Anuncios
U.S. markets closed
  • F S&P 500

    5,029.25
    +33.00 (+0.66%)
     
  • F Dow Jones

    38,699.00
    +22.00 (+0.06%)
     
  • F Nasdaq

    17,770.50
    +233.75 (+1.33%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,008.60
    +8.10 (+0.40%)
     
  • Petróleo

    77.93
    +0.02 (+0.03%)
     
  • Oro

    2,037.60
    +3.30 (+0.16%)
     
  • Plata

    22.91
    +0.04 (+0.16%)
     
  • dólar/euro

    1.0823
    0.0000 (-0.00%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3250
    +0.0500 (+1.17%)
     
  • Volatilidad

    15.34
    -0.08 (-0.52%)
     
  • dólar/libra

    1.2632
    -0.0006 (-0.05%)
     
  • yen/dólar

    150.3610
    +0.0530 (+0.04%)
     
  • Bitcoin USD

    51,329.14
    -752.68 (-1.45%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,662.51
    -56.70 (-0.73%)
     
  • Nikkei 225

    38,829.44
    +567.28 (+1.48%)
     

Este adolescente creó un negocio de $15 millones con su pasión por los relojes

Linden Lazarus, fundador de Oliver & Clarke. (Forbes Argentina)
Linden Lazarus, fundador de Oliver & Clarke. (Forbes Argentina)

Cuando tenía unos 13 años, Linden Lazarus estaba de visita en Londres con su padre cuando los relojes le llamaron la atención más de lo ocasional. Entraron en una tienda de Watches of Switzerland y no volvieron a salir en toda la tarde.

Lazarus dice que aquel día encontró su vocación y hoy, a sus 20 años, convirtió su propia empresa de venta de relojes antiguos, Oliver & Clarke, en un negocio de 15 millones de dólares.

Al momento de su visita a Londres, Lazarus ya tenía interés por los objetos con historia. Coleccionaba (en forma de regalos de cumpleaños y de vacaciones) cromos de béisbol antiguos (circa1909-1911) desde muy joven. Pero cuando entró en aquella tienda de Inglaterra, los relojes que vio encendieron su pasión.

Uno de los relojes de la empresa Oliver & Clarke. (Forbes Argentina)
Uno de los relojes de la empresa Oliver & Clarke. (Forbes Argentina)

"Es como si estuviera predestinado", dice Lazarus, que aquella tarde le dijo a su padre que iba a hacer algo en el mundo de la relojería. Empezó a rastrear los mercados online para encontrar relojes que pudiera permitirse y pronto pasó de incursionar en la compraventa a tener una empresa en toda regla, con la que ganó cientos de miles de dólares cuando aún estaba en el colegio.

"Los relojes antiguos son una gran ventana al pasado. Tienen mucha perspectiva histórica y eso les da personalidad. Es aún mejor cuando llevan grabados personales", dice Lazarus. Al año siguiente de aquel viaje a Londres, le pidió a su padre un reloj Orient, pero costaba más de lo que su madre creía que un niño de 14 años debía poseer. Consiguió un Seiko, con el que estaba igual de contento.

Empezó con cuatro relojes económicos, todos por debajo de 1,000 dólares, y creó su propio sitio web para venderlos. (Forbes Argentina)
Empezó con cuatro relojes económicos, todos por debajo de 1,000 dólares, y creó su propio sitio web para venderlos. (Forbes Argentina)

El primer reloj bonito que se compró fue en su segundo año de secundaria. Era un IWC Ingenieur de principios de los años 2010. "No tenía suficiente dinero para comprarlo, el vendedor en e-bay pedía 4,000 dólares. Vendí mis cromos de béisbol e hice muchos trabajos de verano y reuní 2,800 dólares y finalmente alguien que vendía este reloj aceptó mi oferta", recuerda Lazarus. "Era mejor de lo que podía imaginar".

Lo usó durante un tiempo y luego decidió venderlo, haciendo un beneficio de 800 dólares. "Fue entonces cuando se me ocurrió la idea. Estaba trabajando por 12 dólares la hora y esto era un beneficio increíble. Fue entonces cuando despertó la idea de montar un negocio", dice.

Los 3,600 dólares por los que vendió el reloj fueron el capital inicial de Oliver & Clarke. Así que, en esencia, Oliver & Clarke se fundó en 2018 y se dirige desde el dormitorio del instituto de Lazarus.

