Los beneficios de la industria china se hunden por la escasa demanda y los elevados costes

·2  min de lectura
FOTO ARCHIVO: Un empleado trabaja en una planta de fabricación de Sany Heavy Industry Co. en Changsha

PEKÍN, 27 mar (Reuters) - La caída de los beneficios de las empresas industriales chinas se acentuó en los dos primeros meses de 2023, lastrada por una demanda mediocre y unos costes obstinadamente elevados, en un momento en que la segunda mayor economía del mundo se esfuerza por librarse por completo de los efectos a largo plazo del COVID-19.

La fuerte contracción del 22,9% siguió a una caída del 4,0% en los beneficios industriales para el conjunto de 2022, mostraron el lunes los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, lo que apunta a un comienzo de año poco alentador para las fábricas en general.

Sun Xiao, estadístico de la Oficina Nacional de Estadísticas, atribuyó el descenso a una demanda todavía débil a pesar del repunte de la producción industrial, según un comunicado publicado en el sitio web de la Oficina.

Zhou Maohua, analista de China Everbright Bank, señaló que el descenso de los beneficios del sector automovilístico fue un lastre notable para los beneficios de la industria manufacturera, debido en gran parte a la moderación de la demanda global, los costes de producción, la desaparición de las subvenciones a la automoción y la guerra de precios.

"En la actualidad, los precios internacionales de las materias primas se mantienen en niveles elevados y la demanda exterior sigue una tendencia a la baja", escribió Zhou.

"Los departamentos industriales y manufactureros todavía tienen que ofrecer apoyo al sector, aliviando las presiones fiscales, de costes y de financiación y estabilizando la confianza de las empresas".

Las empresas extranjeras registraron un descenso del 35,7% en sus beneficios, mientras que las del sector privado bajaron un 19,9%, según un desglose de los 887.210 millones de yuanes (128.920 millones de dólares) de beneficios.

Los beneficios se redujeron en 28 de los 41 principales sectores industriales durante el periodo, siendo la industria de fabricación de ordenadores, telecomunicaciones y otros equipos electrónicos la que registró la mayor caída, con un 77,1%.

Los datos del lunes siguen a un aluvión de indicadores económicos que muestran una recuperación desigual de una dura batalla de tres años contra la pandemia del COVID-19.

El crecimiento de la producción industrial se aceleró hasta el 2,4% en enero-febrero, según datos de principios de mes. La lectura fue ligeramente inferior al 2,6% previsto en una encuesta de Reuters entre analistas.

Aunque las ventas al por menor volvieron a crecer, la inversión inmobiliaria siguió disminuyendo a pesar del fuerte apoyo gubernamental destinado a reactivar el alicaído mercado de la vivienda.

Pekín está intentando que la economía vuelva a la senda de la recuperación y ha fijado un modesto objetivo de crecimiento de alrededor del 5% para este año en la reunión parlamentaria anual de este mes.

(1 dólar estadounidense = 6,8817 yuanes chinos)

(Información de Qiaoyi Li, Liangping Gao y Ryan Woo; editado en español por José Muñoz)