Anuncios

Con 19 años creó una empresa para frenar el fraude de los bots: Conocé a Sam Crowther

Los bots maliciosos son un problema.

Según una encuesta de Security Magazine centrada en los empleados de empresas de comercio electrónico y minoristas en línea de EE.UU. que desempeñaban funciones a tiempo completo relacionadas con la prevención del fraude, la experiencia del cliente, los pagos y la gestión, el 80% de los encuestados dijo que se había producido un aumento de las pérdidas financieras en su organización debido a ataques de bots más complejos y sofisticados. Uno de cada cuatro afirma que un solo ataque de bots les ha costado 500.000 dólares o más en el último año, y dos de cada tres afirman que un solo ataque les ha costado 100.000 dólares o más. Todo ello se traduce en grandes pérdidas para las empresas.

Sam Crowther se propuso cambiar esas estadísticas cuando el entonces empresario de 19 años de New Castle, Australia, fundó Kasada en 2019. La innovadora empresa de seguridad protege los canales online, móviles y API de la toma de control del sistema, el scraping de contenidos, el DOS y la toma de control de cuentas. Este viaje del CEO fundador se basa en mi entrevista con Crowther.

Aussie cybersecurity startup Kasada raises $14 million amid COVID-19 online  crime spike - SmartCompany
Aussie cybersecurity startup Kasada raises $14 million amid COVID-19 online crime spike - SmartCompany

Crowther trabajaba en el Macquarie Bank durante la época en que estaban pasando de prestar servicios a clientes con patrimonios muy elevados a ser más bien un banco minorista. Y eso expuso a la empresa a muchas cosas de las que antes no tenían que preocuparse. Ahora, de repente, cualquiera podía entrar y abrir una cuenta bancaria e intentar acceder a sus cuentas. Y con ello, el fraude automatizado se disparó. "Hubo todo un proceso de probar todas estas herramientas diferentes, tratando de encontrar la manera de que funcionara. Y nada de ello fue realmente muy fluido. Tuve esta idea al azar de que tal vez si lo enfocábamos de esta manera, podría funcionar, y podríamos construir algo bastante guay. Así que dejé Macquarie para montar un MVP, y luego convencí a mis compañeros para que se unieran al negocio. Y como que partimos de ahí", dice Crowther.

PUBLICIDAD

Contratado al salir del instituto a los 18 años por Macquarie, Crowther fue contratado como el "hacker" interno para romper cosas, pero el enorme banco no estaba interesado en sus ideas para resolver su problema de bots maliciosos. Tras dejar el banco en 2015, Crowther y su joven equipo tardaron algo menos de un año en construir una versión de su software de reducción de bots que pudieran demostrar a clientes potenciales.

Bot protection firm Kasada lands $23M to abolish the CAPTCHA | VentureBeat
Bot protection firm Kasada lands $23M to abolish the CAPTCHA | VentureBeat

El proceso de adquisición de clientes de pago para una plataforma de software creada por un joven de 19 años sería normalmente un proceso desalentador, pero según Crowther dieron la casualidad de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, combinado con persistencia. "Éramos tan insoportables y estábamos tan en todas partes como podíamos estarlo todo a la vez. Y lo constante entre todas esas presentaciones de clientes era que el problema se estaba agravando mucho. Y se habían esforzado tanto para intentar resolverlo y no habían podido. Básicamente no tenían otra opción. Bueno o malo, nosotros éramos literalmente el último recurso, porque se dieron cuenta de que no podían solucionarlo. Y entonces trabajaron con nosotros y se dieron cuenta de que deberían haberlo hecho mucho antes", dice Crowther.

Con ello, el negocio empezó a crecer. Según Crowther, la solución fácil de integrar detiene de forma invisible las amenazas automatizadas al tiempo que inflige un daño financiero a los atacantes destruyendo su ROI. En la actualidad, la empresa de 100 personas sigue estando presente en Sídney (Australia), pero su oficina principal se encuentra en Nueva York (Estados Unidos), ya que el 90% de su base de clientes de la lista Fortune 500 está en ese país. El propio Crowther se trasladó a Nueva York hace cuatro años para estar donde estaban sus principales clientes. Ahora la empresa también tiene oficinas en San Francisco, Londres y Melbourne.

