Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,088.80
    +1.77 (+0.03%)
     
  • Dow Jones

    39,131.53
    +62.42 (+0.16%)
     
  • Nasdaq

    15,996.82
    -44.80 (-0.28%)
     
  • Russell 2000

    2,016.69
    +2.85 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    76.57
    -2.04 (-2.60%)
     
  • Oro

    2,045.80
    +15.10 (+0.74%)
     
  • Plata

    22.98
    +0.19 (+0.84%)
     
  • dólar/euro

    1.0823
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2600
    -0.0670 (-1.55%)
     
  • dólar/libra

    1.2673
    +0.0015 (+0.12%)
     
  • yen/dólar

    150.4400
    -0.0600 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    51,521.06
    +497.11 (+0.97%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,706.28
    +21.79 (+0.28%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.48 (+2.19%)
     

La Coca-Cola sí contenía cocaína y aún tiene hojas de coca aunque la firma lo niegue una y otra vez, asegura académico

La fórmula secreta de la Coca-Cola fue revelada por el académico estadounidense Bartow Elmore. Asegura que los ingredientes originales eran cocaína, una nuez africana llamada kola, azúcar y agua gasificada. En la actualidad no contiene el alcaloide pero sigue usando las hojas de coca para mantener su sabor. (REUTERS/Christian Hartmann)
La fórmula secreta de la Coca-Cola fue revelada por el académico estadounidense Bartow Elmore. Asegura que los ingredientes originales eran cocaína, una nuez africana llamada kola, azúcar y agua gasificada. En la actualidad no contiene el alcaloide pero sigue usando las hojas de coca para mantener su sabor. (REUTERS/Christian Hartmann) (Christian Hartmann / reuters)

¿Sabías que la localidad de Maywood, en New Jersey, es la capital de la cocaína en Estados Unidos porque allí funciona una fábrica legal del alcaloide con un permiso especial del gobierno, que ofrece sus servicios a la archiconocida Coca-Cola?

El podcast Gastropod, divulgado en la revista Eater, realizó esa asombrosa afirmación mientras desmenuzaba el origen y la famosa fórmula secreta de una de las bebidas más populares del planeta.

Para comprender cómo es posible que la Coca-Cola produzca legalmente cocaína en pleno siglo XXI hay que remontarse a los inicios de un emprendimiento que nació del intento desesperado de un hombre que necesitaba sobreponerse a la bancarrota luego de dos incendios que arruinaron completamente su negocio.

Uno de los entrevistados, Bartow Elmore, autor del libro Citizen Coke, explicó cómo la Coca-Cola fue inventada al finalizar la Guerra de Secesión estadounidense por un farmacéutico que había luchado para el bando perdedor de la guerra y para aliviar los dolores de las heridas que recibió durante el combate se convirtió en un adicto a la morfina.

John Pemberton trató infructuosamente de lanzar al mercado algunas pócimas que prometían curar algunos males hasta que decidió copiar una popular “medicina” en la década de 1870.

Los orígenes europeos de la bebida milagrosa

El producto en cuestión se llamaba Vin Mariani y no era más que vino rojo mezclado con el alcaloide de la hoja de coca, que hoy se conoce como cocaína. El producto original intentó mezclar la cocaína con té y paté sin mucho éxito, hasta que finalmente se sacó la lotería cuando la mezcló con vino.

En Europa se mercadeaba como una medicina que mejoraba la energía, el apetito y el humor.

Elmore dijo que entre los consumidores habituales de Vin Mariani estaban la Reina Victoria, el papa Leo XIII, el presidente de Estados Unidos Ulysses S. Grant. Se dice que el papa salió en un cartel recomendando las bondades de Vin Mariani y entregó una medalla de oro del Vaticano por inventar una bebida tan fabulosa.

Como era un medicamento, la fórmula de Vin Mariani fue publicada en el Códice Farmacéutico Francés y fue allí donde Pemberton aprovechó para plagiarlo.

La única modificación que realizó fue darle un poco más de potencia al mezclar el vino rojo y la cocaína con un poco de kola, una nuez africana conocida por su contenido de cafeína.

El nuevo medicamento se llamaba Pemberton´s Wine of Coca y para el verano de 1884, Pemberton vendía unas 800 botellas diarias.

El problema es que la ciudad de Atlanta, Georgia, donde trabajaba Pemberton, aprobó una ley seca en 1885 y al emprendedor no le quedó más remedio que eliminar el vino tinto de la receta.

Entonces tuvo que pensar en otra fórmula que no tuviera alcohol y se le ocurrió hacer una bebida basada en cocaína, kola, algo de sirope y agua carbonada. No se trata de una leyenda urbana. La Coca-Cola fue bautizada por sus principales ingredientes originales. Coca porque contenía hojas de coca y Cola por la nuez africana.

La nueva versión era más barata de producir porque reemplazaba el costoso vino tinto por agua gasificada. Los altos niveles de azúcar, la cafeína y las pequeñas cantidades de cocaína hicieron que los consumidores se engancharan rápidamente a la refrescante bebida.

A comienzos del siglo XX, Coca-Cola ya era el principal comprador de azúcar del mundo.

