U.S. Markets close in 4 hrs 45 mins

La isla en la que todo el mundo tiene su propio test de coronavirus

Ivette Leyva
·3  min de lectura
Foto aérea de Fisher Island (Getty)
Foto aérea de Fisher Island (Getty)

En Estados Unidos (y en todo el mundo) millones de personas enfrentan todo tipo de obstáculos para hacerse la prueba del coronavirus CCOVID-19, pero en Fisher Island, una isla privada en Miami a la que solo se puede acceder por vía marítima, ese es el menor de los problemas.

El exclusivo enclave -considerado el código postal más rico del país, con un ingreso promedio de 2,5 millones de dólares por habitantes- adquirió miles de kits de análisis de sangre rápidos del Sistema de Salud de la Universidad de Miami (UM Health) para todos sus residentes y trabajadores. Se desconoce cuántos kits se compraron y cuánto pagaron por ellos.

En contraste, solo alrededor del 1% de la población de Florida ha sido examinada para detectar el virus mortal. Quienes desean una prueba tienen que cumplir con ciertos criterios, hacer una cita, y luego una fila en un auto en el lugar donde la consigue.

Sissy DeMaria, una portavoz de Fisher Island, dijo al diario The Miami Herald que la mitad de los residentes de la isla tienen más de 65 años, lo cual los hace vulnerables a la pandemia.

Foto tomada desde un dron de Fisher Island (Getty)
Foto tomada desde un dron de Fisher Island (Getty)

"Fisher Island preguntó a UM Health Clinic si las pruebas de anticuerpos podrían estar disponibles y facilitarlas para todos los empleados y residentes a través de la Clínica UHealth en el lugar", dijo, y agregó que los residentes cubrieron los costos.

UM Health tiene una clínica en Fisher Island cuyos médicos han ayudado a administrar las pruebas del COVID-19. Se espera que esta semana se completen las pruebas y el seguimiento de contactos para aquellos que den positivo.

Las pruebas aplicadas son rápidas con muestras de sangre, más propensas a arrojar falsos negativos, pero sin dudas son al menos un indicador de la propagación de la COVID-19. De acuerdo con el diario, los tests se aplicaron a varios agentes de policía de Miami-Dade que trabajan allí, y los resultados estuvieron listos en 15 minutos.

De momento, según los datos estatales, hay entre cinco y nueve casos confirmados del virus en el código postal de Fisher Island, 33109.

El alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, negó que las pruebas aplicadas en Fisher Island hayan sido parte de un programa administrado por UM y el condado, que involucra pruebas al azar a 750 personas por semana.

Al margen de los tests, en la pequeña isla donde residen 800 familias se han tomado medidas de distanciamiento social. DeMaria dijo que se han cerrado las instalaciones de golf, tenis y marina y el acceso ya de por sí limitado se ha restringido al "personal y visitantes esenciales".

Artículos relacionados: