U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,841.94
    +73.47 (+1.95%)
     
  • Dow Jones

    31,496.30
    +572.16 (+1.85%)
     
  • Nasdaq

    12,920.15
    +196.68 (+1.55%)
     
  • Russell 2000

    2,192.21
    +45.29 (+2.11%)
     
  • Petróleo

    66.28
    +2.45 (+3.84%)
     
  • Oro

    1,698.20
    -2.50 (-0.15%)
     
  • Plata

    25.30
    -0.17 (-0.65%)
     
  • dólar/euro

    1.1916
    -0.0063 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5540
    +0.0040 (+0.26%)
     
  • dólar/libra

    1.3834
    -0.0060 (-0.43%)
     
  • yen/dólar

    108.3600
    +0.3840 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    49,732.57
    +1,146.36 (+2.36%)
     
  • CMC Crypto 200

    982.93
    +39.75 (+4.21%)
     
  • FTSE 100

    6,630.52
    -20.36 (-0.31%)
     
  • Nikkei 225

    28,864.32
    -65.78 (-0.23%)
     

España, destino ideal de los enfermeros portugueses para emigrar en pandemia

Agencia EFE
·5  min de lectura

Lisboa, 19 ene (EFE).- "Empecé a entender que en Portugal estábamos estancados y no había evolución. Fue mi punto de no retorno". Así recuerda el enfermero luso Pedro Barbosa el momento en que decidió emigrar. Acabó en España, que se ha convertido en el año de la pandemia en el destino preferido de sus compañeros para irse.

Hasta 1.230 peticiones de documentación para emigrar ha registrado en 2020 el Colegio de Enfermeros, lo que supone cerca de la mitad de los profesionales formados en un año en Portugal, indican desde la institución a Efe.

Datos que sorprenden porque el propio país tiene una elevada demanda de enfermeros para atender la emergencia de la covid, y también porque varía la preferencia de los destinos: si tradicionalmente los portugueses priorizan el Reino Unido para buscar una vida mejor, el año pasado ganó España con 148 pedidos.

Le siguen Suiza (133) y el Reino Unido (131), países atractivos por los salarios, pero también por la estabilidad laboral que ofrecen, algo que, denuncian a Efe portavoces del sindicato mayoritario y enfermeros, parece aún imposible de lograr en su país natal, ni siquiera tras demostrarse como esenciales frente al coronavirus.

UNA SANGRÍA DE PROFESIONALES QUE NO CESA

"Las condiciones de trabajo de los enfermeros en Portugal, antes de la pandemia y a pesar de haber habido alguna mejoría, siguen dejando mucho que desear", resume a Efe Guadalupe Simões, dirigente del Sindicato de Enfermeros Portugueses (SEP).

Con salarios que tras pagar impuestos rondan los 1.000 euros en la sanidad pública -entre 800 y 900 si están en instituciones sociales como residencias de ancianos- y sin sentirse valorados, hacer las maletas no es una extravagancia para los enfermeros portugueses, muy valorados en el extranjero.

Se estima que hay emigrados unos 20.000 enfermeros portugueses, resultado de un goteo que no cesa. En la última década, 2019 aparece como el peor año, con 4.506 pedidos de emigración al Colegio de Enfermeros, aunque las cifras superaron las 2.500 solicitudes en los años más duros del rescate (del 2012 al 2015).

Ni el coronavirus ha detenido la sangría. Aunque la pandemia ha provocado un aumento de la demanda de estos profesionales en su país, los contratos ofrecidos para reforzar el servicio son de cuatro meses, renovables por otros cuatro, lo que ha intensificado el sentimiento de precariedad.

"Muchos tenían la expectativa de que (su situación) se resolviese, y al ver que no es así se deja a muchos enfermeros descontentos", comenta Simões.

El SEP estima que hay cerca de "2.000 enfermeros en términos precarios" en Portugal, que tienen ante sí un mercado europeo "leonino" dispuesto a seducirlos.

"SENTÍ LA FRUSTRACIÓN DE MIS COLEGAS"

"Actualmente estoy en Santander. Soy de Penafiel, del distrito de Oporto", se presenta Pedro Barbosa.

Este enfermero, de 27 años, lleva veinte meses en esta ciudad del norte de España, donde asegura sentirse realizado y muy valorado en el Centro Hospitalario Padre Menni. Ya tiene contrato fijo y prácticamente ha duplicado el salario que recibiría en Portugal, de donde tuvo claro muy pronto que quería marcharse.

"Terminé mi curso de enfermería en 2016 y comencé a trabajar inmediatamente en Portugal. Sin embargo, entendí pronto que en Portugal no me ofrecían lo que deseaba y que mis compañeros de profesión deseaban", recuerda.

"Trabajaba con colegas de la edad de mis padres con mucha experiencia, conocimiento y sabiduría que ganaban tanto como yo, y yo era un recién licenciado", subraya.

Sin expectativas de que las cosas mejoraran, sintió "la frustración, el desánimo, la tristeza" de sus colegas, lo que le hizo ver, asegura, que "en Portugal estábamos de hecho estancados y no había evolución, que aquello era lo que me esperaba para toda la vida, y aquél fue mi punto de no retorno".

España ganó a otras destinos por la proximidad. A Barbosa le separan algo más de 600 kilómetros de su familia, una distancia que salva por carretera. La similitud del idioma y la "calidad de vida" hicieron el resto.

"Se habla bastante de emigrar" entre los enfermeros portugueses, confirma. La opción decana ha sido el Reino Unido, otro país donde el coronavirus está causando estragos y donde las condiciones son mucho más ventajosas, cuenta a Efe Carlos Pinto, un enfermero portugués que lleva siete años en Londres.

"La ultima propuesta que yo recibí en Inglaterra -hay compañeros que reciben más- fue 65 libras la hora, cerca de 72 euros", sostiene este profesional, con 14 años de experiencia.

Pinto volvió a Portugal en marzo "para ayudar" a su país y trabajó en la línea de atención sanitaria 24 horas, donde si se quedaba podrían pagarle 8,10 euros a la hora.

"Al final de mes, y evaluando toda la situación decidí regresar a Inglaterra. Nunca pensé en regresar (definitivamente a Portugal) porque las condiciones que fueron ofrecidas nunca fueron buenas", explica.

UNA "CARENCIA EXTREMA"

"No es solo por la pandemia, Portugal ya tiene una carencia extrema de contratación de enfermeros", asegura Luís Barreira, vicepresidente del Colegio de Enfermeros.

Barreira apunta que "diariamente" les contactan desde instituciones para pedir enfermeros y lamenta que no se haya hecho atractivo quedarse en el país, de donde no solo huyen los jóvenes.

"Hablamos también de enfermeros con experiencia, experiencia en cuidados intensivos, ya con años de ejercicio profesional que están también emigrando", subraya.

Portugal los forma y otros países lo reclutan. Mientras, residencias de ancianos lusas y centros de salud primaria se ven con escasez de estos profesionales, no solo porque haya un aumento de trabajo por la covid, sino porque también ellos se contagian y deben ser sustituidos.

Cynthia de Benito

(c) Agencia EFE