U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,911.74
    +116.01 (+3.06%)
     
  • Dow Jones

    31,500.68
    +823.32 (+2.68%)
     
  • Nasdaq

    11,607.62
    +375.43 (+3.34%)
     
  • Russell 2000

    1,765.74
    +54.06 (+3.16%)
     
  • Petróleo

    107.06
    +2.79 (+2.68%)
     
  • Oro

    1,828.10
    -1.70 (-0.09%)
     
  • Plata

    21.13
    +0.09 (+0.42%)
     
  • dólar/euro

    1.0559
    +0.0034 (+0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    3.1250
    +0.0570 (+1.86%)
     
  • dólar/libra

    1.2270
    +0.0009 (+0.07%)
     
  • yen/dólar

    135.2100
    +0.2770 (+0.21%)
     
  • BTC-USD

    21,399.46
    +66.45 (+0.31%)
     
  • CMC Crypto 200

    462.12
    +8.22 (+1.81%)
     
  • FTSE 100

    7,208.81
    +188.36 (+2.68%)
     
  • Nikkei 225

    26,491.97
    +320.72 (+1.23%)
     

Para combatir la reurbanización en Pilsen y mantener a los latinos en el área, una cooperativa de ‘gente común’ crea sus propias viviendas asequibles

·7  min de lectura

Durante 25 años, la música de mariachi de la familia León ha animado miles de reuniones familiares, eventos comunitarios y festivales en el barrio de Pilsen. Es parte de la herencia cultural mexicana que adorna el Lower West Side de Chicago y ha atraído a personas de toda la ciudad.

Pero los integrantes de la familia León se arriesgaron a perder su conexión de mucho tiempo con Pilsen en 2018, cuando perdieron su hogar, un pequeño apartamento de dos habitaciones que se ajustaba a su presupuesto. A Karen y Enrique León y sus tres hijos adultos se les dijo que ya no podían alquilar allí.

“Lo que vimos que le pasó a muchas otras familias en Pilsen nos estaba pasando a nosotros”, dijo Karen León, y agregó que la comunidad ayudó a hacer crecer el sustento de su familia después de llegar a Chicago a fines de los años 90 desde el Estado de México.

Durante las últimas dos décadas, miles de residentes han abandonado el vecindario predominantemente de inmigrantes mexicanos debido al aumento en el costo de la renta, como resultado de impuestos a la propiedad más altos y los nuevos desarrollos.

“Tuvimos que encontrar un nuevo lugar para vivir, pero ya no podíamos permitirnos nada (cómodo) en el área para nuestra familia”, dijo León, quien agregó que las facturas médicas de uno de sus hijos y los costos universitarios de los otros dos aumentó su reto financiero. Sin embargo, decidida a quedarse en el área, la familia de cinco integrantes aseguró un apartamento de una habitación durante aproximadamente un año.

Luego, en febrero de 2020, justo antes de que la pandemia de COVID-19 golpeara a Chicago, la familia León se convirtió en una de las primeras seis familias en convertirse en propietarias de un complejo de apartamentos comprado bajo la Cooperativa de Vivienda de Pilsen, la primera y única propiedad de plusvalía limitada de la cooperativa de vivienda en el vecindario para los residentes de toda la vida de Pilsen.

“No podía creerlo”, dijo León, quien se convirtió en accionista. “No sólo podemos pagarlo, sino que estamos ahorrando este dinero en lugar de regalarlo en el alquiler. Nos ha dado tranquilidad y la oportunidad de concentrarnos en nuestra familia y permitir que nuestros hijos crezcan”.

León se encontró con la cooperativa mientras buscaba en línea apartamentos asequibles en Pilsen. Se acercó y le dijeron que las familias sólo necesitaban un pago inicial y que si no lo tenían, la cooperativa podría ayudarlos a recaudar los fondos. La compra colectiva bajo la cooperativa también significó que todo el dinero pagado en la hipoteca por su parte, incluido el pago inicial, sería de ellos tras la venta de su unidad.

León y su esposo se conformaban con soñar en convertirse en propietarios. Aunque su banda de mariachis, Mariachi México Vivo, se ha convertido en emblema local, sus ingresos a menudo fluctúan y ahorrar ha sido difícil, dijo.

“La cooperativa ha sido una bendición”, dijo.

La cooperativa, cuyo objetivo es desafiar la reurbanización, nació de una conversación entre residentes y artistas una noche mientras bebían vino de sidra de manzana casero en el estudio de Pilsen del muralista Héctor Duarte hace casi cinco años. Desde febrero, la cooperativa posee dos edificios y albergará a un total de 12 familias. Un tercer edificio de seis unidades está bajo contrato.

Para Linda Lutton, esposa de Duarte y residente en el área durante casi 30 años, ayudar a desarrollar el proyecto se convirtió en algo personal después de ver a sus vecinos obligados a abandonar sus hogares y no poder pagar el alquiler después de que los propietarios vendieran sus edificios a los desarrolladores.