Main Sequence | Kasada - Stopping bot attacks that others can't
Main Sequence | Kasada - Stopping bot attacks that others can't

"Cada día, entre todos nuestros clientes, interactuamos con unos 130 millones de visitantes únicos. Así que es bastante material. Y eso representa, desde la perspectiva del flujo de dólares del comercio electrónico, unos 150.000 millones de dólares al año", dice Crowther de su empresa en crecimiento, que ahora trabaja con empresas de la talla de Crocs, Hyatt, PointsBet y REAGroup, por nombrar algunas.

Hasta la fecha, la empresa ha obtenido unos 40 millones de dólares en financiación de riesgo. Su financiación de serie C más reciente, de 23 millones de dólares, en diciembre de 2021, fue liderada por StepStone Group, con la participación de los inversores existentes Ten Eleven Ventures, Main Sequence Ventures, Reinventure (la rama de capital riesgo de Westpac) y Turnbull & Partners, la empresa de capital riesgo del ex primer ministro australiano. El propio Turnbull también se incorporó al consejo de Kasada.

Crowther creció en Newcastle, Australia, una ciudad del acero y el carbón situada en la costa al norte de Sydney, un entorno inesperado para un empresario tecnológico en ciernes. Su madre era profesora de educación especial y su padre se dedicaba a la comunicación comunitaria y a la consultoría de medios. "Simplemente tropecé con los ordenadores. Y entonces encontré la seguridad. Fue como, vaya, esto es divertido, romper cosas. Mis padres me apoyaron lo suficiente como para dejarme dedicarme a esto mientras aún estaba en el instituto", dice Crowther.

Sam Crowther | Founder & CEO at Kasada
Sam Crowther | Founder & CEO at Kasada

A través de una serie de afortunados acontecimientos, el homólogo de la NSA en Australia, la Organización Australiana de Inteligencia de Seguridad (ASIO, por sus siglas en inglés) estaba estudiando la posibilidad de trabajar con estudiantes de secundaria. Crowther fue el segundo estudiante al que eligieron, y empezó a trabajar para ellos durante las vacaciones escolares. "Hice eso durante unos años. Y eso me preparó para ir a trabajar a Macquarie después del instituto", dice Crowther.

Nunca fue a la universidad, eligió trabajar en su lugar. "Miré el programa de estudios de una carrera de ingeniería de software y luego miré lo que Macquarie me iba a pagar y lo que haría allí. Y me dije: 'Sabes qué, voy a tomarme un año sabático y el año sabático se convirtió en un Gap 10'", cuenta Crowther.

Crowther, de 18 años, fue contratado por Macquarie después de que escribiera una carta manuscrita al director de operaciones, explicando lo que había estado haciendo con la ASIO. "La carta acabó en la mesa del CISO y quedó conmigo para tomar un café. Me dijo que durante todo el tiempo fui como un conejito energizante de excitación. Así que supo que tenía que darme una oportunidad para ver lo que podía hacer", dice Crowther.

Start-up gets backing to fight off bots
Start-up gets backing to fight off bots

Tras dos años en Macquarie, se marcharía para fundar Kasada. "Así que, en el gran esquema de las cosas, no fue mucho tiempo, pero como me dieron rienda suelta, porque necesitaban gente como yo que entrara y les ayudara a romper cosas, me expuse a montones de cosas diferentes", dice Crowther.

¿Y de cara al futuro? "Por lo que hemos visto con la naturaleza de los problemas que estamos resolviendo y el tipo de empresas que están confiando en nosotros para resolverlos también, a pesar de ser muy pequeños en el gran esquema de las cosas, no tengo ninguna duda de que podemos construir esto en un negocio de seguridad muy, muy grande que hace mucho más que reducir bots, lo cual es emocionante", concluye Crowther.

 

Nota publicada en Forbes US.