U.S. markets close in 6 hours 8 minutes
  • S&P 500

    3,786.40
    +3.12 (+0.08%)
     
  • Dow Jones

    30,243.21
    -30.66 (-0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,203.53
    +54.89 (+0.49%)
     
  • Russell 2000

    1,765.19
    +2.50 (+0.14%)
     
  • Petróleo

    88.02
    +0.26 (+0.30%)
     
  • Oro

    1,723.80
    +3.00 (+0.17%)
     
  • Plata

    20.67
    +0.13 (+0.64%)
     
  • dólar/euro

    0.9827
    -0.0057 (-0.58%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7750
    +0.0160 (+0.43%)
     
  • dólar/libra

    1.1228
    -0.0094 (-0.83%)
     
  • yen/dólar

    144.8390
    +0.2290 (+0.16%)
     
  • BTC-USD

    20,218.81
    +313.44 (+1.57%)
     
  • CMC Crypto 200

    460.06
    -3.06 (-0.66%)
     
  • FTSE 100

    6,977.46
    -75.16 (-1.07%)
     
  • Nikkei 225

    27,311.30
    +190.77 (+0.70%)
     

FBI incautó documentos clasificados en el allanamiento a la residencia de Trump

·5  min de lectura
Un patrullero de la policía de Palm Beach se posiciona frente a la residencia de Trump en Palm Beach, el día del allanamiento
Un patrullero de la policía de Palm Beach se posiciona frente a la residencia de Trump en Palm Beach, el día del allanamiento - Créditos: @GIORGIO VIERA

WASHINGTON.– Los agentes federales que allanaron la residencia del expresidente de Estados Unidos Donald Trump en Florida esta semana se llevaron una importante cantidad de documentos clasificados, según confirmó la orden judicial difundida este viernes a pedido del gobierno.

Los documentos requisados en el complejo de Mar-a-Lago, en Palm Beach, están en parte relacionados con sospechas de violaciones a la ley de espionaje de Estados Unidos, según la orden judicial, divulgada por el tribunal a cargo del caso luego de una solicitud del Departamento de Justicia, que formuló el pedido sobre la base “del interés público”.

“El interés claro y poderoso del público en comprender lo que ocurrió en estas circunstancias pesa mucho a favor de la revelación”, afirmó la moción.

Los agentes del FBI que registraron la mansión retiraron 11 conjuntos de documentos clasificados, incluyendo algunos marcados como “altamente secretos”, según indicó el Departamento de Justicia.

El helicóptero presidencial Marine One aterriza en Mar-a-Lago, junto a un helicóptero escolta que sobrevuela el lugar, en marzo de 2019
El helicóptero presidencial Marine One aterriza en Mar-a-Lago, junto a un helicóptero escolta que sobrevuela el lugar, en marzo de 2019

El “altamente secreto” es el nivel más alto de clasificación, reservado para la información de seguridad nacional más importante. Suele guardarse en instalaciones gubernamentales especiales porque su divulgación podría causar graves daños a la seguridad nacional.

Numerosas leyes federales prohíben el mal manejo de material clasificado, como la ley de espionaje, así como otro estatuto que impide el retiro y la retención no autorizada de documentos o material clasificado. Trump aumentó las penas por este motivo mientras estaba en el cargo, convirtiéndolo en un delito castigado con hasta cinco años de prisión.

Más temprano, Trump había negado un informe de The Washington Post sobre que el registro del FBI en su casa de Palm Beach fue por posibles materiales clasificados relacionados con armas nucleares, y dijo que era un engaño.

“El tema de las armas nucleares es un engaño, al igual que Rusia, Rusia fue un engaño, los dos juicios políticos fueron un engaño, la investigación de (el abogado Robert) Mueller fue un engaño y mucho más”, escribió en su red social, Truth Social, donde cuestionó que no se permitió que sus abogados estuvieran presentes durante el allanamiento.

El registro supuso una importante escalada en una de las muchas investigaciones federales y estatales que enfrenta Trump por su etapa en la Casa Blanca y sus millonarios negocios privados. Entre ellas está otra del Departamento de Justicia sobre un intento fallido de sus aliados de anular las elecciones presidenciales de 2020, quienes habrían presentado listas de electores falsas.

Raro movimiento

En un raro movimiento público, el secretario de Justicia, Merrick Garland, había anunciado el jueves el pedido al juez Bruce Reinhart para que hiciera pública la orden que autorizó el registro. Esto ocurrió luego de que Trump dijera que el allanamiento era una venganza política.

Garland dijo que él personalmente aprobó la orden de allanamiento y aseguró que la decisión no se tomó a la ligera, ya que lo habitual en las investigaciones es agotar instancias menos intrusivas que un registro de propiedad.

The Wall Street Journal informó que entre las 20 cajas con documentación que se llevaron los agentes del FBI –además del material altamente secreto– había carpetas con fotos, una nota escrita a mano y el indulto dado por Trump a Roger Stone, un aliado suyo.

El secretario de Justicia, Merrick Garland, durante una conferencia  de prensa en Washington
El secretario de Justicia, Merrick Garland, durante una conferencia de prensa en Washington

La muy inusual disposición del Departamento de Justicia de hacer pública la orden de allanamiento fue bien recibida por el expresidente. Trump había dicho que no bloquearía la difusión de la orden, al tiempo que se quejó de haber sido víctima de una operación política “sin precedentes” que atribuyó a “demócratas radicales de izquierda”.

“No solo no me opondré a la divulgación de los documentos relacionados con el allanamiento, sino que voy un paso más allá al alentar la publicación inmediata de esos documentos”, escribió el magnate, quien sin embargo se abstuvo de hacer pública su copia de la orden.

Para obtener una orden de allanamiento, las autoridades federales deben probar ante un juez que existe causa probable para creer que se cometió un delito. Según una fuente familiarizada con el tema, hace algunos meses funcionarios del Departamento de Estado y agentes del FBI visitaron Mar-a-Lago para chequear cómo se almacenaban los documentos.

En ese sentido, Trump se quejó de que se haya allanado su propiedad pese a que él estaba cooperando con las autoridades. “Mis abogados y representantes estaban cooperando plenamente”, escribió en Truth Social, y aseguró que los funcionarios del gobierno “podrían haber tenido lo que quisieran, cuando quisieran, si lo tuviéramos”.

Los dirigentes republicanos salieron unánimemente esta semana en defensa de Trump y algunos miembros del partido acusaron al Departamento de Justicia y al FBI de operar políticamente para atacar al exmandatario.

En un hecho sucedido el jueves que parecía ser una respuesta directa a la acción del FBI en Mar-a-Lago, un hombre armado intentó asaltar una oficina del FBI en Cincinnati, Ohio. El agresor, que fue muerto a tiros por la policía tras un enfrentamiento de una hora, habría publicado en la plataforma de Trump que esperaba que sus acciones sirvieran como un “llamado a las armas”.

La policía identificó al hombre como Ricky Shiffer y dijo que se cree que estuvo en Washington en los días previos al ataque al Capitolio y que podría haber estado allí el día que ocurrió.

Garland denunció el jueves, durante su breve intervención televisada, “ataques infundados” de los republicanos contra su cartera y contra el FBI, mientras que el director de la policía federal, Christopher Wray, habló de hechos de “violencia y amenazas contra las fuerzas del orden”.

Agencias AP, ANSA y Reuters