Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,983.75
    -7.75 (-0.16%)
     
  • F Dow Jones

    38,593.00
    -49.00 (-0.13%)
     
  • F Nasdaq

    17,556.00
    -51.25 (-0.29%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,008.90
    -1.30 (-0.06%)
     
  • Petróleo

    78.27
    +0.09 (+0.12%)
     
  • Oro

    2,040.90
    +1.10 (+0.05%)
     
  • Plata

    23.20
    +0.06 (+0.28%)
     
  • dólar/euro

    1.0821
    +0.0009 (+0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2750
    -0.0200 (-0.47%)
     
  • Volatilidad

    15.42
    +0.71 (+4.83%)
     
  • dólar/libra

    1.2636
    +0.0010 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    149.8630
    -0.0630 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    52,030.10
    +385.14 (+0.75%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,719.21
    -9.29 (-0.12%)
     
  • Nikkei 225

    38,172.42
    -191.19 (-0.50%)
     

Este año, las rebajas y descuentos durarán semanas para animar a unos consumidores cada vez más apurados

La temporada de compras ha empezado antes de la llegada del Black Friday y se extenderá hasta bien entrado diciembre

Se sigue llamando Black Friday y habrá fuertes rebajas ese día en muchos artículos, pero las ofertas de la temporada de compras empezaron antes de Acción de Gracias. Los comerciantes llevan tiempo estirando las ofertas. Best Buy y Amazon comenzaron con los descuentos el día 17 y Target se unió el 19.

No son los únicos y aunque no haya grandes promociones para televisiones, computadores o colchones todos los días, los descuentos estarán ahí hasta bien entrado diciembre para unos consumidores que llegan con las cuentas justas, algo de fatiga presupuestaria.

Compradores en una tienda de Macy's en Union Square, San Francisco, California (Foto: Ethan Swope/Getty Images)
Compradores en una tienda de Macy's en Union Square, San Francisco, California (Foto: Ethan Swope/Getty Images) (Ethan Swope via Getty Images)

La Federación Nacional de Comerciantes (NFR) es optimista pese al resbalón con los últimos datos de ventas al por menor. Desde esta Federación se espera que el gasto sea record entre noviembre y diciembre y crezca en línea con lo que ocurría antes de la pandemia, entre un 3% y 4% más que el año anterior.

La NFR espera un máximo de $966,600 millones. El responsable de esta Federación, Matthew Shay, explicaba que "las finanzas de los consumidores están en buena forma lo que apoya la capacidad de gasto”.

La consultora PWC es incluso más optimista. Se espera un gasto por encima del 7% con una media de gasto de $1,530 entre regalos, viajes y entretenimiento. Una continuación de la bonanza del verano.

A la espera del 30% menos

En Morgan Stanley no se comparte el mismo optimismo según se revela del último pulso que tomaron a los consumidores. Sus expectativas pasan porque este año el gasto sea similar al del año pasado. Sus datos indican que el 37% planea mantener su presupuesto de fiestas similar al de 2022, el 27% cree que gastará menos y un 10% no gastará nada en regalos.

Quienes esperan gastar más no es porque vayan a comprar más o deliberadamente más caro sino porque cuentan con la inflación.

“Los consumidores que recortarán el gasto lo harán por la caída de sus ingresos (el 46%), porque comprarán bienes más baratos (33%) o comprarán directamente menos (el 32%)”, señalan en la entidad financiera.

Es más, desde este banco se apunta que los comerciantes van a tener que atraer a los compradores con unos precios competitivos. “La mayoría de los compradores en estas fiestas, el 69%, están esperando ofertas antes de empezar sus compras. Los consumidores esperan ver descuentos del 30% antes de empezar a gastar”.

Relacionado:

La gente compra en las tiendas Oculus y Westfield durante las compras del Black Friday en la ciudad de Nueva York, EE.UU., 24 de noviembre de 2023. Foto: REUTERS/Brendan McDermid
La gente compra en las tiendas Oculus y Westfield durante las compras del Black Friday en la ciudad de Nueva York, EE.UU., 24 de noviembre de 2023. Foto: REUTERS/Brendan McDermid (Brendan McDermid / reuters)

“Igual que el año anterior, los consumidores son muy sensibles a la subida de precios. Si los comerciantes elevan los precios solo el 14% (frente al 17% del año pasado) se verá disuadido en sus planes de gastos. hemos visto que el 45% comprará algo menos y el 34% mucho menos”, explican en Morgan Stanley.

El pulso de este banco muestra que los consumidores dan señales de estar agotando recursos y que puede que se piensen dos veces sacar la tarjeta o el billete en los comercios o las ofertas online. Pese a haber mantenido el consumo con fuerza al lo largo del año, conforme se llega a fin de 2023, con las últimas ayudas de la COVID a las familias ya caducadas, la temporada de compras llega con cierta presión económica.

Las encuestas de Morgan Stanley revelan que aunque la inflación se haya rebajado notablemente duele casi igual que cuando estaba alta. La presión al alza en unos precios— ya elevados— sigue siendo la primera de las preocupaciones del 63% de los encuestados. Muy en linea con lo detectado en los últimos dos años, como si no hubiera habido avance.

Es cierto que la cena de Acción de Gracias este año ha sido más barata que la del año pasado pero en 2022 fue la más cara desde que se contabiliza este coste y en general los precios de la comida siguen al alza.

Además, preocupa cada vez más la dificultad en pagar las deudas. Si a principio de año pagar los créditos y facturas inquietaba al 23% de los ciudadanos, en la recta final es algo que afecta al 32% y el ritmo de subida en el último mes ha sido notable.

“El pago de la deuda ha vuelto a ser foco del consumidor por el fin de la moratoria de los préstamos de estudiantes este otoño”, explican los economistas de este Morgan Stanley.

Los hogares están más endeudados

A eso también se une el hecho de que los hogares han vuelto a endeudarse fuertemente según las cifras que maneja la Reserva Federal de Nueva York. Los balances conjuntos de las tarjetas de crédito han escalado hasta los $1.08 billones (trillions en inglés), $154,000 millones más que el año anterior, el mayor incremento anual desde que en 1999 se empezó a hacer seguimiento a estos datos.

Según la agencia de crédito TransUnion el balance medio por consumidor es de $6,088, el más alto en 10 años. Las cifras del Estado revelan que según se iban acabando las ayudas por la COVID la curva de deuda iba aumentando. A esto se le suma que las tasas de interés están por encima del 20% en las tarjetas, lo que complica el esfuerzo en el pago de la deuda.

El pulso de Morgan Stanley apunta a que el mes pasado el 40% de los consumidores han dejado sin pagar una factura o lo han hecho tarde. No es algo que solo ocurra entre las personas de bajos recursos, también el 25% de los que tienen altos ingresos tienen pagos pasados de fecha que atender.

Curiosamente, y según este banco, la prioridad de pago para los consumidores es la factura del teléfono, es donde menos morosidad hay, seguida de la hipoteca, las luz, el gas y el agua e Internet.

“Ha sido un año lleno de desafíos para el consumidor y los hogares de bajos y medios ingresos han sido los que más presión soportan, los que han recortado en gastos discrecionales (no necesarios)”, explican en Morgan Stanley.

Según el último informe de la Universidad de Michigan sobre el sentimiento de los consumidores, aunque este ha mejorado algo a finales de noviembre se percibe como el bajo desempleo, las ofertas de trabajo y sobre todo la rebaja del precio de la gasolina, no terminan de subir el ánimo a quienes tienen que abrir sus carteras.

También te puede interesar | EN VIDEO: ¿Por qué los consumidores buscan los precios más bajos en EE.UU.?