Anuncios
U.S. markets open in 9 hours 28 minutes
  • F S&P 500

    5,441.00
    +2.50 (+0.05%)
     
  • F Dow Jones

    38,666.00
    -11.00 (-0.03%)
     
  • F Nasdaq

    19,641.50
    +39.00 (+0.20%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,037.40
    -3.60 (-0.18%)
     
  • Petróleo

    78.17
    -0.45 (-0.57%)
     
  • Oro

    2,320.50
    +2.50 (+0.11%)
     
  • Plata

    29.08
    +0.01 (+0.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0743
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2380
    -0.0570 (-1.33%)
     
  • Volatilidad

    11.94
    -0.10 (-0.83%)
     
  • dólar/libra

    1.2754
    -0.0007 (-0.06%)
     
  • yen/dólar

    157.8570
    +0.8750 (+0.56%)
     
  • Bitcoin USD

    66,712.92
    -728.21 (-1.08%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,419.33
    +6.38 (+0.45%)
     
  • FTSE 100

    8,163.67
    -51.81 (-0.63%)
     
  • Nikkei 225

    38,970.48
    +250.01 (+0.65%)
     

Mundial 2030: Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile presentaron en Ezeiza la “candidatura emotiva”

La ceremonia de lanzamiento del Mundial 2030 se realizó en el predio que la AFA tiene en Ezeiza
La ceremonia de lanzamiento del Mundial 2030 se realizó en el predio que la AFA tiene en Ezeiza

La primera asamblea de la Corporación 2030, la figura jurídica que aglutina los esfuerzos de Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile para obtener la sede del Mundial de ese año, fue la excusa para reunirse. Los ministros de Deporte, los presidentes de las asociaciones nacionales de fútbol y el máximo dirigente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, se juntaron en el predio de la AFA, en Ezeiza, y pusieron el primer mojón de manera oficial rumbo a la elección de la Copa del Mundo 2030, decisión que le compete al Congreso de la FIFA y que se resolverá en 2024.

Es la “candidatura emotiva”. Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile aspiran a organizar el Mundial 2030 y sustentan su postulación en los sentimientos. Se amparan en el destino: se cumplen 100 años de la primera Copa del Mundo, realizada en esta parte del planeta y en un estadio, el Centenario de Montevideo, construido en tiempo récord. Y el trampolín es otro hecho fortuito: el trofeo volvió a Sudamérica gracias a la selección argentina, que lo reconquistó en Qatar 2022. El primer campeón y el último, juntos. De eso se trata la apuesta.

Se lanzó oficialmente la candidatura de Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay para el Mundial 2030. Estuvieron presentes el presidente del ente rector del fútbol argentino, Claudio "Chiqui" Tapia; el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens; el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, así como autoridades de la Asociación Uruguaya de Fútbol, la Asociación Paraguaya de Fútbol y de la Federación de Fútbol de Chile.

Lo dijo Matías Lammens, ministro de Turismo y Deporte del gobierno argentino y flamante vicepresidente de la Corporación 2030. “Los argumentos que tenemos para defender esta candidatura son mucho más potentes que los materiales. No vamos a poder competir en términos económicos”, dijo el expresidente de San Lorenzo. Y agregó: “Ser campeón del mundo fue un empujón enorme. Uno de los espectáculos más grandes en Qatar fueron las hinchadas de Argentina y Uruguay. Cien años son una buena ocasión para reconocerle al fútbol sudamericano todo lo que aportó”, alegó Lammens. Y admitió que “es difícil organizar un mundial” y que “habrá que hacer inversiones”. De todos modos, recalcó que se trata de “una oportunidad enorme”.

PUBLICIDAD

La presentación no tuvo ni datos de inversión ni detalles acerca de cómo se repartirá el trabajo durante los próximos meses. Sí quedó definido que el presidente de la Corporación 2030 será el uruguayo Sebastián Bauzá, tal como había sido acordado. Y que la próxima reunión será en Paraguay. Además, la hoja de ruta comprende un viaje a la FIFA para recordarles a los ejecutivos del fútbol mundial que Sudamérica también pretende hospedar la cita ecuménica de 2030. En Europa, la UEFA está convencida de que sus postulantes (España, Portugal y el componente emotivo de la participación ucraniana) son casi imbatibles. Por más que haya una alianza estratégica vigente con Conmebol, esos acuerdos se difuminan a la hora de los negocios. Y un Mundial, en el fondo, es el negocio más importante de la pelota.