“Fue desgarrador”, dijo Lutton, una periodista de Chicago que está en un año sabático de su trabajo como reportera de educación en WBEZ. Lutton se desempeñó como investigadora de la cooperativa y trabaja como gerente de proyecto, con la esperanza de ampliar la cooperativa gracias a una subvención de $30,000 de Field Foundation.

Para comenzar, la cooperativa de Pilsen buscó la orientación de la Cooperativa Logan Square y otras fuentes, incluida la Clínica de Iniciativa de Vivienda de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago.

El primer edificio, donde vive la familia León en Wolcott Avenue, está cerca del parque Harrison y del Museo Nacional de Arte Mexicano. El segundo edificio de seis unidades, ubicado en Morgan Street, a pocas cuadras del primero, se obtuvo en febrero. Las familias de los miembros de la cooperativa comenzarán a mudarse al edificio de Morgan Street en julio.

Steve Miller, quien es miembro de la cooperativa, decidió vender el edificio de Wolcott Avenue a la cooperativa porque quería que su edificio de 20 años permaneciera en manos de la comunidad, dijo.

Aparte de algunas pequeñas recaudaciones de fondos y donaciones de varias otras organizaciones sin fines de lucro, las compras se realizaron sin fondos públicos, según Lutton. Colectivamente, los miembros deben recaudar el 10% del costo total del proyecto. Los pagos iniciales varían según el propietario de la unidad.

Los costos de construcción de Wolcott Avenue totalizaron $727,630, menos $6,000 en subsidios de una recaudación de fondos de la comunidad, lo que hizo que el costo promedio por unidad fuera de $120,272, según datos del proyecto de Lutton. El edificio de Morgan Street totalizó un poco más de $1 millón con $240,380 en subsidios, lo que mantuvo el costo promedio por unidad en $130,000. En el sitio web de la cooperativa se incluye un pago inicial de $5,000 para una unidad de un dormitorio de $120,406 en el edificio de Morgan Street.

Los miembros deben vivir en el edificio y no pueden alquilar su unidad. Al vender, los miembros esencialmente se llevan lo que pagaron.

Los miembros de la cooperativa toman decisiones juntos y pagan un cargo de vivienda mensual que cubre el costo de la hipoteca, los impuestos sobre la propiedad, el mantenimiento y cualquier otro costo operativo, según los estatutos de la cooperativa.

“Esta es gente común que crea viviendas asequibles, eso es un bien público”, dijo Lutton.

Aunque la cooperativa tiene como objetivo luchar contra el desplazamiento, su enfoque es ayudar a los artistas y las familias inmigrantes de Pilsen que viven ahí desde hace mucho tiempo, como la familia León.

Cuando los miembros de la familia León presentaron la solicitud, sus ahorros eran mínimos, recuerda Karen León. Habían pasado la mayor parte buscando otros apartamentos y pagando las tarifas de solicitud. Luego, la cooperativa organizó una recaudación de fondos para ayudarlos un enganche mayor para reducir su hipoteca.

“Al principio estaba un poco avergonzado de admitir que necesitábamos esa ayuda”, dijo León. “Pero me ha enseñado el significado de comunidad y de igualdad de oportunidades de vivienda, ahora quiero ayudar a otras familias a alcanzar sus sueños”.

El mariachi de los León a menudo participa en eventos de recaudación de fondos y otros eventos cooperativos. Un sábado reciente, la banda actuó en una comida comunitaria al aire libre para celebrar la compra del edificio de Morgan Street y la inauguración de un mural pintado en la pared del edificio de Wolcott Avenue que rinde homenaje a su “Fight To Stay”.

Los muralistas Duarte y Gabriel Villa pintaron el nuevo mural y también recrearon una parte de un mural original que estaba en la pared, “Paz”, que fue pintado por Mario Castillo en 1968.

En agosto, el mariachi de los León se presentará en la quinceañera de una de las hijas de un miembro de la cooperativa. “Nos apoyamos mutuamente para asegurarnos de tener éxito y ayudar a otros a hacer lo mismo, como una familia”, dijo Karen León.

Raquel García, copresidenta de la cooperativa, dijo que “aunque la pandemia trajo desafíos”, es emocionante ver que más residentes de Pilsen se quedan en el vecindario que ayudaron a crear.

El concejal Byron Sigcho-Lopez, (D-259, dijo que apoya la cooperativa y está alentando al departamento de vivienda de la ciudad a crear cambios legislativos para que las cooperativas de vivienda puedan financiarse a mayor escala para ayudar a fomentar su crecimiento y crear viviendas más asequibles.

Actualmente, la cooperativa organiza sesiones de información para aquellos interesados en aprender más.

Pero desde la compra del primer complejo, los precios de las viviendas han subido drásticamente. Se espera que el tercer edificio, ubicado en Oakley Avenue, cueste casi $1.3 millones, casi el doble que el primero.

Los miembros de la cooperativa esperan recibir más donaciones para garantizar que los precios se mantengan asequibles y que puedan continuar expandiendo su misión: Quedarse en Pilsen.

larodriguez@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.