que quería “coordinar con lo que me dijo la señora”-. O con Máximo Kirchner –que le preguntaba sobre la pavimentación de 100 cuadras en Río Gallegos, una obra ejecutada por Báez y que le costó US$25 millones al Estado nacional-. O, ya sobre fines de 2015, con el presidente de Austral Construcciones, Julio Mendoza, para ejecutar el plan “limpiar todo

Para el tribunal, la operatoria delictiva quedó probada con esos chats, pero también con otras múltiples evidencias, como la labor del equipo técnico que ingresó a Vialidad nacional con Javier Iguacel y dedicó meses a analizar el comportamiento de la gestión anterior con las empresas de Báez, lo que luego remitieron a la Justicia para su investigación criminal. “Fueron conductas ajenas al ámbito funcional de cada uno”, concluyó el tribunal, “que, una vez más, pusieron de resalto la existencia de vínculos estrechos y corruptos entre funcionarios públicos e integrantes de una empresa contratista de obra pública”.

Prueba consentida

Las defensas de los acusados reaccionaron en cuanto Luciani comenzó a invocar esos mensajes, el 1° de agosto. El defensor oficial de López pidió la nulidad parcial del alegato del fiscal. Sostuvo que la incorporación de ese material al juicio “fue una injerencia arbitraria en la vida privada de López y una flagrante violación al derecho de defensa”. Y el letrado de la actual vicepresidenta, Carlos Beraldi, despegó a su cliente. “Ella no aparece directamente [hablando o escribiendo] en ningún mensaje”, arguyó, y por tanto sólo había alusiones de terceros sobre ella que no necesariamente eran ciertos.

Pero ya era tarde. Lo era desde mucho antes. Porque cuando el tribunal evaluó qué pruebas serían aceptadas durante los alegatos, consultaron a la Fiscalía y a todas las defensas qué evidencias querían incorporar. Fue entonces que Luciani pidió los 26.000 mensajes recuperados de los teléfonos de López en otro expediente penal. Y las defensas no lo objetaron, salvo la del exfuncionario, cuyo planteo no prosperó.

Cambios en la Cámara de Casación, que deberá revisar la condena contra Cristina Kirchner

Al final, los tres miembros del tribunal, Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso, coincidieron en que la Fiscalía había logrado probar el delito de administración infiel en perjuicio de la administración pública. Pero Giménez Uribru y Gorini –los dos que más ataques recibieron de la líder del Frente de Todos y sus seguidores- estimaron que no había evidencias suficientes para fijar condenas por la figura de la asociación ilícita.

Para Luciani, sí. Apelará ante la Cámara Federal de Casación Penal, al igual que las defensas. Pero eso sólo ocurrirá luego de que el tribunal difunda los fundamentos de la condena, el 9 de marzo próximo. Pero dejó en libertad de acción a la Fiscalía para avanzar con posibles ramificaciones y el fiscal Lucani anunció que denunciará a Máximo Kirchner . También por lo que surge de esos chats.