Mercados abrirán en 2 h 14 min

Cómo evitar la penalidad por cambiar tu boleto de avión

Contante y Sonante

¿Quién no ha pasado por esto? Necesitas cambiar un billete de avión en el último minuto y la aerolínea pretender cobrarte casi lo mismo que has pagado por viaje de ida y vuelta. Y las tarifas no son nada baratas: American, United y Delta Airlines cobran hasta 200 dólares por cambiar un vuelo dentro de Estados Unidos y hasta 450 si se trata de uno internacional.

Pero siempre hay una manera de evitar o reducir las penalidades, y por eso te trasmitimos los consejos de varios expertos.

(AP Photo/Mel Evans)

1- Haz el cambio en las 24 horas después de comprar tu boleto

El Departamento de Transporte de Estados Unidos establece que si has reservado tu boleto para viajar en un plazo de siete días, puedes cambiar o cancelar en las 24 horas siguientes al momento en que has hecho tu compra sin tener que pagar un cargo por cancelación o cambio, recuerda Business Insider.

2- Intenta cambiar tu billete el mismo día del vuelo

Esta estrategia puede ser riesgosa, pero a la vez podría dar resultado. Digamos que compraste un vuelo barato temprano en la mañana pero luego decides que quieres viajar en la noche. Algunas aerolíneas como JetBlue, United y American cobran sólo entre 50 y 75 dólares si cambias el billete por otro el mismo día. Naturalmente, esto es si hay asientos disponibles y el vuelo sale como está previsto, de modo que debes actuar cuanto antes y contar con un poco de suerte.

3- Compra seguro de viaje

Algunos cubren los cambios de billete, pero debes asegurarte de que tu póliza incluya este tipo de modificación.

4- Llama en lugar de usar Internet

Muchas aerolíneas aéreas cobran extra si quieres hacer los cambios por teléfono, pero en ocasiones se necesita hablar con una persona, como por ejemplo si tienes problemas para hacer el cambio de billete o  si te ves agobiado por penalidades. Ese es el mejor momento para hablar con un agente por teléfono, sugiere David Lytle, director editorial de la página web de las guías de viaje Frommers. 

(AFP Photo/L.E. Baskow)

5- No te presentes al vuelo que compraste

De acuerdo con The Washington Post, no tomar el vuelo reservado a veces puede ser más barato que cancelarlo y pagar la penalidad, en particular si sólo necesitas cambiar un tramo del viaje, o si utilizaste millas o algún tipo de crédito para pagar por el billete. Alrededor del 15% de los pasajeros no suele presentarse a los vuelos, según estadísticas de la industria.

6- Compra dos boletos, en lugar de uno de ida y vuelta

Algunas aerolíneas, como JetBlue, basan sus penalidades en el precio del billete, por lo que mientras menos pagues por uno de ida (o vuelta), menos te costará pagar por el cambio. Comprar los tickets por separado ofrece la ventaja inicial de que puedes decidir no tomar un vuelo y comprar otro, y te sale más barato que pagar la penalidad. Pero si el costo total de un viaje es más del doble de la penalidad por el cambio de un billete, es mejor reservar un billete de ida y vuelta.

7- Vigila cambios en tu vuelo

Mucha cosas pueden pasar antes de tomar un vuelo. En ocasiones las aerolíneas no anuncian cambio de avión u horario, escala adicional, retraso, cancelación o interrupción debido a las condiciones del tiempo. Por eso es aconsejable esperar lo más posible antes de pagar la penalidad, ya que algunos de esos cambios pueden garantizarte un reembolso, pero no dudes que posiblemente debas negociarlo. Con probar no se pierde nada.

8- Vuela con Southwest o Alaska Airlines

Southwest es la única aerolínea de Estados Unidos que no cobra una tarifa de cambio, indica Business Insider. Alaska Airlines tampoco cobra una penalidad por cambio o cancelación, siempre y cuando usted lo hagas dentro de los 60 días previos a tu vuelo.

9- Conviértete en miembro de un club

Si acumulas tantas millas aéreas que perteneces a un club, esto podría ser útil para reorganizar tus planes. Como cliente frecuente "usted tiene mucho más poder de negociación", señala Lytle. Es cuestión de saber negociar.

10- Sé amable

La negociación para evitar una penalidad puede ser difícil, pero debes mantener la calma. Si te alteras, olvídalo: el éxito de tu gestión depende de la persona con la que estás tratando.