El contenido de una botella con la fórmula original de Coca-Cola era equivalente a una taza grande de café bien cargado. En la actualidad, la cafeína que tiene una lata de Coca-Cola equivale a la mitad de un café expreso.

La cocaína de Coca-Cola

Sobre la cantidad de coca que contiene la Coca-Cola hay mucho de qué hablar.

Lo primero que hay que aclarar es que la hoja de coca se ha consumido en Suramérica desde tiempos remotos. Cuando los andinos la mastican o la toman en té, la hoja de coca produce un efecto estimulante leve que es usado para aliviar los efectos físicos que producen las grandes altitudes, para aliviar problemas estomacales y también para calmar el hambre. Consumida sin procesar no tiene efectos psicotrópicos ni causa adicción.

Fueron los europeos los que enloquecieron transformando la hoja de coca en el polvo que hoy se conoce como cocaína. El padre del psicoanálisis Sigmund Freud pensaba que era una sustancia mágica y escribió un tratado en el que explicaba cómo la cocaína ayudaba a mejorar la depresión y la nostalgia.

Cuando se comenzó a producir la Coca-Cola no existía ninguna prohibición para la importación de hoja de coca hacia Estados Unidos. Pemberton siempre usó hojas de coca y no cocaína para producir Coca-Cola pero la planta siempre tiene pequeñas cantidades del alcaloide. Aunque en la actualidad, la bebida no contiene cocaína.

La cocaína fue prohibida en Estados Unidos en 1914. Pero el entonces presidente de la Coca-Cola, Asa Candler, ya había decidido eliminar la cocaína de su gaseosa.

En las primeras décadas del siglo XX, grupos racistas vincularon el uso de la cocaína con el aumento de la delincuencia entre la población negra. Aunque esas acusaciones eran infundadas, Candler temía que la mala reputación de la cocaína afectara las ventas de su popular producto.

Entonces en algún momento de la década de 1920, Candler eliminó el alcaloide de la fórmula. Pero como la palabra Coca era fundamental en el nombre establecido de la marca, el ejecutivo se empeñó en mantener las hojas de coca como un elemento clave de su fórmula secreta.

“El extracto de hojas de coca decocainizado sigue siendo parte de los ingredientes secretos de Coca-Cola”, afirmó Elmore. El particular sabor de la Coca-Cola, que lo diferencia de competidores, proviene del uso de las hojas de coca, pero la compañía nunca más ha reconocido el uso de la planta sudamericana en su proceso de fabricación, agregó el profesor de historia ambiental de la Universidad de Ohio.

Los portavoces de la transnacional niegan una y otra vez que la Coca-Cola contiene hojas de coca “aunque han importado cientos de miles de kilos en lo que va del siglo XXI”.

La coca de New Jersey

¿Pero cómo es posible que Coca-Cola importe grandes cantidades de hoja de coca cuando es una sustancia prohibida?

La respuesta es que Coca-Cola pidió y recibió exenciones especiales que le permitieron importar y usar hojas de coca para mantener los ingredientes de su bebida.

Elmore dice que aunque su relato parece una teoría de la conspiración sacada de un libro de ciencia ficción, todos los datos para confirmar su afirmación están disponibles en los Archivos Nacionales de Estados Unidos.

Desde entonces todos los tratados internacionales prohíben la comercialización de las hojas de coca para cualquier uso. Hasta las esfuerzos realizados por las culturas originarias suramericanas para usar la hoja de coca como lo han hecho sus ancestros han fracasado, pero Coca-Cola es la única compañía en el mundo que ha logrado ese trato preferencial.

En la década de 1960, la firma consiguió un permiso federal para cultivar coca en una plantación secreta en Hawái. Y aunque ese experimento fracasó porque un hongo nativo acabó con los cultivos, el flujo de hojas de coca para la fabricación de Coca-Cola se mantiene hasta el día de hoy.

La otra empresa que tiene un permiso especial para importar hojas de coca es Maywood Chemical Works, ubicada en Maywood, New Jersey, que en la actualidad pertenece a Stepan Company. La firma usa las hojas para crear productos legítimos para la industria farmaceútica, como un anestésico oftalmológico fabricado con cocaína. Luego, las hojas “decocainizadas” son vendidas a la Coca-Cola.

Pero como las hojas provenientes de la firma farmacéutica no alcanzan para la gigantesca producción de Coca-Cola, la firma importa “hojas especiales” de coca, les extrae la cocaína y luego ese alcaloide debe ser destruido bajo la supervisión de agentes federales.

“En alianza con la compañía química en Maywood, Coca-Cola importa enormes cantidades de hojas de coca legalmente, crea enormes cantidades de cocaína legalmente, y luego destruye esa cocaína”, dice una de las narradoras de Gastropod.

La conclusión de su investigación es que es cierto que en New Jersey son incinerados cientos de miles de kilos de la cocaína que se le saca a las hojas de coca para fabricar la Coca-Cola. Y también es cierto que la Coca-Cola que es consumida hoy en día todavía contiene hojas de la ancestral planta sudamericana.

Fuentes: Gastropod, Eater, The Atlantic, Medium.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Coca-cola vs Pepsi: 100 años de rivalidad