U.S. Markets open in 5 hrs 44 mins

El éxodo juvenil, la gran amenaza para el futuro de Facebook

Pablo Scarpellini

La mutación de Facebook (FB) no deja de ser un fenómeno de estudio. Lo que comenzó siendo una broma pesada de un estudiante de Harvard con las chicas del campus, es hoy la red social por antonomasia, un localizador de amigos, conocidos y familiares perdidos en el tiempo que ahora es una máquina publicitaria con cerca de 1.500 millones de usuarios diarios en todo el mundo. El problema es que se ha hecho vieja, o madura, y a muchos jóvenes les ha dejado de interesar.

Los números son bastante explícitos en ese aspecto. Un estudio del Pew Center indica que el 44% de usuarios encuestados entre 18 y 29 años, reconocieron haber borrado la aplicación de Facebook de sus teléfonos en el último año, mientras que otro 42% admitió haberse tomado un descanso de varias semanas o incluso más tiempo.

Los datos parecen ser un síntoma más que una afección pasajera. Con el tiempo, Facebook se ha alejado de la plataforma joven que fue un principio y se ha convertido en algo mucho más ambicioso, un espacio común para usuarios de todas las edades, de padres a hijos.

La red social ha pasado los últimos 12 meses afrontando escándalos y tratando de salvar su reputación. En la imagen, una protesta contra la red social, con cuyo nombre hacen un juego de palabras con ‘fake’, falso en inglés. Foto: PA
La red social ha pasado los últimos 12 meses afrontando escándalos y tratando de salvar su reputación. En la imagen, una protesta contra la red social, con cuyo nombre hacen un juego de palabras con ‘fake’, falso en inglés. Foto: PA

También se ha transformado en un amplio foro de debate y de intercambio de informaciones de todo ámbito, de ínfulas revolucionarias en sociedades reprimidas y de instrumento de manipulación política. Este último factor ha afectado gravemente su reputación tras destaparse el escándalo de la firma Cambridge Analytica, que se hizo con los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para tratar de influenciar las elecciones de 2016 en Estados Unidos. Eso, más la injerencia rusa en esos mismos comicios. De acuerdo a un informe del FBI, operativos del gobierno de Vladimir Putin usaron la red social para propagar noticias falsas y alterar el resultado en las urnas.

El debate, aderezado por el escándalo y esa jungla densa de contenido, cala menos en la juventud. Y de ahí el éxodo juvenil, un presunto cambio de perfil que inevitablemente lleva a preguntarse si será, a medio y largo plazo, algo preocupante para Mark Zuckerberg y compañía.

No quieren estar en la misma red social que sus padres

“Yo no veo nada bueno en un cambio demográfico semejante en Facebook”, apunta con contundencia Greg Autry, profesor de Economía del Marshall School of Business de la Universidad del Sur de California. “Hay dos factores de peso en esta ecuación, el político, pero por encima de todo, el de los padres. Los jóvenes no quieren estar en la misma plataforma que sus padres. No les parece cool”.

Eso sí, explica que siguen usando la herramienta para publicitar eventos o recaudar fondos para sus campañas en la universidad. “Incluso conseguir un compañero de habitación en el campus, un poco al estilo de Craigslist, pero eso es todo”.

Autry lo considera un factor preocupante por el ánimo consumista de esas nuevas generaciones de usuarios. “Los padres tienen más dinero, pero son menos proclives que los jóvenes a cerrar una compra digital. Los jóvenes son consumidores bastante intensos”.

Artículo relacionado que te puede interesar: Facebook cierra el peor año de su historia: los que tienen más talento dimiten y Zuckerberg pierde 15.000 millones

Las acciones de Facebook han sido una de las más castigadas durante 2018. En la imagen, una pantalla con el logo de la compañía en la que se puede apreciar un caída de las acciones de algo más del 8%. Foto: CNBC.
Las acciones de Facebook han sido una de las más castigadas durante 2018. En la imagen, una pantalla con el logo de la compañía en la que se puede apreciar un caída de las acciones de algo más del 8%. Foto: CNBC.

La competencia

La buena noticia para Facebook es que el refugio digital de esa juventud también es de su propiedad, Instagram. La compañía de Zuckerberg adquirió la red social en abril de 2012 por unos 1.000 millones de dólares y en la actualidad está viviendo un crecimiento explosivo. Más fotos y apenas contenido escrito como fórmula del éxito.

Su aparente competencia la encuentra todavía en Snap Chat (SNAP) —de capa caída en los últimos meses— con un 44% de usuarios en la franja de los 18 a los 24 años, un porcentaje que en Facebook no pasa del 20%. Karla Martínez, nacida en Los Angeles hace 24 años, es una de ellas. “Hace tiempo que no uso Facebook, aunque todavía tengo la aplicación en el teléfono. Creo que ha dejado de ser cool para muchos jóvenes por que la gente que lo usa es bastante mayor”, alega.

El problema, de acuerdo a Richard Broughton, analista de Ampere, es que Facebook no solo está teniendo problemas para retener a sus usuarios más jóvenes, sino para lograr nuevos adeptos a su red social. “Uno de sus mayores retos es que está saturando sus principales mercados, mercados occidentales, donde realmente ha pegado un frenazo”, dijo en una entrevista con The Guardian.

Es una amenaza, sin embargo, aparentemente lejana. De momento, los números de la red social siguen siendo astronómicos. “Más de 2.000 millones de personas utilizan uno de nuestros cuatro servicios cada día”, en palabras de Zuckerberg en un comunicado para los accionistas. Ese tráfico se tradujo en unos ingresos de 13.539 millones de dólares en el tercer trimestre de 2018, un 33% más que el mismo periodo del año pasado. Además, mejoró sus resultados en un 47% con respecto a 2016, con unos beneficios de casi 16.000 millones de dólares en 2017.

Cuánta mella puedan hacer las nuevas generaciones en el futuro de esas cuentas millonarias está por verse. Y también lo que haga al respecto el ex adolescente de 19 años que comenzó con esta revolución.

@pscarpe