Anuncios
U.S. markets open in 18 minutes
  • F S&P 500

    5,323.50
    -8.25 (-0.15%)
     
  • F Dow Jones

    39,917.00
    -27.00 (-0.07%)
     
  • F Nasdaq

    18,703.50
    -59.50 (-0.32%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,095.20
    -14.70 (-0.70%)
     
  • Petróleo

    78.70
    -1.10 (-1.38%)
     
  • Oro

    2,425.70
    -12.80 (-0.52%)
     
  • Plata

    31.72
    -0.71 (-2.19%)
     
  • dólar/euro

    1.0858
    -0.0004 (-0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4140
    -0.0230 (-0.52%)
     
  • Volatilidad

    12.49
    +0.34 (+2.80%)
     
  • dólar/libra

    1.2707
    +0.0000 (+0.00%)
     
  • yen/dólar

    156.1660
    -0.0300 (-0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    71,148.47
    +4,085.26 (+6.09%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,542.86
    +54.32 (+3.65%)
     
  • FTSE 100

    8,390.34
    -33.86 (-0.40%)
     
  • Nikkei 225

    38,946.93
    -122.75 (-0.31%)
     

Cristina Kirchner y un ensayo de "operativo clamor", entre lawfare, economía y apoyo regional

La reaparición de la vicepresidenta Cristina Kirchner en el marco del Foro Mundial de Derechos Humanos tuvo más de "operativo clamor" por su candidatura que otras presentaciones anteriores y la dirigente le devolvió un guiño en ese sentido a su tribuna, en medio de un discurso donde recargó sus críticas al Poder Judicial y sostuvo que "toda la persecución y todo lo que se sufre tiene que ver con la economía".

En el Centro Cultural Kirchner (CCK), la vicepresidenta cerró el encuentro titulado "Voluntad popular y Democracia. Del partido militar al partido judicial, las amenazas a la Democracia" organizado por el Grupo de Puebla que integran los ex presidentes Rafael Correa de Ecuador, Evo Morales de Bolivia, Ernesto Samper de Colombia y José Luis Rodríguez Zapatero de España, entre otros.

Todos ellos tomaron la palabra para hablar sobre la presunta persecución política por parte del Poder Judicial -que tanto Correa como Morales denuncian al igual que Kirchner- pero en cada mención a la vicepresidenta el público -con el que se mezclaron numerosos dirigentes del kirchnerismo- interrumpió para cantar "Cristina presidenta".

El canto se repitió una vez más cuando la vicepresidenta cerraba su discurso con una frase que terminó por alimentar un poco más el pedido de una candidatura: "Lo que me importa es construir un país como el que una vez tuvimos, porque se puede hacer y porque una vez lo hicimos".

Cristina Kirchner con el Grupo de Puebla: del "lawfare" a la economía

Rafael Correa y Evo Morales fueron dos de los oradores más aplaudidos por el público. El ecuatoriano fue el encargado de preparar el clima con una extensa exposición y un video sobre el "lawfare" en la región, poniendo como ejemplo su caso, el de su par boliviano y el de Cristina Kirchner, junto con el de Lula Da Silva en Brasil y su posterior absolución.

PUBLICIDAD

Correa fue el que mejor preparó el terreno para Cristina Kirchner, porque entre su exposición sobre el lawfare mezcló críticas al ex presidente Mauricio Macri y deslizó que el atentado contra la vicepresidenta el 1 de septiembre de 2022 pudo haber sido "parte de una conspiración aún no develada" pero "sin duda es producto de una permanente instigación".

Cristina Kirchner afirmó que "toda persecucuón tiene que ver con la economía" lanzó un guiño al "operativo clamor"

En ese marco, la vicepresidenta reiteró sus críticas al Poder Judicial y a los medios de comunicación al sostener que "las sentencias se escriben en los medios y después un juez o un fiscal suscribe la acusación o la sentencia". Con una nueva comparación de la Justicia con el "partido militar", sostuvo que el golpe de Estado de 1979 fue el que "quebró la Argentina de la movilidad social ascendente".

