Anuncios
U.S. markets close in 2 hours 56 minutes
  • S&P 500

    5,308.88
    +0.75 (+0.01%)
     
  • Dow Jones

    39,822.12
    +15.35 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    16,784.63
    -10.24 (-0.06%)
     
  • Russell 2000

    2,097.07
    -5.43 (-0.26%)
     
  • Petróleo

    78.90
    -0.90 (-1.13%)
     
  • Oro

    2,426.60
    -11.90 (-0.49%)
     
  • Plata

    32.08
    -0.34 (-1.05%)
     
  • dólar/euro

    1.0857
    -0.0005 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4040
    -0.0330 (-0.74%)
     
  • dólar/libra

    1.2708
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • yen/dólar

    156.1320
    -0.0640 (-0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    69,684.15
    +1,524.35 (+2.24%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,518.94
    +30.39 (+2.04%)
     
  • FTSE 100

    8,416.45
    -7.75 (-0.09%)
     
  • Nikkei 225

    38,946.93
    -122.75 (-0.31%)
     

La inflación persistente en EE.UU. aumentó más de lo previsto en marzo

(CNN) -- La escalada de los precios de la gasolina y el encarecimiento de las hipotecas y los alquileres dispararon la inflación más de lo esperado en marzo, lo que se suma a la prolongada y dolorosa batalla de los estadounidenses contra los altos costos. Esto podría obligar a la Reserva Federal a mantener sus tasas más altas durante más tiempo.


Los precios al consumo en EE.UU. volvieron a subir el mes pasado, alcanzando un incremento del 3,5% en los 12 meses finalizados en marzo, según los últimos datos del Índice de Precios al Consumo publicados el miércoles por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés).

Esta tasa es considerablemente superior a la de febrero (3,2%) y supone la mayor subida anual de los últimos seis meses. El informe del viernes pone aún más de relieve que el camino hacia una menor inflación sigue siendo extremadamente accidentado, y continuará siendo un lastre para las finanzas de los estadounidenses, ganadas con tanto esfuerzo, y que cualquier relajación de la política monetaria podría no producirse pronto.

El presidente Joe Biden reconoció el miércoles que queda "más por hacer" para reducir la inflación.

PUBLICIDAD

"El informe de hoy muestra que la inflación ha caído más de un 60% desde su máximo, pero tenemos más por hacer para reducir los costos para las familias trabajadoras. Los precios de la vivienda y los comestibles siguen siendo demasiado elevados, aunque los precios de artículos clave para el hogar como la leche y los huevos son más bajos que hace un año", dijo Biden en un comunicado.

La inflación ha sido una pesadilla para la presidencia de Biden, y los votantes le han dado sistemáticamente malas notas por su gestión de la economía.

Lo que esto significa para la Reserva Federal

Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate, escribió en un comentario publicado el miércoles: "Pueden despedirse de un recorte de las tasas de interés en junio". Tras la publicación del informe, la probabilidad de un recorte de las tasas de interés en junio se redujo al 21%, frente al 53% del martes y el 73% del mes pasado, según la herramienta FedWatch de CME.

Las bolsas estadounidenses se desplomaron el miércoles tras la publicación de unos datos de inflación superiores a los previstos, con una caída del Dow de más de 500 puntos. El S&P 500 perdió un 1% y el Nasdaq Composite cayó un 1%.

En términos de variación mensual, los precios se mantuvieron sin cambios con respecto a la subida del 0,4% de febrero.

Los costos del gas y la vivienda contribuyeron con más de la mitad de ese aumento mensual, pero los aumentos de precios fueron generalizados, según el BLS. Aparte de la caída de los precios en solo un par de categorías (vehículos nuevos y usados y diésel) o el mantenimiento de los mismos (alimentos en supermercados), los precios subieron en casi todas las categorías principales el mes pasado.

Los economistas esperaban un aumento mensual del 0,3% y una tasa anual del 3,4%, según las estimaciones de consenso de FactSet.

Aumenta el precio de la gasolina en Estados Unidos, ¿por qué? Un "núcleo" obstinado

La Reserva Federal ha estado deseando ver avances significativos en la inflación antes de empezar a recortar las tasas.

El ritmo de subidas de precios se ralentizó notablemente en 2023, pero ese avance no sólo se topó con un obstáculo al comenzar este año, sino que se invirtió.

Dado que el índice general puede estar muy influido por categorías muy volátiles como los alimentos y la energía, los bancos centrales suelen fijarse en el índice "subyacente", que excluye esas categorías.

Sin embargo, el IPC subyacente no se desaceleró como se esperaba.

