Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,303.27
    +6.17 (+0.12%)
     
  • Dow Jones

    40,003.59
    +134.21 (+0.34%)
     
  • Nasdaq

    16,685.97
    -12.35 (-0.07%)
     
  • Russell 2000

    2,095.72
    -0.53 (-0.03%)
     
  • Petróleo

    80.00
    +0.77 (+0.97%)
     
  • Oro

    2,419.80
    +34.30 (+1.44%)
     
  • Plata

    31.77
    +1.90 (+6.36%)
     
  • dólar/euro

    1.0872
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4200
    +0.0430 (+0.98%)
     
  • dólar/libra

    1.2706
    +0.0035 (+0.28%)
     
  • yen/dólar

    155.6190
    +0.3120 (+0.20%)
     
  • Bitcoin USD

    67,014.81
    +163.88 (+0.25%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,369.61
    -4.23 (-0.31%)
     
  • FTSE 100

    8,420.26
    -18.39 (-0.22%)
     
  • Nikkei 225

    38,787.38
    -132.88 (-0.34%)
     

La histórica casa de madera que será derribada en la ciudad con el metro cuadrado más caro de Brasil

Vista aérea de la Avenida Atlântica
La modesta casa ha visto cómo sus alrededores eran tomados por edificios y ahora está "apretujada" entre ellos.

Frente al mar, pintada de blanco con detalles rojos, se encuentra la última "casita de la Avenida Atlântica". A diferencia de los rascacielos y las casas de lujo con altos muros de Balneario Camboriú, sus bajas puertas blancas están ahuecadas, lo que permite a los curiosos verlas más de cerca.

Con los años, la propiedad ha adquirido incluso el estatus de atracción turística.

Sin embargo, queda poco tiempo para la última casa de madera de la avenida más noble de la ciudad: la residencia número 4100 será demolida para dar paso a un edificio de 12 plantas.

La casita blanca, con sus marcos y ventanas rojos, tiene 139 m² y ocupa la mayor parte de la parcela de 286 m².

PUBLICIDAD

Ejemplo de la Arquitectura Popular, estilo muy extendido en Santa Catarina entre finales del siglo XIX y mediados del XX, este tipo de construcción presenta soluciones sencillas con materiales limitados, según la arquitecta y profesora de la Universidad del Valle de Itajaí (Univali) Alessandra Devitte.

Una pérdida histórica y cultural

La arquitectura de madera ha seguido en general la evolución socioeconómica y cultural de la región meridional, afirma. Esta arquitectura incorporó influencias estéticas de diversas culturas, sobre todo de la inmigración alemana, italiana y polaca, que aportó nuevas técnicas y estilos de construcción.

La madera ocupó un lugar destacado, sobre todo entre los inmigrantes alemanes (de origen forestal), debido a la abundancia de este material en la región en aquella época.

También te puede interesar:

Una casa blanca con ventanas rojas y techo rojo que será demolidad
La última 'casita de la Avenida Atlântica' será demolida para construir un edificio de 12 plantas

La demolición de la casa, en opinión de Devitte, representa no sólo una pérdida material, sino histórica y cultural.

"La conservación de la arquitectura popular desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la identidad cultural e histórica de una comunidad. Refleja las tradiciones, los oficios tradicionales, los valores y las formas de vida del pueblo", afirma el arquitecto.

La solicitud de demolición de la casita y el protocolo del proyecto se presentaron en diciembre de 2022 para su análisis por el Departamento de Planificación. En enero de 2023, se concedió la licencia de demolición.

La propiedad, en la Barra Sur de Balneario Camboriú, fue construida incluso antes de que la llamada "Dubai brasileña" (en referencia a la abundancia de edificios altos) se convirtiera en ciudad. La casa fue construida en 1956 y comprada en 1973 por Lio Cesar de Macedo, fallecido en 2016.