Con esa definición como puente, la vicepresidenta afirmó luego que en Argentina el "golpe militar rompe el patrón y es allí donde se reafirma la economía bimonetaria", tras los cual miró a sus pares y agregó: "Últimamente hablo mucho de economía, pero toda la persecución y todo lo que se sufre tiene que ver con la economía".

La vicepresidenta volvió a recordar la llegada de Néstor Kirchner al Gobierno en 2003 y sus dos mandatos entre 2007 y 2015, para afirmar que el período en el que gobernaron "Rafael Correa en Ecuador, Lula en Brasil, Evo Morales en Bolivia, Hugo Chávez en Venezuela, Pepe en Uruguay, fue la década virtuosa" y que "fue el momento donde más se redujo la desigualdad económica y social en la región".

"Esta es la clave, no nos persiguen porque somos populistas o de izquierda o derecha sino porque igualamos a la sociedad, el derecho de los trabajadores a participar activamente en el producto bruto de lo que producen".

Un ensayo de "operativo clamor": ¿puerta abierta a una candidatura?

En la misma tónica, Cristina Kirchner insistió en la comparación de la última dictadura militar con lo que hoy llaman "lawfare" y señaló que en aquel momento de la historia "los trabajadores participaban en el 51% del PBI del país. La misma participación que tenían en diciembre del año 2015" cuando ella se fue del gobierno y asumió Macri.

La dirigente se vio varias veces interrumpida por el canto "Cristina presidenta", que acompañaron dirigentes fieles como el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, el funcionario bonaerense Andrés "Cuervo" Larroque, la senadora Juliana di Tullio y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

La vicepresidenta mantiene en suspenso su futuro electoral mientras su espacio le pide que se lance

"No me interesa si me van a condenar, a inhabilitar, a meter presa, lo que me importa es que volvamos a construir un estado democrático y constitucional en el cual las garantías de la constitución no sean cartón pintado", lanzó Cristina Kirchner y agregó: "Construir un país como el que una vez tuvimos, porque se puede hacer y porque una vez lo hicimos".

Ante esa frase, dirigentes y público en general se entusiasmaron todavía más con el "clamor" que intenta convencerla de rever su decisión de no ser candidata "a nada", como ella afirmó el año pasado, y Cristina Kirchner dejó correr el canto durante un prolongado minuto. Para el kirchnerismo quedó una puerta abierta.

La definición de Cristina Kirchner sobre el narcotráfico

La vicepresidenta insistió en que el lawfare es hoy "lo que el partido militar fue a los gobiernos populares" del siglo XX y remarcó la idea de que detrás de la "persecución" que denuncia junto al Grupo de Puebla hay intereses económicos que generan a su vez otros problemas. Allí incluyó al narcotráfico, que azota a la ciudad Rosario.

Además de indicar que la causa "Vialidad" por la que fue condenada en primera instancia se inició en 2016, casi al mismo tiempo que el gobierno de Macri, señaló que ya "en 2015 empezaron a montar un relato con ‘se robaron un PBI’. El PBI se lo llevaron ellos con el préstamo del FMI que todavía no sabemos dónde está".

Por esa línea político-judicial-financiera, Cristina Kirchner llegó a señalar que "este neoliberalismo permite el ingreso del otro gran drama que es el narcotráfico" y sostuvo que para "luchar" contra ese delito primero hay que "luchar contra el sistema financiero que lava la guita del narco".

Nuevamente, evitó mencionar a Alberto Fernández, que participó del evento el día anterior y estuvo en Chaco durante la presentación de la vicepresidenta en el Foro. Ambos mantuvieron sus agendas separadas durante el evento en medio de la fuerte pelea interna que sacude al Frente de Todos.

El único puente entre las dos figuras centrales del oficialismo lo tendió Correa, quien aseguró que el Presidente fue "clave para este encuentro" y, mirando a Cristina Kirchner, dijo: "Siempre nos pidió ayudarte". La vicepresidenta no hizo gesto alguno ante el comentario.