U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,005.00
    -27.50 (-0.68%)
     
  • F Dow Jones

    34,181.00
    -175.00 (-0.51%)
     
  • F Nasdaq

    11,683.25
    -99.50 (-0.84%)
     
  • RTY=F

    1,856.10
    -14.10 (-0.75%)
     
  • Petróleo

    74.08
    -2.20 (-2.88%)
     
  • Oro

    1,748.90
    -5.10 (-0.29%)
     
  • Plata

    21.17
    -0.26 (-1.21%)
     
  • dólar/euro

    1.0358
    -0.0046 (-0.45%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6910
    -0.0150 (-0.40%)
     
  • Volatilidad

    20.50
    +0.08 (+0.39%)
     
  • dólar/libra

    1.2042
    -0.0049 (-0.40%)
     
  • yen/dólar

    138.4550
    -0.6450 (-0.46%)
     
  • BTC-USD

    16,177.03
    -332.39 (-2.01%)
     
  • CMC Crypto 200

    379.08
    -3.58 (-0.93%)
     
  • FTSE 100

    7,486.67
    +20.07 (+0.27%)
     
  • Nikkei 225

    28,066.07
    -216.96 (-0.77%)
     

Y así es como los monstruos de la oficina están tratando de regresarnos a 2019

Gente caminando afuera del edificio de Goldman Sachs en Manhattan, el 25 de mayo de 2022. (An Rong Xu/The New York Times).
Gente caminando afuera del edificio de Goldman Sachs en Manhattan, el 25 de mayo de 2022. (An Rong Xu/The New York Times).

Desde que existe el trabajo, los empresarios han intentado medir el compromiso que sus empleados tienen con su trabajo. ¿Estás en el camino más veloz? ¿El camino de las mamás? ¿El camino del liderazgo?

Ahora, si algunos líderes corporativos se salen con la suya, habrá una nueva prueba para la devoción en el lugar de trabajo, y cualquiera que opte por el trabajo a distancia obtendrá una calificación reprobatoria. Pero, ¿podrán los directores ejecutivos volver a la senda del 2019?

La semana pasada, Elon Musk envió un ultimátum a los empleados de Tesla exigiéndoles que volvieran a la oficina durante al menos 40 horas a la semana... o perderían sus empleos. Musk, conocido por haber acampado durante semanas en las fábricas de Tesla, cree que el trabajo a distancia es una afrenta a la productividad y al compromiso personal. El mes pasado, elogió a los trabajadores chinos por “seguir trabajando incluso a las 3 de la mañana”, comparándolos con los trabajadores estadounidenses que, dijo, “tratan de evitar ir a trabajar en absoluto”.

El director ejecutivo de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, señaló el mes pasado que trabajar desde casa no es para la gente que quiere “otra fuente de ingresos”. El banco ha sido criticado por hacer un seguimiento de los pases de identificación de los empleados para controlar la frecuencia con la que acudían a la oficina, junto con un control similar por parte de rivales como Goldman Sachs.

Dimon cree que la configuración de trabajo de JPMorgan “será igual que antes” para cuando llegue septiembre u octubre. Sin embargo, también admitió en una carta a los accionistas que el trabajo a distancia “será más permanente en las empresas estadounidenses”.

Tendencia

“Aunque la pandemia cambió la forma en que trabajamos de muchas maneras, en su mayor parte solo aceleró las tendencias en curso”, escribió Dimon. Como informó la periodista del New York Times, Lananh Nguyen, Dimon no parecía particularmente feliz al respecto, señalando las “serias debilidades” del trabajo virtual, incluida la toma de decisiones lenta y la falta de “aprendizaje espontáneo y creatividad”.

La resistencia al trabajo remoto tiene muchas facetas, incluyendo el resultado final: muchas organizaciones han realizado inversiones costosas en bienes raíces de oficinas, lo que ha llevado a la creación de vastos sistemas económicos que, en última instancia, dependen de tener trabajadores en sus escritorios.

“Estoy tratando de llenar edificios de oficinas, y les digo a JPMorgan, Goldman Sachs, les digo a todos: ‘Escuchen, necesito que sus empleados regresen a la oficina para que podamos construir el ecosistema’”, el alcalde de la Ciudad de Nueva York, Eric Adams, comentó la semana pasada.

‘Nos hemos relatado una historia totalmente falsa’

A pesar de que la pandemia ha cambiado de rumbo, hay señales de que la tendencia del trabajo desde casa se está acelerando. Una encuesta reciente publicada en la Oficina Nacional de Investigación Económica reveló que los empleadores ahora dicen que permitirán a los empleados trabajar desde casa un promedio de 2,3 días por semana, frente a 1,5 días en el verano de 2020.

No se trata solo de la oficina, sino también de los desplazamientos. The Wall Street Journal informó la semana pasada de que casi todas las grandes ciudades con la mayor reducción en la ocupación de oficinas durante la pandemia tenían un trayecto promedio de ida de más de 30 minutos; la mayoría de las ciudades con menos reducción de la ocupación de oficinas tenían trayectos más cortos.

Además, cada vez más los estadounidenses reservan estancias de más de 30 días en Airbnb, Vrbo y Booking.com, según Vered Raviv Schwarz, presidenta y directora de operaciones de Guesty, una herramienta de gestión de software para alquileres de corta duración. Al principio, los expertos del sector pensaron que las estancias prolongadas podrían ser una irregularidad causada por la pandemia. Pero se ha prolongado lo suficiente como para indicar que los trabajadores con trabajos que pueden realizarse a distancia están redoblando la apuesta por trabajar fuera de los patrones normales de desplazamiento al trabajo.

En el fondo, la batalla por el trabajo a distancia es una prueba de la definición que las empresas estadounidenses tienen del trabajador ideal. Durante décadas, o incluso más, ha sido una persona que da prioridad a su trabajo por encima de todo y no tiene compromisos externos.

Es “una historia increíblemente poderosa”, aseguró Brigid Schulte, directora del programa Better Life Lab de New America, un laboratorio de ideas. “Forma parte de nuestra cultura. Es parte de nuestro ADN”.

Quizá no resulte impactante que las personas que están más abajo en el organigrama tiendan a ser menos entusiastas a la hora de volver a la oficina que los altos dirigentes y ejecutivos que prosperaron en la época anterior a la pandemia, cuando se asistía a la oficina.

“Para muchos directores generales y gerentes, simplemente se trata de la manera en que trabajaban. Así es como tuvieron éxito, y ese es el único sistema que conocen”, explicó Schulte. “Todo eso era completamente falso; nos hemos relatado una historia totalmente falsa”.

© 2022 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Así son los espacios de trabajo post-COVID