U.S. Markets open in 6 hrs 58 mins

Móviles por 1€: ojo a las ofertas relámpago y sus engaños

¿Comprarías un móvil por un euro? No estamos hablando de un Nokia de la década pasada, sino de un smartphone. Muchos de nosotros miraríamos semejante oferta con cautela, y seguramente hasta desconfianza. Parecería demasiado bueno para ser verdad. Y, efectivamente, lo es. Promociones como éstas suelen ser ‘ofertas relámpago’ de venta online a precios muy bajos, que duran un tiempo muy limitado y con dudosa garantía de calidad del producto. En varios casos, el precio bajo suele compensar el riesgo de la compra, por lo que el internauta no siente que tenga mucho que perder.

Tomemos a Xiaomi, la marca china de smartphones baratos, como ejemplo reciente. El año pasado, poco después de inaugurar sus primeras tiendas en España, decidió celebrar el “Black Friday” con una oferta relámpago donde ofrecían móviles por un euro, además de otras promociones de descuentos con cupones. Los medios españoles reportaron con fascinación la noticia, demostrando las ventajas de la oferta para Xiaomi. Al final terminó siendo una campaña de marketing bastante exitosa.

[También de interés: La tentación de cotillear: lo que la ciencia dice respecto a espiar los móviles ajenos]

Tienda de Xiaomi en Pekín, China. Foto:  Nicolas ASFOURI / AFP/Getty Images

No ha de sorprendernos que la marca de móviles más popular de China haya intentado repetir ese éxito para entrar al mercado británico este mes de noviembre. Pero esta vez ha sido un desastre. ¿El problema ha sido que su promoción de smartphones a £1 (1,12 euros) no ha atraído suficiente atención? Para nada, todo lo contrario. Los internautas británicos estaban completamente preparados, esperando ansiosamente a que la oferta se hiciera disponible en el sitio web de Xiaomi. Pero ha sido precisamente este nivel de preparación el que ha desmoronado la campaña.

En realidad, estas promociones no son ventas convencionales, sino sorteos, que en teoría premian al azar sólo a los primeros en inscribirse en la oferta. Durante la campaña española, 50 unidades estaban disponibles a un euro cada una. Los medios lo comunicaron con anticipación y con detalle: el primer día de la venta, se venderían diez unidades del modelo Xiaomi Mi6, el segundo, veinte del Xiaomi Redmi Note 4, y el tercero, otros veinte del Xiaomi Redmi 4A.

Pero en el caso de la oferta en el Reino Unido, no ha habido suficiente claridad. En lugar de tener la información disponible en la portada de su sitio web, Xiaomi especificaba la cantidad de unidades sólo en el apartado de términos y condiciones, al pie de la página. ¿La cantidad de unidades disponibles? Diez smartphones.

Tan pocos eran que los internautas que habían hecho clic dos segundos después del inicio de la promoción en el sitio web se toparon inmediatamente con un cartel de “agotados”. Para más inri, ha habido algunos informáticos que han analizado el código fuente del sitio y descubierto que, en lugar de verificar cuántas unidades quedan disponibles, el sitio automáticamente ponía el cartel de “agotados” al expirarse un temporizador. Han sacado esta información a la luz y ha indignado más incluso a los usuarios, que se han sentido engañados.

Hay que decir que ‘diez’ es una cifra final de smartphones bastante diferente a la esperada por el público. ¿Qué impresión ha terminado dando Xiaomi? Pues la de una compañía que ejerce campañas de publicidad engañosas, aprovechando la naturaleza viral de las promociones relámpago para introducirse en un nuevo mercado de forma un tanto dudosa. La empresa alega que había decidido cambiar el “Crazy Deal” (promoción loca) con el que anunciaba la oferta con “Flash Sale” (venta relámpago) para ser más claro, pero evidentemente no fue suficiente.

Las marcas seguirán usando estas tácticas para atraer la atención del consumidor, pero deben transmitir claramente las condiciones de participación. Si no, perjudicarán su imagen y generarán desconfianza y una perdida de reputación muy alta.

Los usuarios deberían averiguar con suficiente antelación las condiciones de venta e investigar a las marcas que nos ofrece la promociones para saber qué esperar. Y si tratan de engañarles con artimañas, quizá descartar a esa compañía para el resto de su vida. Muchas aprenderían la lección de que, si juegas sucio (o de forma poco transparente), a la larga lo vas a pagar con un descenso de las ventas.

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias