Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,464.62
    -8.55 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    39,150.33
    +15.57 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    17,689.36
    -32.23 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    2,022.03
    +4.64 (+0.23%)
     
  • Petróleo

    82.34
    +0.17 (+0.21%)
     
  • Oro

    2,334.70
    -34.30 (-1.45%)
     
  • Plata

    29.58
    -1.24 (-4.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0697
    -0.0009 (-0.09%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2570
    +0.0030 (+0.07%)
     
  • dólar/libra

    1.2645
    -0.0015 (-0.12%)
     
  • yen/dólar

    159.7670
    +0.8530 (+0.54%)
     
  • Bitcoin USD

    64,228.56
    -667.33 (-1.03%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,326.91
    -33.42 (-2.46%)
     
  • FTSE 100

    8,237.72
    -34.74 (-0.42%)
     
  • Nikkei 225

    38,596.47
    -36.55 (-0.09%)
     

El mundo esquivó espiral de precios y salarios, pero persisten riesgos de la "última milla": investigación

Por Howard Schneider

WASHINGTON (Reuters) - Las economías desarrolladas han eludido hasta ahora una espiral de precios y salarios perjudicial para la inflación que siguió a la pandemia, concluyeron dos economistas de alto nivel, con un aterrizaje relativamente indoloro del episodio posible en algunos países, pero aún no asegurado.

En el caso de Estados Unidos, el aumento de la productividad y la caída de la inflación hasta el momento "podrían incluso no requerir un aumento del desempleo" para volver al objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal, escribieron Ben Bernanke, expresidente de la Fed, y Olivier Blanchard, execonomista jefe del Fondo Monetario Internacional, en un artículo publicado el jueves por el Peterson Institute for International Economics.

Para otros países cuyos mercados de trabajo se están ajustando de forma distinta a la estadounidense, "recorrer la última milla (del control de la inflación) puede exigir aceptar un aumento del desempleo, al menos durante algún tiempo".

PUBLICIDAD

Pero reconocen que mucho sigue siendo incierto, y comentan en una nota a pie de página que el argumento anterior de Blanchard sobre la necesidad de un mayor desempleo para controlar la inflación de Estados Unidos "se ha demostrado erróneo".

Había escrito en julio de 2022 junto con el exsecretario del Tesoro Lawrence Summers que "no existe una herramienta mágica" para enfriar la inflación sin que aumente el desempleo. La tasa de desempleo fue del 3,5% ese mes; en abril fue del 3,9%, por debajo de la mayoría de las estimaciones de pleno empleo, mientras que la inflación ha caído más de la mitad.

En otros países, señalaron, la inflación ha descendido más rápidamente de lo previsto en su modelo.

Ampliando un análisis realizado por primera vez en 2023 sobre Estados Unidos, el documento encontró que el repunte de la inflación que comenzó en 2021 tras el inicio de la pandemia de COVID-19 había compartido en gran medida las raíces de la escasez de suministros y las perturbaciones de los precios de los productos básicos en la zona euro, Japón, el Reino Unido y Canadá.

En cambio, "el mercado laboral desempeñó en general un papel limitado en la evolución de la inflación de los precios", a pesar de que las condiciones del mercado laboral se endurecieron de forma casi generalizada.

"Hay poca evidencia, en cualquier economía, de que surgiera una espiral salarios-precios o precios-salarios", escribieron Bernanke y Blanchard, citando esto como una de las razones por las que ha resultado más fácil combatir la inflación esta vez que en los años 70, cuando los salarios y los precios se apalancaron mutuamente al alza y se confiaba menos en los bancos centrales para mantener los precios estables.

En este caso, la inflación cayó rápidamente a medida que se disipaban las perturbaciones energéticas y alimentarias, y dejó un impacto poco duradero aparente en las expectativas públicas sobre los precios o, al menos hasta ahora, en las demandas salariales, una victoria para el punto de vista que se conocía en las primeras etapas del debate sobre la inflación como "Equipo Transitorio".

Si esto sigue siendo así a medida que los responsables monetarios se acercan al final de su lucha contra la inflación, con los principales banqueros centrales planeando ya sus primeros recortes de tasas, es algo que todavía está abierto a debate, un guiño a las preocupaciones planteadas por el "Equipo Permanente".

"Aún no se ha resuelto con precisión lo costosa que podría ser la última milla", escribieron, sobre todo porque, según su análisis, el aumento de los salarios se transmite a los precios sólo lentamente, con un impacto que se acumula con el tiempo y aún puede manifestarse.

"Algunos países pueden necesitar cierta relajación de las condiciones del mercado laboral para alcanzar sus objetivos de inflación", señalaron.

(Reporte de Howard Schneider; Editado en Español por Manuel Farías)