U.S. markets close in 3 hours 42 minutes
  • S&P 500

    4,176.19
    +56.98 (+1.38%)
     
  • Dow Jones

    33,947.42
    -145.54 (-0.43%)
     
  • Nasdaq

    12,162.95
    +346.63 (+2.93%)
     
  • Russell 2000

    1,997.28
    +36.47 (+1.86%)
     
  • Petróleo

    76.65
    +0.24 (+0.31%)
     
  • Oro

    1,932.80
    -10.00 (-0.51%)
     
  • Plata

    23.66
    +0.05 (+0.22%)
     
  • dólar/euro

    1.0923
    -0.0071 (-0.64%)
     
  • Bono a 10 años

    3.3650
    -0.0320 (-0.94%)
     
  • dólar/libra

    1.2257
    -0.0115 (-0.93%)
     
  • yen/dólar

    128.3790
    -0.5460 (-0.42%)
     
  • BTC-USD

    23,827.52
    +835.50 (+3.63%)
     
  • CMC Crypto 200

    544.26
    -1.06 (-0.19%)
     
  • FTSE 100

    7,820.16
    +59.05 (+0.76%)
     
  • Nikkei 225

    27,402.05
    +55.17 (+0.20%)
     

Opinión: ¿Por qué tantos niños están o estarán enfermos este invierno?

MUCHAS PERSONAS, ESPECIALMENTE LOS NIÑOS, PASARON LOS AÑOS PANDÉMICOS SIN ENFERMARSE. PERO AHORA LOS VIRUS RESPIRATORIOS ESTÁN DE VUELTA Y HAY MANERAS DE PREPARARNOS.

Antes de la pandemia de COVID-19, además de las vacunas, se hacía muy poco para combatir las infecciones respiratorias virales estacionales que circulan entre la población en general en un año cualquiera, como los virus de la influenza, los coronavirus y los rinovirus, entre otros.

Durante los primeros dos años de la pandemia, la mayoría de las personas tuvieron un descanso de otros virus como la influenza y el virus sincitial respiratorio, también conocido como VSR. Muchas personas pasaron dos años sin enfermarse, tal vez por primera vez en su vida y algo bastante inusual en el caso de los niños. Los brotes que sí llegaron a ocurrir fueron mucho menores que lo habitual.

Ahora estos virus están de vuelta. Se acerca el invierno y los pediatras y hospitales están informando de una afluencia de pacientes jóvenes con VSR. Los casos de influencia están aumentando, pero ¿por qué desaparecieron estos virus en primer lugar? Y, ¿qué significa esto para la temporada de influenza y gripe? ¿Habrá una “tripandemia” este invierno?

En plena temporada de fiestas, entender la dinámica de cómo surgen y desaparecen los virus ayuda a explicar por qué tanta gente, en especial los niños pequeños, están enfermos en este momento o lo estarán durante el invierno. Sin embargo, como sociedad, no tenemos por qué estar a merced del virus dominante, o incluso de uno nuevo, en una temporada determinada. Los conocimientos que adquirimos con la pandemia de COVID-19 podrían ayudar a reducir el número de víctimas de los virus respiratorios de una vez por todas.

En pandemias anteriores, los científicos observaron que un virus nuevo puede influir en la circulación de los que ya existen. Un ejemplo es el virus de la influenza. Durante las tres últimas pandemias de influenza —en 1957, 1968 y 2009— los virus de la influenza A, que eran nuevos para los humanos, sustituyeron a algunos de los virus de la influenza que ya circulaban en ese momento, lo que provocó la extinción de algunos de los virus más antiguos.

Los científicos no entienden del todo por qué ocurre esto, pero hay algunas razones probables. Por un lado, cuando surge un virus nuevo y grave, las personas modifican su comportamiento. Sin duda, esto fue lo que ocurrió en la pandemia de COVID-19, cuando la gente empezó a usar cubrebocas, a pasar más tiempo al aire libre y a limitar los viajes internacionales. Esto influyó en gran medida en la menor propagación de los virus respiratorios en general y pudo haber reducido el número de personas susceptibles.