Con el paso de los años, la modesta casa ha visto cómo sus alrededores eran tomados por edificios y ahora está "apretujada" entre ellos.

Aunque la casita es vista por muchos como un símbolo de resistencia en la región, los herederos de Macedo –que utilizaron la propiedad como casa de vacaciones hasta el año pasado– pueden haber negociado la residencia frente al mar por un precio acorde con un título que ostenta actualmente la ciudad: el metro cuadrado más caro de Brasil, según el índice Fipe-Zap.

Un corredor local consultado por BBC News Brasil calculó que la propiedad podría valer entre 3 y 3,6 millones de US$ (15 y 18 millones de reales), considerando los precios inmobiliarios de la zona.

En 2019, uno de los hijos, João Ferreira de Macedo Neto, dijo a un periódico local que no tenía interés en vender la propiedad. La familia fue contactada, pero no respondió a la solicitud de entrevista de BBC News Brasil.

El metro cuadrado más caro de Brasil

En 1956, cuando se construyó la casita de la playa, ni siquiera había un edificio en Balneario Camboriú, que entonces se llamaba playa de Camboriú. No fue hasta seis años más tarde cuando apareció el edificio Punta del Este en la playa Central.

Balneario Camboriú en 1970
Balneario Camboriú en 1970

La propiedad ha visto transformarse el paisaje urbano, sobre todo en las dos últimas décadas.

Para el agente inmobiliario Diego Wantowsky, era sólo cuestión de tiempo que la casa sea demolida.

En su opinión, la única razón por la que no se ha vendido antes es porque la inversión para construir una urbanización en primera línea de playa es elevada.

"Aún no hay ninguna previsión de cuándo se construirá el edificio. Sólo se ha compartido que se ha vendido, los propietarios son muy reservados con esta información", afirma.

El precio negociado por la casa no sorprende a quienes conocen la región, por tratarse de un destino turístico de celebridades como el futbolista Neymar. Después de todo, Balneario Camboriú es ahora la ciudad brasileña con los metros cuadrados más caros del país.

Balneario Camboriú
Balneario es la ciudad brasileña con el metro cuadrado más caro del país

Mientras que los precios del metro cuadrado de los inmuebles en São Paulo y Río de Janeiro se sitúan en US$ 2.125 y 2.040, respectivamente, Balneario lidera la clasificación con un precio medio de US$ 2.485. Los datos proceden del Índice FipeZap, publicado en un boletín de la Fundación Instituto de Investigaciones Económicas (Fipe) a principios de este año.

La alta demanda de propiedades en la ciudad se debe a su seguridad y ubicación privilegiada. Además de las playas, Balneário es fácilmente accesible por carretera y aeropuerto.

La ampliación de playa Central también fue un factor crucial en el aumento del valor, dice Wantowsky. "La ampliación de la playa era tan importante como la próxima revitalización del paseo marítimo. Aumentará el valor de los pisos de la zona entre 20% y 30% más, como mínimo".

El boom inmobiliario se repite en otras localidades costeras de Santa Catarina, como Piçarras, Playa Brava e Itapema –esta última es la segunda con el metro cuadrado más caro del país: US$ 2.117.

Además de dirigirse al público brasileño de renta alta, las constructoras también se centran en atraer a extranjeros. A finales de julio, FG Empreendimentos lanzó un anuncio protagonizado por el futbolista portugués Cristiano Ronaldo.

El anuncio era para la promoción One Tower, el edificio residencial más alto de América Latina, con 84 pisos. Con 20 zonas de ocio, cada piso se vendía por unos 15 millones de reales (unos US$3 millones).

"La gente incluso dice que Balneario ya está un poco 'dolarizado'. Yo mismo vendí un piso hace poco a una mujer de Bélgica", asegura Wantowsky.

Muchas cosas erradas

Con el crecimiento exponencial de la ciudad, cuestiones como el sombreado de las playas, la falta de infraestructuras de agua y alcantarillado y el tráfico vienen preocupando a la población y a los expertos en la materia.

