Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.28 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    +0.04 (+0.05%)
     
  • Oro

    2,348.40
    -0.70 (-0.03%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.15 (+0.50%)
     
  • dólar/euro

    1.0704
    -0.0038 (-0.35%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0075 (-0.58%)
     
  • yen/dólar

    157.3100
    +0.3280 (+0.21%)
     
  • Bitcoin USD

    66,427.54
    +336.60 (+0.51%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,382.40
    -35.47 (-2.50%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.06 (+0.24%)
     

El sueño futurista de Walt Disney que se hizo trizas tras su muerte

La imagen fechada alrededor de 1961 muestra posibles modelos realizados por Walt Disney sobre su soñada Experimental Prototype Community of Tomorrow (EPCOT). (Foto de Keystone/CNP/Getty Images)
La imagen fechada alrededor de 1961 muestra posibles modelos realizados por Walt Disney sobre su soñada Experimental Prototype Community of Tomorrow (EPCOT). (Foto de Keystone/CNP/Getty Images) (Consolidated News Pictures via Getty Images)

El parque temático EPCOT sigue siendo uno de los principales destinos de Walt Disney World en Orlando, Florida. Lo que pocos recuerdan es que la idea original era construir una ciudad modelo donde se probarían y desarrollarían tecnologías innovadoras para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Disney deseaba que EPCOT, cuyas siglas en inglés significan Comunidad Prototipo Experimental del Mañana, se convirtiera en un ejemplo de urbanismo y de comportamiento ciudadano para el siglo XXI.

Los desarrollos tecnológicos y espaciales de la década de 1960 despertaron el interés y la creatividad del visionario estadounidense. Las computadoras se volvieron cada vez más potentes y la microelectrónica permitió soñar con la creación de dispositivos más pequeños y eficientes como los ordenadores personales y los teléfonos móviles.

PUBLICIDAD

Comenzó la feroz competencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética por explorar el espacio que permitió hitos sorprendentes como la hazaña de Yuri Gagarin de ser el primer ser humano en orbitar la Tierra en 1961. Un año después, el mundo se maravilló con el lanzamiento del satélite Telstar 1, que permitió las primeras transmisiones de televisión en vivo a través del océano Atlántico.

Disney ya había cumplido la misión de crear Disneylandia, un mundo de fantasía y magia, donde los visitantes podían escapar de la realidad cotidiana y sumergirse en el mundo de la imaginación. Ahora deseaba crear una ciudad real, compacta, bien planificada y autosuficiente que integraría las últimas tecnologías en todos los aspectos de cotidianidad para alcanzar un estilo de vida sostenible y próspero.

EPCOT sería un laboratorio de innovación donde la humanidad podría vivir en armonía con la tecnología y el medio ambiente, gracias a las sustanciales mejoras en el transporte, la vivienda, la educación y el trabajo de sus residentes.

El proyecto fue presentado al público por el mismo Disney en un programa especial de televisión en 1966 que dejó al público entusiasmado sobre cómo sería vivir en esa ciudad del futuro.

Para hacer realidad esa utópica urbe tecnológica, Disney requería invertir 1.000 millones de dólares, una suma exorbitante para ese momento. A pesar de que era un hombre que era conocido por trabajar de manera incansable hasta terminar sus proyectos, muchos inversores inicialmente se negaron a apoyarlo en esta nueva aventura porque no estaban convencidos de su viabilidad.

Finalmente logró el apoyo del estado de Florida para la creación de un distrito de desarrollo especial que proporcionaría el financiamiento a través de bonos de inversión.

Poco antes de su muerte en diciembre de 1966, Walt Disney firmó un acuerdo con las autoridades de Florida para la construcción de Disney World, que incluiría el Parque Temático Magic Kingdom y la construcción de EPCOT.

Así hubiera sido EPCOT

EPCOT estaría formada por una comunidad diversa y multicultural de 20.000 personas que podrían trasladarse por la ciudad gracias a un avanzado sistema de transporte que incluiría un monorriel y una red autopistas subterráneas. No se permitiría la circulación de vehículos privados en la superficie de la ciudad.

El centro de la ciudad estaría cubierto por un domo transparente que permitiría controlar la temperatura de la ciudad. Allí nunca haría frío ni calor, ni los residentes se mojarían por la lluvia.

La urbe tendría amplias áreas verdes y estaría rodeada de un entorno natural protegido con una fauna y una flora abundantes. También habría promovido la agricultura urbana y la producción de alimentos de manera sostenible, utilizando técnicas avanzadas para maximizar el rendimiento de los cultivos y minimizar el uso de pesticidas y fertilizantes.

Habría sido una ciudad autosuficiente desde el punto de vista energético por el uso de energías renovables como la solar y la eólica.

Las viviendas futuristas estarían basadas en los principios de la domótica, que son las tecnologías aplicadas al control del hogar, contarían con sistemas avanzados de comunicaciones como la fibra óptica y la televisión por cable. También se exploró la creación de sistemas de residuos eficientes.

Las escuelas estarían equipadas con una tecnología de vanguardia, con ordenadores y recursos educativos interactivos para mejorar la experiencia del aprendizaje. Disney abogaría por un enfoque de educación personalizada, en la que los planes de estudios se adaptarían a las necesidades individuales de cada estudiante que al mismo tiempo promoviera los valores de la multiculturalidad y el respeto por las diferencias.

En el área laboral, la ciudad necesitaría de una amplia variedad de ocupaciones, desde algunos roles tradicionales, como amplias oportunidades para profesionales en las áreas de la tecnología, la educación, la innovación y el entretenimiento.

Los sistemas de automatización industrial permitirían reducir el repetitivo trabajo manual de la población. El uso de la tecnología también hubiera permitido horarios flexibles para adaptarse a las necesidades de los residentes y fomentar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

El fin de un sueño

La muerte de Disney dejó un inmenso vacío en la dirección del proyecto, además de que su creador ya no estaba allí para defender su visión. La corporación Disney comprendió que el desarrollo de una comunidad autosuficiente y en constante evolución requería un desafío logístico y financiero monumental.

El tiempo fue pasando y durante la década de 1970, la firma se dedicó a la creación de parques temáticos y a expandir sus operaciones en el mundo del entretenimiento.

Al final, la empresa Disney decidió transformar el proyecto EPCOT para convertirlo en un parque temático. En 1982 fue inaugurado el EPCOT Center, que estaba inspirado en la fascinación de Disney por la innovación y la tecnología pero aplicado al diversión y el entretenimiento y no como una ciudad habitable.

En la actualidad existen proyectos de ciudades innovadoras en términos de tecnología y sostenibilidad, pero ninguna se asemeja lo suficiente a la idea original de Disney.

Masdar City es un proyecto de desarrollo urbano en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, que se ha comprometido a ser una ciudad sostenible y con bajas emisiones de carbono.

Otro ejemplo es Songdo, una ciudad planificada en Corea del Sur que se ha diseñado con un enfoque en la sostenibilidad y la tecnología avanzada. Cuenta con sistemas de transporte eficientes, edificios inteligentes y una infraestructura moderna.

Pero el sueño de una comunidad diversa, multicultural, autosuficiente y sostenible de Walt Disney aún no se ha hecho realidad.

Fuentes: ArchDaily, Tomorrow City, Esquire, Allears

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así serán las cocinas del futuro