Anuncios
U.S. markets open in 3 hours 51 minutes
  • F S&P 500

    5,332.00
    +4.75 (+0.09%)
     
  • F Dow Jones

    40,145.00
    +8.00 (+0.02%)
     
  • F Nasdaq

    18,661.25
    +26.00 (+0.14%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,107.60
    +2.10 (+0.10%)
     
  • Petróleo

    79.80
    -0.26 (-0.32%)
     
  • Oro

    2,449.00
    +31.60 (+1.31%)
     
  • Plata

    32.21
    +0.95 (+3.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0871
    -0.0001 (-0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • Volatilidad

    12.18
    +0.19 (+1.58%)
     
  • dólar/libra

    1.2703
    -0.0003 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    155.6600
    +0.0410 (+0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    66,922.99
    -114.05 (-0.17%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,366.31
    +11.89 (+0.88%)
     
  • FTSE 100

    8,440.04
    +19.78 (+0.23%)
     
  • Nikkei 225

    39,069.68
    +282.30 (+0.73%)
     

ANÁLISIS | La afición del CEO de Boeing por reducir costos no se aplica a sus viajes en el jet de la compañía

(CNN) -- Cuando se trata de construir aviones, el CEO de Boeing, Dave Calhoun, es partidario de racionalizar los costos. Contable de formación, Calhoun ha dado prioridad a la disciplina fiscal en sus cuatro años al timón, apretándose el cinturón para liberar el flujo de caja y situar a la empresa en una mejor posición financiera.

Pero cuando se trata de vivir el estilo de vida de un CEO, ese carácter ahorrador desaparece.

Véase aquí: Boeing informó en una presentación reglamentaria que cuatro altos ejecutivos, entre ellos Calhoun, obtuvieron medio millón de dólares extra en viajes personales en jet privado a cuenta de la empresa que previamente habían sido registrados indebidamente como viajes de negocios, escribe mi colega Chris Isidore.

Este error se descubrió en una revisión interna, motivada por una investigación del Wall Street Journal del año pasado sobre los viajes en jet privado de los ejecutivos de Boeing, según informó el periódico el jueves.

PUBLICIDAD

Para que quede claro: Boeing exige a Calhoun, que dejará el cargo a finales de este año, que utilice sus aviones privados para viajes de negocios y personales por razones de seguridad. Y eso es bastante normal.

Si vuela de la sede de la empresa en Arlington, Virginia, a su planta de producción en las afueras de Seattle, el jet se considera una ventaja del trabajo. Pero cuando un CEO utiliza el avión de la empresa para unas vacaciones familiares, eso normalmente cuenta como ingresos sujetos a impuestos.

Cronología de Boeing: una mirada a los turbulentos problemas del gigante aéreo en los últimos años

El Servicio de Impuestos Interno es muy estricto con estas cosas, y recientemente anunció que tomaría medidas enérgicas contra los ejecutivos que han estado declarando ilegalmente viajes personales como gastos de negocios. No hay pruebas de que nadie de Boeing estuviera haciendo eso, pero las medidas enérgicas indican que está sucediendo con cierta regularidad en el ámbito corporativo de Estados Unidos.

En los últimos tres años, Calhoun acumuló US$ 979.000 en viajes aéreos personales, según la empresa. Boeing no hizo ningún comentario más allá de la información contenida en el expediente.

Por qué es importante para Boeing

En toda la charla sobre el desastroso comienzo de Boeing en 2024, apenas hemos tenido tiempo de hablar de la crisis que se avecina en el horizonte: una posible huelga de su mayor sindicato.

El 12 de septiembre expira un contrato de 10 años que cubre a 30.000 maquinistas del área de Seattle. Las negociaciones se iniciaron el mes pasado, con retraso para dar a la empresa un poco de margen mientras se ocupaba de las múltiples investigaciones federales sobre la explosión de un tapón de fuselaje el 5 de enero.

Los maquinistas quieren un aumento salarial del 40% en tres años y un puesto en el consejo de administración.

Va a ser bastante incómodo para la dirección de Boeing tratar de escatimar dinero a la gente que construye los aviones al tiempo que prodigan a Calhoun con un pago de casi US$ 33 millones el año pasado (un aumento del 45% con respecto a 2022), preparan su paquete de retiro de US$ 45 millones y rechazan preguntas sobre los viajes del jefe entre sus dos casas, ninguna de las cuales está situada cerca de la sede de la empresa.

"Con lo que está pasando hoy en día, a menudo somos la última línea de defensa, y tenemos que salvar a esta empresa de sí misma", dijo el presidente del sindicato, Jon Holden, al FT la semana pasada.