Tras el ensanchamiento, los diez puntos de playa Central no eran aptos para el baño, según un análisis realizado por el Instituto de Medio Ambiente (IMA) a finales de 2022.

Además, las playas y plazas centrales quedan sin sol a media tarde debido a la altura de los edificios.

Daniela Occhialini, presidenta de la Asociación Comunitaria de Residentes de Praia Brava (AC BRAVA) y una de las organizadoras del movimiento Salve Brava, lucha para que playa Brava no siga el mismo camino que el "Dubai brasileño", aunque el lugar ya sea muy diferente del original.

"Empezamos a mirar a nuestro alrededor y vemos que hay muchas cosas mal. Hay una alineación gigantesca entre la gestión pública y el sector privado, que en este caso es la industria de la construcción", afirma.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Balneario Camboriú afirma que el municipio no cree que la verticalización sea un problema y que, en relación con el sombreado de la ciudad, las obras de ampliación de la franja de arena (de 25 m a 75 m) proporcionaron más luz solar durante el día a los bañistas.

En cuanto a las críticas sobre la primacía del dinero y el alineamiento con las constructoras, respondió que las concesiones onerosas de las constructoras permiten realizar proyectos y obras importantes para la ciudad.

Agregó que gran parte de los ingresos del ayuntamiento provienen de impuestos como el IPTU y el ITBI, que genera el negocio inmobiliario. Y destacó que todos los procesos necesarios para la construcción de edificios se siguen de forma transparente y rigurosa.

La organizadora de Salve Brava afirma que otros municipios de la región -como Barra Vieja, Penha y São Francisco do Sul- ya han solicitado ayuda para evitar que el crecimiento desordenado llegue a sus playas.

Lilian Simões, jubilada de 78 años, vive en Penha (a 37 kilómetros de Balneario Camboriú) desde 1996 y tiene una relación especial con el mar: de niña contrajo la tos ferina y el médico recomendó a la familia pasar algún tiempo en la costa. Desde entonces, siente apego por la playa.

La habitante de Penha está de acuerdo en que es necesario estructurar la ciudad para que pueda acoger al sector inmobiliario. Sin embargo, dice que no le importaría vender su casa y mudarse a un piso para tener más comodidad.

"Estoy pensando en mudarme a Itajaí, porque allí hay más estructura, como hospitales, mercados y servicios en general".

Edificios en la playa
Los "pisos fantasma", ocupados sólo una pequeña parte del año o nada, reflejan la exclusión de los residentes tradicionales

Aprendizaje para la costa

Ya no es posible revertir el modelo de urbanización de Balneario, afirma Rosemeri Carvalho Marenzi, ingeniera forestal y profesora del Programa de Postgrado en Ciencias y Tecnología Ambientales de la Universidad del Valle de Itajaí (Univali).

"Es una lección que pueden aprender otras ciudades. En el sentido de que pueden tener un modelo diferente, sobre todo en términos de escala y distribución de los edificios".

En el caso de Balneario Camboriú, dice Marenzi, la concentración urbana se produjo porque el territorio es pequeño, pero esto no significa que la gente necesite más viviendas, ya que la mayoría de estos edificios son vacacionales, de inversión o de alquiler.

Para ella, los llamados "pisos fantasma" (los que sólo están ocupados una pequeña parte del año o nada) provocan la exclusión de los residentes locales.

"Son los residentes quienes a menudo acaban teniendo que vender sus propiedades debido a la especulación inmobiliaria. Si no venden su propiedad, acabarán en medio de un grupo de edificios, aislados y sin sol".

En opinión de la experta, la planificación urbanística no debe centrarse sólo en la economía, sino también en el turismo, el medio ambiente y los intereses de los residentes.

También te puede interesar | EN VIDEO: Aquí se esconden los millonarios de Manhattan de la vorágine de la ciudad