Anuncios
U.S. markets open in 5 hours 55 minutes
  • F S&P 500

    4,554.50
    -6.50 (-0.14%)
     
  • F Dow Jones

    35,358.00
    -15.00 (-0.04%)
     
  • F Nasdaq

    15,961.75
    -47.00 (-0.29%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    1,803.20
    -1.00 (-0.06%)
     
  • Petróleo

    75.25
    +0.39 (+0.52%)
     
  • Oro

    2,014.00
    +1.60 (+0.08%)
     
  • Plata

    24.65
    -0.03 (-0.13%)
     
  • dólar/euro

    1.0949
    -0.0010 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3890
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    12.81
    +0.12 (+0.95%)
     
  • dólar/libra

    1.2623
    -0.0008 (-0.06%)
     
  • yen/dólar

    148.6540
    +0.0210 (+0.01%)
     
  • Bitcoin USD

    37,041.92
    -318.71 (-0.85%)
     
  • CMC Crypto 200

    766.70
    -9.65 (-1.24%)
     
  • FTSE 100

    7,440.00
    -20.70 (-0.28%)
     
  • Nikkei 225

    33,408.39
    -39.28 (-0.12%)
     

¿Hay vida en Venus? Confirman la presencia de Fosfina en su atmósfera y se recalienta el debate

La primera vez que se habló del tema fue en 2020, cuando se informó de las detecciones inicialmente controvertidas de moléculas de fosfina (PH3). Pero hoy ese hallazgo se confirmó con noticias de detecciones adicionales presentadas en la Reunión Nacional de Astronomía 2023 en la Universidad de Cardiff en Gales, Reino Unido.

Los datos provienen de las primeras 50 de las 200 horas de observaciones con el Telescopio James Clerk Maxwell ( JCMT ) en Hawái, mucho más que las ocho horas utilizadas para la detección original, pero también incluyen nuevos datos del ahora desaparecido Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja de la NASA. (SOFÍA).

Química inexplicable

La fosfina , que comprende hidrógeno y fósforo, es un gas inflamable y tóxico en la Tierra que se lo considera gas de pantano. Solo lo producen microorganismos que viven en un ambiente con muy poco oxígeno. Su aparente presencia en Venus indica que allí existen condiciones para las bacterias o, al menos, una química inexplicable.


Aunque la superficie de Venus es lo suficientemente caliente como para derretir el metal, sus nubes altas alcanzan los 30ºC. Sin embargo, consisten en un 90 % de ácido sulfúrico, lo que colocaría a cualquier microbio que existiera allí en la categoría de "extremófilos". 

Cualquier vida microbiana tendría que ser tanto aerotransportada como resistente a los ácidos. Entonces, estas detecciones de fosfina no son evidencia de vida, sino de que simplemente no entendemos el ciclo del fósforo en Venus. Una causa de la fosfina podría ser los volcanes, pero la gran intensidad de la actividad volcánica requerida lo hace poco probable. 

Nuevas detecciones

Las últimas detecciones de fosfina de JCMT de febrero de 2022 y mayo de 2023 son significativas porque amplían enormemente el alcance del estudio inicial. También sugieren que hay una fuente constante de fosfina dentro o debajo de las nubes de Venus.

"Ahora tenemos cinco detecciones en los últimos años, de tres conjuntos diferentes de instrumentos y de muchos métodos de procesamiento de datos", afirma la profesora Jane Greaves , astrobióloga de la Facultad de Física y Astronomía de la Universidad de Cardiff, en una entrevista. Su equipo estuvo realizando pruebas como parte de una encuesta heredada de 200 horas utilizando JCMT. "Estamos obteniendo una pista aquí de que hay una fuente constante", se jacta Greaves.

En noviembre de 2021, los científicos que usaron SOFIA no encontraron rastros de fosfina, pero el reprocesamiento de los datos por parte del equipo de Greaves reveló fosfina en las nubes superiores del planeta. "Hice un pequeño ajuste en la forma en que miraban los datos y ciertamente puedes sacar algo", comenta Greaves. "No hice nada elaborado, solo técnicas estándar".

La fosfina venusiana tiene 'alas'

Uno de los aspectos más notables de las continuas detecciones es que Greaves y su equipo pudieron ver "alas" en los datos. "Tenemos estas líneas de absorción en la atmósfera que se extienden en una amplia gama de longitudes de onda; en efecto, estamos viendo moléculas moviéndose muy rápido", se entusiasma Greaves. "Estamos mirando la parte superior de las nubes, o incluso la mitad de las nubes, y esta es la primera vez que pudimos hacer esto".

Greaves también reveló que puede haber rastros de fosfina en los datos de archivo del Pioneer Venus 1 de la NASA recopilados en 1978.

Futuras misiones a Venus

Ninguna misión visitó la atmósfera de Venus desde 1985. Sin embargo, ahora hay un impulso para redescubrir y explorar adecuadamente el planeta más cercano a la Tierra.

Greaves piensa que estudiar Venus en infrarrojo es una verdadera prioridad en la búsqueda de fosfina y otros gases biomarcadores, como el amoníaco. El telescopio espacial James Webb (JWST) tiene esa capacidad, pero es tan sensible que no puede observar ningún objeto cercano al sol, como Venus.

Hay tres misiones a Venus planificadas para los próximos años: dos orbitadores y un módulo de aterrizaje. Pero están programadas para llegar a Venus en la década de 2030, VERITAS (Venus Emissivity, Radio Science, InSAR, Topography, and Spectroscopy) de la NASA trazarán un mapa de la superficie de Venus desde la órbita para determinar la historia geológica del planeta, mientras que EnVision de la ESA medirá las características del subsuelo del planeta para la primera vez. EnVision también monitoreará los gases traza en la atmósfera.

Encontrar fosfina in situ

Sin embargo, es DAVINCI+ (Deep Atmosphere Venus Investigation of Noble gases, Chemistry, and Imaging Plus) lo que podría proporcionar una detección de fosfina in situ. Programado para llegar en 2031, durante un descenso fatal de 63 minutos tomará muestras de la atmósfera de Venus media docena de veces y disparará láseres a través de ella y medirá los gases.

"Tienen cuatro de estas longitudes de onda láser para asignar y solo tres están decididas", revela Greaves. "Defendimos nuestro caso a favor de la fosfina y solo estamos esperando una respuesta".

Las observaciones continúan en JCMT, con las 150 horas restantes de observaciones programadas para agotarse este año mientras Venus está bien posicionado. "Venus se está acercando a la Tierra en este momento", explica Greaves, quien agrega que cuando el planeta es grande y brillante las observaciones son mucho más fáciles. "Entonces comenzamos esta noche en Hawái y mañana obtendremos los datos. Es muy emocionante."

El siguiente paso es monitorear los niveles de dióxido de azufre y otras moléculas en la atmósfera de Venus para ver si se correlacionan con las variaciones en la fosfina y si sus niveles cambian durante la noche y el día. Aún no sabemos si hay vida en Venus pero cada vez estamos más cerca de averiguarlo.

* Nota publicada en Forbes US