En segundo lugar, cuando los virus están estrechamente relacionados, como algunos virus de la influenza A, puede darse lo que se llama inmunidad cruzada. Esto puede ocurrir cuando partes de un virus nuevo son similares a los virus que ya circulan entre la población. La inmunidad previa contra un virus antiguo puede reforzarse sustancialmente con el contagio del nuevo, lo cual puede dar lugar a una mayor inmunidad contra el virus antiguo en comparación con el nuevo y es probable que el virus antiguo desaparezca.

También se cree que contagiarse con un virus puede reactivar el sistema inmunitario innato e inespecífico de una persona —la primera línea de defensa del organismo contra los microbios—, lo que proporciona cierta protección temporal contra la infección por otro virus. Por ejemplo, la influenza regresó brevemente en Estados Unidos en diciembre de 2021, pero al parecer la superó la aparición de la oleada de contagios de ómicron BA.1 a principios del invierno. Los casos de influenza volvieron a aumentar cuando la oleada de ómicron se calmó y es probable que la inmunidad innata de corta duración haya desempeñado un papel en ello.

Entonces, teniendo en cuenta todo esto, ¿qué está pasando en estos momentos con todas las enfermedades?

La falta de circulación relativa de los virus, además del SARS-CoV-2, durante más de dos años significa que la inmunidad a nivel de la población es menor de lo que sería por lo general y las personas son más susceptibles a los virus. Esto sucede sobre todo en los niños, ya que muchos nacieron durante la pandemia y no tuvieron muchas infecciones virales. Los adultos que han estado expuestos a los virus circulantes antes de la pandemia pueden seguir siendo susceptibles, ya que nuestra inmunidad disminuye con el tiempo.

Aunque es difícil predecir con exactitud lo que ocurrirá este invierno, es probable que haya muchas personas que se enfermen por virus respiratorios. Los niños podrían contraer más enfermedades durante uno o dos años, antes de que las cosas se estabilicen en un ritmo más regular.

Este coronavirus ha dominado durante mucho tiempo y sigue siendo una amenaza grave, pero la inmunidad de base por la vacunación y los contagios ha aumentado mucho. También hay tratamientos disponibles. Así que ahora, aunque el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, se suma a los virus circulantes con los que la gente entra en contacto, su letalidad debería seguir disminuyendo con el tiempo (salvo que surja una variante más peligrosa). En este momento, sigue provocando la muerte de unas 300 personas al día en Estados Unidos, pero a largo plazo, podría convertirse en un virus más de los que circulan en una temporada determinada y, en ocasiones, perder ante la competencia en términos de contagios.

El mundo ha aprendido mucho acerca de los virus y la inmunidad durante esta pandemia y es hora de abordar el tema de cómo controlar mejor las infecciones por virus respiratorios en general.

Estos virus ejercen una presión considerable en el sistema sanitario y en la economía. Tan solo los virus de la influenza pueden causar hasta unos 50.000 fallecimientos al año en Estados Unidos. Invertir en medidas como la mejora de los sistemas de ventilación, sobre todo en las escuelas, podría reducir la propagación de muchos virus respiratorios. El uso de cubrebocas en el transporte público puede protegerte en los periodos de transmisión elevada. El cumplimiento estricto de quedarte en casa cuando estás enfermo y las políticas para que la gente pueda darse ese lujo también pueden reducir los contagios de manera significativa.

Se necesitan vacunas nuevas que eviten las infecciones y el contagio de los virus respiratorios, pero pueden pasar años hasta que estén disponibles. Mientras tanto, vacúnate contra la influenza y ponte las vacunas de refuerzo contra la COVID-19, que te protegen contra la enfermedad grave. Este es el momento de hacerlo.

© 2022 The New York Times Company