U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,410.13
    +12.19 (+0.28%)
     
  • Dow Jones

    34,364.50
    +99.13 (+0.29%)
     
  • Nasdaq

    13,855.13
    +86.21 (+0.63%)
     
  • Russell 2000

    2,033.51
    +45.59 (+2.29%)
     
  • Petróleo

    84.08
    +0.77 (+0.92%)
     
  • Oro

    1,843.50
    +1.80 (+0.10%)
     
  • Plata

    24.03
    +0.24 (+0.99%)
     
  • dólar/euro

    1.1331
    -0.0023 (-0.20%)
     
  • Bono a 10 años

    1.7350
    -0.0120 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.3491
    -0.0055 (-0.40%)
     
  • yen/dólar

    113.9870
    +0.3320 (+0.29%)
     
  • BTC-USD

    36,438.94
    +812.64 (+2.28%)
     
  • CMC Crypto 200

    839.82
    +29.22 (+3.60%)
     
  • FTSE 100

    7,297.15
    -196.98 (-2.63%)
     
  • Nikkei 225

    27,588.37
    +66.11 (+0.24%)
     

Dólar “cabeza chica”: los rumores agitaron la pelea entre bancos, ahorristas y arbolitos por el billete que nadie quiere

·4  min de lectura
El tamaño de Benjamin Franklin le valió a los dólares las categorías de "cara chica" y "cara grande".
El tamaño de Benjamin Franklin le valió a los dólares las categorías de "cara chica" y "cara grande".

“Estos dólares son ‘cabeza chica’, ¿no me los pondrás cambiar?”, es la frase recurrente que escuchan los cajeros de los principales bancos de la Argentina cuando les dan a sus clientes billetes de US$100 emitidos hasta 1996, que se caracterizan por tener la cara de Benjamin Franklin más pequeña. Son válidos y tienen (en teoría y reglamento) el mismo valor que un dólar “cabeza grande”. Sin embargo, los argentinos rehúyen de ellos y es una de las principales quejas a la hora de retirar fondos de la cuenta bancaria.

“Se priorizan los ‘cabeza grande’. Pero si no hay más y necesitamos entregar de ‘cabeza chica’, lo hacemos. Como banco no podemos exportar los billetes ‘cabeza chica’ a Estados Unidos y que nos devuelvan los nuevos, tiene un costo altísimo. Llegado el caso de que no haya más de los nuevos, se están entregando”, reconocieron en una entidad financiera.

Un banco estadounidense advirtió sobre la inflación “estructural” de la Argentina y dijo que “la situación es compleja”

En algunos casos, los clientes deciden cancelar la operatoria y probar suerte otro día o en otra sucursal. Otros aceptan los “cabeza chica”, los deposita nuevamente y vuelve a la ventanilla en busca de los Franklin más nuevos. El lunes pasado, cuando circuló el rumor de un falso corralito, “hubo retiros importantes y se llevaron lo que había”.

“Esto se da por la avivada y el negocio de las cuevas. En los bancos los dos billetes valen lo mismo, como dice la normativa local e internacional. Toda esta histeria la generaron los arbolitos para hacer una diferencia pagando menos por los billetes de ‘cabeza chica’ a las personas”, argumentó una entidad financiera.

Un poco de contexto. El dólar “cabeza chica” es la serie vigente más antigua del billete de US$100, ya que fue emitida entre 1914 y 1996. En los últimos años, en la Argentina circularon varios rumores que lo desprestigiaron, desde que saldrían de circulación (lo cual fue desmentido por la Reserva Federal de Estados Unidos) hasta que tienen menos medidas de seguridad que los más nuevos, por lo que es más fácil su falsificación.

Los dólares "cara chica" se toman en el mercado a un 5% menos de valor por unidad de dólar al realizar negociaciones inmobiliarias.
Los dólares "cara chica" se toman en el mercado a un 5% menos de valor por unidad de dólar al realizar negociaciones inmobiliarias.


"Hay un hecho importante. Hace años la gente metió debajo del colchón billete y son de 'cara chica', están circulando, empieza esto de querer cambiarlos por más nuevo", señalaron.

Como resultado, en la mayoría de las transacciones inmobiliarias se pide efectivo y “cabeza grande”, mientras que en las cuevas ilegales se acepta, pero con un valor hasta 5% menor. En caso de tener los billetes más viejos, los argentinos tienen dos opciones para que se reconozca el valor completo de los US$100: depositarlos en el banco o viajar a otro país que lo acepte.

Según le confiaron a LA NACION, los bancos importan los billetes con el nuevo diseño. En cambio, el stock que tienen en billetes más viejos suele corresponder a los depósitos de los mismos ahorristas, quienes intentan deshacerse de los “cabeza chica” en los bancos. “Por oferta y por demanda, nos van quedando menos ‘cabeza grande’”, reconoció otra entidad.

“Como importamos ‘cabeza grande’, suele ser nuestra principal oferta. Salvo en algún lugar que, por cuestiones logísticas, hayan quedado de los otros. A veces nos sucede que tenemos que abastecer el interior y una sucursal tarda hasta 48 horas en volver a tener los billetes más nuevos”, complementó otra fuente, que prefirió mantener su anonimato.

Una calificadora de riesgos advierte que la Argentina podría volver a entrar en default en 2024

Entre mito y mito, los argentinos prefieren prevenir y solicitar los Franklin grandes. Para frenar la tendencia, años atrás los bancos iniciaron una campaña para fomentar que se utilicen ambos billetes y recordando que tienen que ser aceptados por todos los cajeros automáticos, sucursales y comercios. Pero los esfuerzos todavía no rindieron muchos frutos. Más pasa el tiempo, menos se los quiere.

Cada vez nos piden más los ‘cabeza grande’, se incentivó su uso. Empapelamos la sucursal sobre este tema, porque la gente viene y pelea a los cajeros, como si hiciesen algo malo por darles billetes ‘cabeza chica’. Pero para nosotros son todos iguales. Incluso hay quienes nos piden cambiar el dólar ‘cabeza chica’ por un ‘cabeza grande’ porque los guardaron debajo del colchón y ahora quieren cambiarlos, algo que no hacemos porque sería alimentar la histeria. Nadie viene a cambiar billetes de $100 de un color u otra tonalidad”, cerró un banquero.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.