¿Puede Sudamérica volver a tener una Copa del Mundo en su territorio? Se trata de una carrera de fondo y no de velocidad. Un trabajo de lobby que se asemeja a la labor de las hormigas. Ya no son un puñado de hombres influyentes quienes deciden, como ocurrió en 2010 con Rusia 2018 y Qatar 2022. Ahora son todos los países miembros de la FIFA (más de 200) quienes tienen en sus manos el voto para la organización del Mundial.

Domínguez, el presidente de la Conmebol, está convencido de que es posible. Es fiel al eslogan de la entidad que preside: “Cree en grande”. “La FIFA tiene la obligación de honrar la memoria de quienes hicieron posible el primer Mundial. El fútbol hoy te expone sobremanera. Aquellos hombres de hace 100 años atrás si estuvieran acá se sorprenderían de lo que consiguió el fútbol con su sueño. A seguir trabajando. Nuestra política es trabajar para y por el fútbol. No podemos volver atrás”, insistió el dirigente paraguayo ante el auditorio del predio Julio Humberto Grondona, y entre los que estaban campeones mundiales de 1978 y 1986, monarcas juveniles sub 20 como Juan Román Riquelme y Diego Placente e integrantes del cuerpo técnico campeón en Qatar 2022 como Pablo Aimar y Roberto Ayala. “Es una cuestión de convencerse y a trabajar. Finalmente gana el que más quiere”, insistió Domínguez. Casi como si el Mundial fuese una cuestión de fe, más que de billetes.

Además de Bauzá como presidente y Lammens como vice de la Corporación 2030, la primera asamblea de la entidad, creada ad-hoc por los cuatro gobiernos postulantes, tendrá a la chilena Alexandra Benado Vergara como tesorera y al paraguayo Diego Galeano Harrison como secretario. Además, el trasandino Michael Boys, con experiencia en organización de eventos FIFA, será el secretario ejecutivo de la Corporación. Tampoco se sabe cuánto dinero manejará esa entidad. Benado Vergara, ministra de Deportes chilena, adelantó que la sudamericana será una “candidatura austera”, aunque no dio ninguna precisión sobre los gastos ni el presupuesto reservado. Eso sí, antes del comienzo de la reunión en Ezeiza, el presidente argentino, Alberto Fernández, pidió en Twitter que la candidatura sudamericana incluyera a Bolivia. Parece difícil de concretarse.

Bauzá, el responsable de Deportes en el gobierno de Luis Lacalle Pou, también tomó el micrófono. Y habló de “responsabilidad”. “Dimos un puntapié más para este sueño de organizar el Mundial. Como siempre decimos, la FIFA tiene que venir a festejar adonde hicimos el Mundial hace cien años. El estadio Centenario fue hecho en nueve meses por inmigrantes. Es un gran festejo: organizar un Mundial diferente. Tenemos que ser responsables del Mundial que organicemos. Tiene que quedar en la historia el festejo de los primeros cien años del primer Mundial. Acá se respira fútbol y es muy importante que todos vengan”, resaltó.

El camino no será fácil. Nunca antes cuatro países organizaron una Copa del Mundo y, aunque el presidente de la FIFA Gianni Infantino es un férreo defensor de las sedes múltiples, el ítalo suizo no decide. Uruguay, Argentina, Paraguay y Chile miran ahora al Congreso de la FIFA. Son 209 países-votos: ya tienen los diez de la Conmebol. Pero arrancan en desventaja con España-Portugal-Ucrania. Si la UEFA también sufraga toda junta, aquella postulación ya cuenta con 55 apoyos. Sudamérica, entonces, tiene que descontar 45 para tener alguna chance de que el sueño de organizar el Mundial de 2030 sea una realidad. No hay tiempo que perder.