Anuncios
U.S. markets open in 8 hours 3 minutes
  • F S&P 500

    4,986.00
    -5.50 (-0.11%)
     
  • F Dow Jones

    38,605.00
    -37.00 (-0.10%)
     
  • F Nasdaq

    17,558.75
    -48.50 (-0.28%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,011.00
    +0.80 (+0.04%)
     
  • Petróleo

    78.27
    +0.09 (+0.12%)
     
  • Oro

    2,041.00
    +1.20 (+0.06%)
     
  • Plata

    23.17
    +0.04 (+0.17%)
     
  • dólar/euro

    1.0815
    +0.0004 (+0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2750
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    15.42
    +0.71 (+4.83%)
     
  • dólar/libra

    1.2630
    +0.0004 (+0.04%)
     
  • yen/dólar

    150.0080
    +0.0820 (+0.05%)
     
  • Bitcoin USD

    51,866.54
    -85.42 (-0.16%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,719.21
    -9.29 (-0.12%)
     
  • Nikkei 225

    38,262.16
    -101.45 (-0.26%)
     

El desastre del sumergible evidencia la falta de regulaciones de los viajes al espacio que hacen los ultrarricos

(Bloomberg) — Los viajes espaciales comerciales comparten muchas similitudes con el turismo de aguas profundas: adinerados clientes, espacios reducidos, destinos lejanos y exenciones que advierten claramente a las personas que se arriesgan a morir al embarcarse en vehículos no regulados.

A medida que el mundo analiza lo que salió mal con el sumergible propiedad de OceanGate, la falta de salvaguardias de la embarcación está haciendo sonar las alarmas. El fundador del grupo de viajes de aguas profundas una vez llamó a la seguridad un “puro desperdicio” al tiempo que sus homólogos señalaron los resultados potencialmente “catastróficos” de su enfoque “experimental” de la exploración oceánica.

Los sumergibles como el Titán están sujetos a poca supervisión de seguridad, y menos aún cuando están en aguas internacionales. Un régimen regulatorio similar, o la falta de uno, rige los vuelos espaciales tripulados comerciales. Y aunque la industria espacial privada no ha visto un desastre de la magnitud del fiasco de OceanGate, los riesgos están ahí.

“Preocupa mucho que la ausencia de esas normas de seguridad pueda dar lugar a operaciones clandestinas que provoquen lesiones o incluso la muerte de los clientes”, afirma Brian Weeden, director de planificación de programas de la Fundación Mundo Seguro, una organización sin fines de lucro dedicada a la sostenibilidad espacial que, entre otras cosas, lucha por frenar la basura espacial y mejorar la gestión del tráfico en el espacio.

Según la legislación estadounidense vigente, la Administración Federal de Aviación no puede imponer normas de seguridad a las naves espaciales comerciales que transporten personas al espacio. Esto podría cambiar este mismo año, a menos que se prorrogue la ley actual.

Los pasajeros comerciales que se suben a un vehículo operado por SpaceX de Elon Musk, Virgin Galactic Holdings Inc. o Blue Origin LLC —las únicas empresas que actualmente ofrecen vuelos de turismo espacial— lo hacen bajo un marco de “consentimiento informado”. Eso significa que reconocen que el Gobierno no ha certificado la seguridad de las naves comerciales y que “la participación en un vuelo espacial puede provocar la muerte, lesiones graves o la pérdida total o parcial de las funciones físicas o mentales.”

SpaceX, sin embargo, desarrolló su cápsula de pasajeros Crew Dragon bajo los requisitos de seguridad de la NASA, ya que la compañía utiliza el vehículo para enviar a los astronautas de la agencia a la Estación Espacial Internacional.

Virgin Galactic declinó hacer comentarios y Blue Origin y SpaceX no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Este régimen de consentimiento informado comenzó en 2004 con la Ley de Enmiendas al Lanzamiento Espacial Comercial, que impuso a la FAA una moratoria regulatoria sobre el espacio comercial durante ocho años. El Congreso ha prorrogado la moratoria en dos ocasiones a lo largo de los años, pero vuelve a expirar este mes de octubre.

