U.S. Markets open in 8 hrs 25 mins

La ciudad donde los vendedores ambulantes ganan más que un asalariado medio

En Cali, el 49% de la población adulta en edad de trabajar recibe sus ingresos de una actividad informal, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE- de Colombia (2016). (Foto LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

“¿Cómo se puede sentir un universitario recién egresado que sale a buscar empleo, cuando le cuentan que el salario promedio para un profesional en su ciudad es de 1.100.000 pesos colombianos (343 dólares al cambio actual), mientras que un vendedor ambulante, sin ninguna formación universitaria, se hace en promedio 1.400.000 pesos (437 dólares) en la calle?”.

La pregunta se la hace Lina Martínez, en Cali, Colombia, la tercera ciudad más poblada del país (dos millones y medio de habitantes). Allí, ella dirige el Observatorio de Políticas Públicas -Polis- de la Universidad Icesi, institución académica que ha desarrollado durante los últimos cuatro años estudios sobre economía informal.

En el más reciente, publicado el 21 de noviembre, la conclusión fue que las personas que se dedican a las ventas callejeras en esta ciudad ganan en promedio poco más del 27% que los asalariados, sin haber dedicado cuatro o cinco años de sus vidas -o más si tienen algún posgrado- en las aulas de una institución de educación superior.

El trabajo informal en esta ciudad ha crecido, empujado por el incremento en la tasa de desempleo local, que en 2017 fue del 11.9%, esto es que 150.000 personas en edad productiva se encontraban vacantes.

El ingreso promedio de los vendedores ambulantes en el Centro de la ciudad, la galería Santa Helena (uno de los puntos donde más confluyen vendedores ambulantes en Cali) y el MIO (sistema de transporte público colectivo de buses) es superior al ingreso del caleño promedio (1.100.000 pesos). Incluso, transportadores informales como los ‘piratas’ (Uber, Cabify y particulares que ofrecen ese servicio sin estar afiliados a empresas transpotadoras autorizadas) ganan un 22% más que el ciudadano promedio. Esto implica para los trabajadores informales que el costo de formalizarse sea mayor, razón por la cual prefieran continuar en la dinámica de la economía informal”, concluye el estudio de la Universidad.

Lina Martínez señala, en diálogo con Yahoo Finanzas, que si bien es positivo que los vendedores ambulantes reciban tal cantidad de ingresos mensuales en promedio, hay riesgos detrás de esto: muchos de ellos no pagan sus prestaciones sociales, lo cual acrecienta su vulnerabilidad pues no tienen cobertura de salud ni cotizan al régimen de pensiones.

El estudio entregó las siguientes características de los vendedores ambulantes de Cali:

“Hay una realidad durísima en Cali: hay un 40% de desempleo en la población joven. Lo otro es que hay quienes piensan que la economía informal no es rentable, y sí lo es, no se puede ver de manera residual”, comenta Lina.

Un factor adicional es que la masiva entrada de venezolanos a Colombia ha empujado las cifras de trabajo informal, y particularmente en Cali, hasta octubre pasado se calculaba que eran más de 13.000 las personas provenientes de ese país las que se habían instalado en la ciudad, que a algunos de ellos les sirve como lugar de permanencia temporal en su camino hacia Ecuador o Perú.

Artículo relacionado que te puede interesar:

El salario mínimo en dólares en América Latina

Salarios mínimos en Latinoamérica: en qué país permite un mayor poder adquisitivo

La riqueza en América Latina: la verdad sobre los países más ricos y más pobres