Excluyendo los precios de la gasolina y los alimentos, categorías que tienden a ser más volátiles, la inflación subyacente aumentó un 0,4% respecto al mes anterior, situando la tasa anual en el 3,8%, igual que la lectura de febrero. Según FactSet, los economistas preveían un aumento mensual del 0,3% y un descenso de la tasa anual hasta el 3,7%.

"Se esperaba que la cifra principal subiera debido a los precios de la energía, pero el hecho de que la cifra subyacente fuera más alta de lo esperado es un verdadero revés", dijo a CNN Tyler Schipper, profesor adjunto de Economía y Análisis de Datos de la Universidad de Saint Thomas en Minnesota. "Esa es la cifra en la que hay que fijarse en cuanto a las tendencias de la inflación subyacente, y son muy persistentes y muy obstinadas".

Sobre una base anualizada de tres meses, la inflación subyacente se sitúa en el 4,5%, dijo a CNN Sarah House, directora gerente y economista senior de Wells Fargo.

Los seguros de automóvil suben y otros servicios también

El componente de vivienda de la inflación ha resultado frustrante para los economistas y otros observadores porque, aunque la evaluación del gobierno de los costos de vivienda, que tienen un desfase temporal, sigue siendo alta, las fuentes privadas de datos más recientes han mostrado un abaratamiento de los alquileres en el último año.

En términos anuales, el índice de vivienda del IPC de marzo no se movió del 5,7% del mes anterior.

"La vivienda fue un poco más firme, y creo que eso sigue planteando dudas sobre la rapidez y la medida en que la inflación de la vivienda puede enfriarse", dijo House.

No es sólo la vivienda lo que mantiene estancada la inflación de los servicios. Según el informe, el índice de servicios, excluida la vivienda, siguió superando a la inflación general, aumentando un 0,5% en el mes y un 5,3% en el año.

Los servicios de atención médica, cuyos precios bajaron ligeramente en febrero, subieron un 0,6% el mes pasado.

Los seguros de automóvil se dispararon un 2,6%, lo que eleva el aumento anual de precios a un desagradable 22,2%.
"Seguimos registrando una inflación de los servicios muy obstinada", dijo. "Este es el elemento en el que realmente se ha centrado la Reserva Federal. Sienten que tienen un mejor control de los precios de los bienes y de lo que va a ocurrir en el futuro, pero seguimos sin ver la mejora que necesitan en el sector servicios si queremos que la inflación siga bajando significativamente este año".

Desde que se resolvieron los atascos de la cadena de suministro de la época de la pandemia, el sector de bienes ha contribuido a que la inflación general se mueva a la baja porque los precios no sólo se han ralentizado allí sino que, en algunos casos, han caído directamente.

Sin embargo, las presiones sobre la cadena de suministro están volviendo a surgir debido a acontecimientos como la actual agitación en el mar Rojo, la sequía del canal de Panamá y el derrumbe del puente Key que bloqueó el puerto de Baltimore.

"Se está perdiendo ese impulso desinflacionista de los bienes mientras se sigue esperando a ver más progresos en la reducción de la inflación de los servicios", dijo House.

Algunas luces de esperanza, pero un largo camino por recorrer

Los economistas esperaban desde hace tiempo que el descenso de los alquileres de mercado ayudara a reducir la inflación de la vivienda y la inflación general (la medición de los precios de la vivienda en el IPC viene con un retraso en la forma en que el BLS captura los datos y el efecto natural de retraso de la firma de contratos de arrendamiento anuales). Pero aún hay esperanzas en el sector servicios, según Schipper.

"Los salarios son uno de los principales insumos de los servicios, y se han mantenido relativamente estables y están bajando a buen ritmo en el mercado laboral", afirmó. "Esperemos que esto empiece a calmar la presión sobre los servicios a largo plazo".

Además, los precios de los comestibles (categorizados como "alimentos en el hogar" en el informe del IPC) se mantuvieron estables por segundo mes consecutivo y los precios de los restaurantes se desaceleraron un 4,2% anual, la tasa más baja desde junio de 2021.

Pero aunque los precios de los alimentos no se están disparando como antes, los estadounidenses siguen sintiendo la presión del aumento de los precios de los negocios relacionados con los servicios, así como en los surtidores de gasolina.

Va a ser un "proceso lento, lento" para que la inflación vuelva a un lugar donde los consumidores no tengan que pensar en ella en su vida cotidiana, dijo House.

"Los precios no van a volver a donde estaban, así que lo mejor que podemos esperar es una moderación en el ritmo al que suben los precios", dijo. "Se ve cierta estabilización en algunas áreas clave como la tienda de comestibles; pero en general, todavía se va a ver a los consumidores molestos por el actual entorno de precios durante algún tiempo".