U.S. markets close in 5 hours 29 minutes
  • S&P 500

    4,069.96
    -6.64 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    33,894.03
    -192.01 (-0.56%)
     
  • Nasdaq

    11,578.00
    -6.56 (-0.06%)
     
  • Russell 2000

    1,933.46
    +1.51 (+0.08%)
     
  • Petróleo

    78.81
    -0.06 (-0.08%)
     
  • Oro

    1,941.90
    -3.40 (-0.17%)
     
  • Plata

    23.64
    -0.20 (-0.82%)
     
  • dólar/euro

    1.0905
    +0.0039 (+0.36%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5030
    -0.0260 (-0.74%)
     
  • dólar/libra

    1.2330
    +0.0013 (+0.10%)
     
  • yen/dólar

    129.2730
    -0.7950 (-0.61%)
     
  • BTC-USD

    23,046.06
    -87.82 (-0.38%)
     
  • CMC Crypto 200

    521.90
    +279.22 (+115.06%)
     
  • FTSE 100

    7,766.02
    -5.68 (-0.07%)
     
  • Nikkei 225

    27,346.88
    +19.77 (+0.07%)
     

Model A de Alef Aeronautics, el auto volador que costará 300.000 dólares

Los autos voladores ya no son una promesa de las películas de ciencia ficción y se han convertido en una realidad. La empresa Alef Aeronautics, con sede en Santa Clara (California), acaba de anunciar el desarrollo de un vehículo eléctrico que podrá despegar verticalmente y recorrer unos 175 kilómetros de distancia con una sola carga. La compañía asegura que planea comenzar a entregar los vehículos a los clientes a finales de 2025.

El nombre comercial de este proyecto es Model A de Alef y costará 300.000 dólares. La preventa ya está abierta. Los clientes interesados sólo tienen que pagar un depósito de 150 dólares para entrar en la lista de espera, o 1.500 dólares para una plaza "prioritaria" en la lista. Alef dice que la compañía ha estado probando y volando su prototipo desde 2019, y la versión final que planea entregar a los clientes podría alcanzar un rango de conducción de 320 kilómetros.

Alef A Model. Foto: cortesía de Alef Aeronautics.
Alef A Model. Foto: cortesía de Alef Aeronautics.

El Model A de Alef no es ni un dron ni un helicóptero en miniatura. Es un auto. El CEO de Alef, Jim Dukhovny, asegura a CNBC que el automóvil está destinado principalmente a permanecer en las carreteras, idealmente solo viajando por el aire durante distancias cortas y alcanzando una altura pequeña para evitar obstáculos específicos. Se refiere a esos momentos como escenarios de "salto", "en los que el cliente utiliza el vehículo principalmente como coche, y sólo 'salta' sobre los obstáculos cuando es necesario", explica al medio estadounidense.

En un comunicado de octubre, Dukhovny se refirió a "las condiciones de la carretera, el tiempo y la infraestructura" como posibles razones para emprender brevemente el vuelo. Es decir, si hay mucho tráfico o un obstáculo, el Model A puede emprender el vuelo.

El diseño del coche incluye una carrocería de fibra de carbono con una parte superior abierta en forma de malla que alberga cuatro hélices a cada lado. Una vez que el coche despega verticalmente, todo el vehículo gira sobre sí mismo, y la cabina de dos asientos también gira, permitiendo que las hélices lo dirijan como un dron volador de gran tamaño.

En cuanto a la conducción del vehículo, Alef afirma que está diseñado para cumplir las leyes y normativas de automoción, por lo que es "legal en carretera", según la empresa.

Alef cuenta incluso con el respaldo de Tim Draper, un destacado inversor de capital riesgo que fue uno de los primeros en Tesla y SpaceX. Su homónimo, Draper Associates Fund V, invirtió 3 millones de dólares de capital inicial en Alef en octubre.

Alef A Model. Foto: cortesía de Alef Aeronautics.
Alef A Model. Foto: cortesía de Alef Aeronautics.

Todo suena muy bonito, pero muy pocas empresas están preparadas para lograr el milagro de Tesla. La producción en serie es un reto para cualquier nueva empresa automovilística, y a menudo es difícil obtener las autorizaciones reglamentarias para circular legalmente por la vía pública, y mucho menos para sobrevolarla, afirma Ramsey.

Para que el Model A pueda llegar al gran público, es necesario que cuente con la aprobación de la exigente FAA, la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos, agencia que supervisa todos los asuntos relacionados con la aviación y cualquier objeto que levante el vuelo.

Ramsey señala que la Administración Federal de Aviación ha proporcionado orientaciones actualizadas sobre los requisitos necesarios para que los vehículos terrestres puedan despegar y volar legalmente en el espacio aéreo público. La FAA incluso dio luz verde en julio a otro concepto de coche volador, el Switchblade de Samson Sky, para realizar pruebas de vuelo.

Alef espera acelerar su proceso normativo buscando primero la certificación aérea fuera de EE.UU., concretamente en Asia y Europa: "[Eso] no sólo nos ayudará a crear un historial de seguridad, sino que también nos permitirá reunir datos suficientes para ayudarnos con el proceso de certificación de la FAA en EE.UU", asegura la marca en un comunicado de prensa.

Más noticias que te pueden interesar:

VIDEO | El auto volador futurista ahora está oficialmente certificado para volar