La FAA está tomando medidas preliminares para desarrollar un marco de seguridad para los vuelos espaciales tripulados comerciales antes de que expire la moratoria, según declaró un portavoz a Bloomberg News. La agencia también está actualizando sus prácticas recomendadas para la seguridad de los ocupantes de los vuelos espaciales tripulados y trabajando en el desarrollo de normas de consenso voluntario.

El representante Frank Lucas, presidente de la Comisión de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes, dijo el viernes que la comisión está estudiando actualmente la regulación de los viajes espaciales comerciales, pero no dio detalles concretos.

“Es un sector muy importante y en expansión”, dijo. “Vamos a ver cómo lo resolvemos”.

La justificación de la falta de supervisión hasta ahora es que la industria espacial se encuentra todavía en un “periodo de aprendizaje”, muy parecido al de la aviación comercial en sus primeros años. “Hay quienes temen que la imposición de normas de seguridad gubernamentales en una fase temprana del proceso vaya a ahogar a la industria”, dijo Weeden.

El presidente de la Federación de Vuelos Espaciales Comerciales, un grupo industrial que representa a las empresas espaciales comerciales que en 2015 presionó para ampliar la moratoria, no respondió a una solicitud de comentarios.

Aunque la FAA no puede imponer normas de seguridad, es responsable de autorizar todos los lanzamientos y reentradas espaciales. Pero, sobre todo, se asegura de que cualquier percance asociado no dañe el medio ambiente ni a transeúntes o propiedades ajenas.

La diferencia entre tursimo espacial y los viajes al fondo del mar

La mecánica del turismo espacial difiere sustancialmente de la de la exploración comercial de los fondos marinos. Por un lado, los vuelos de Blue Origin y Virgin Galactic no corren realmente peligro de perderse durante un vuelo: En realidad no alcanzan la órbita, y la gravedad los devolvería rápidamente a la Tierra. SpaceX envía sus naves a la órbita, pero existe mucha tecnología de rastreo para localizar objetos espaciales si se interrumpe la comunicación.

Las empresas espaciales también realizan numerosas pruebas de alto nivel y a menudo subrayan su compromiso con la seguridad. Sin embargo, los protocolos y procedimientos exactos pueden ser algo opacos.

Sin embargo, se han producido percances. En julio de 2021, cuando Virgin Galactic llevó a su fundador Richard Branson al espacio, la nave se desvió de la trayectoria de vuelo prevista; y en 2014, un piloto murió y otro resultó gravemente herido durante un vuelo de prueba de Virgin Galactic. El año pasado, un cohete de Blue Origin destinado a pasajeros se estrelló tras fallar su motor. No había personas a bordo y Blue Origin afirmó que las medidas de seguridad del vuelo funcionaron según lo previsto en caso de emergencia.

A medida que el turismo espacial evoluciona más allá de los viajes rápidos, algunos sostienen que es hora de poner fin a la moratoria. SpaceX ya ha llevado a 12 astronautas comerciales a la órbita y a la Estación Espacial Internacional. Axiom Space Inc., Vast Space LLC y Blue Origin también están trabajando para construir sus propias estaciones espaciales comerciales que quieren que los civiles visiten, en algunos casos, ya en 2025.

Aunque se levantara la moratoria, llevaría tiempo redactar y aplicar la normativa.

El sector debería ser proactivo, afirma George Nield, ex administrador asociado de Transporte Espacial Comercial de la FAA.

“Me encantaría que el Gobierno, la industria y el mundo académico se reunieran para ver si podemos elaborar algo con lo que todo el mundo esté de acuerdo”, dijo Nield, que ahora es presidente de Commercial Space Technologies, LLC. La NASA cuenta con más de 50 años de experiencia en vuelos espaciales que podrían servir de base a algunas normas de seguridad.

De lo contrario, podría producirse un accidente de gran repercusión, lo que daría lugar a peticiones de una reglamentación apresurada y estricta.

“Eso sería muy, muy malo”, dijo Nield. “Porque las regulaciones rápidas suelen ser regulaciones deficientes”.

Nota Original:Titanic Sub Disaster Puts Lax Space Regulations in Spotlight (1)

—Con la colaboración de Jarrell Dillard.

©2023 Bloomberg L.P.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Casa Brigadoon, una joya de la historia de Hollywood en México