Según el fundador, siempre tuvo mentalidad empresarial y estaba entusiasmado con la idea de crear esta empresa. Empezó con cuatro relojes económicos, todos por debajo de 1,000 dólares, y creó su propio sitio web para venderlos.

Un Patek Philippe reloj, parte del inventario de la empresa. (Forbes Argentina)
Un Patek Philippe reloj, parte del inventario de la empresa. (Forbes Argentina)

"No vendí nada durante los primeros cuatro meses, probablemente porque era mi propio sitio y nadie lo conocía aún, pero entonces hice la primera venta, un Omega Constellation, y a partir de ahí todo fue cuesta arriba", dice, señalando que aún se mantiene en contacto con la persona que compró ese primer reloj.

Durante el verano de su segundo año en la escuela secundaria, fue a Nueva York a la calle 47 y conoció a diferentes personas relacionadas con el sector. "Tenía 15 años y conocí a tanta gente que me sirvió de mentor porque yo era joven, estaba ansioso y dispuesto a aprender. Compré y vendí tantos relojes. Compraba a $400 y vendía a $1,200 Estaba en el lugar adecuado en el momento adecuado e hice más de 100,000 dólares ese verano".

Volvió a la escuela para su penúltimo año, pero sabía que tenía un negocio factible. "Pensé que podría hacer quizá 60,000 dólares al año y divertirme, pero luego me di cuenta de que podía ser mucho mejor de lo que pensaba. Seguí vendiendo relojes en mi penúltimo año, pero me sentía fuera de lugar en la escuela. Quería convertir mi empresa en algo diferente a lo que hacían los demás. Me puse como meta encontrar relojes realmente inusuales. Relojes difíciles de encontrar y relojes únicos".

Lazarus invirtió en relojes Rolex difíciles de encontrar. (Forbes Argentina)
Lazarus invirtió en relojes Rolex difíciles de encontrar. (Forbes Argentina)

Mientras formulaba sus próximos pasos, el Covid golpeó. Se mudó a casa, terminó el instituto online y se marchó a los 17 años. Tenía suficiente dinero para un auto, un apartamento y estaba decidido a construir su empresa.

En 2021, al final de la pandemia, visitó a su hermano en California y decidió que ese era su hogar, así que se instaló, estrenando sala de exposiciones y oficinas.

"La pandemia fue buena para el negocio. Nuestras cifras se dispararon. Pasamos de ser una empresa de 1 millón de dólares a una de 5 millones. Comprábamos relojes raros y los comercializábamos en las redes sociales. Las ventas fueron estupendas y contraté a gente para que me ayudara, sobre todo con la parte de atrás", dice, admitiendo que hasta entonces lo hacía todo él mismo, incluso los envíos.

El mercado está más lento y el gasto es más conservador, pero el inventario mantiene su valor. (Forbes Argentina)
El mercado está más lento y el gasto es más conservador, pero el inventario mantiene su valor. (Forbes Argentina)

En 2022, Oliver & Clarke Vintage Watches creció considerablemente. Lazarus invirtió en relojes Rolex difíciles de encontrar. La media de ventas por reloj creció de 5,000 a 10,000 dólares y, hoy en día, la mayor parte de su inventario son Rolex, con precios de venta medios de 20,000 a 40,000 dólares.

"En 2022, el negocio hizo algo más de 15 millones de dólares - mejor de lo que nunca hubiera imaginado", dice Lazarus.

Aunque los precios de los relojes de época, incluidos los Rolex, siguen bajando, Lazarus no está preocupado. "Tomé la decisión estratégica de centrarme únicamente en los relojes de época muy especiales con un estado de conservación de 9 ó 10 sobre 10. Esos relojes no cayeron como lo hizo el Rolex medio. Hoy en día el mercado es un poco más lento y el gasto es más conservador, pero nuestro inventario mantiene su valor. Nos abastecemos de los mejores relojes del mundo", explica.

La mayor parte de su inventario son Rolex. (Forbes Argentina)
La mayor parte de su inventario son Rolex. (Forbes Argentina)


Lazarus afirma que Oliver & Clarke se diferencia de sus competidores por la calidad y rareza de los relojes que vende. La empresa se centra en los buenos precios de sus piezas, un servicio de atención al cliente de élite y una total transparencia.

También ofrece una política de devolución de por vida en caso de dudas sobre la autenticidad, pero verifica cada reloj que compra y vende para garantizar esa autenticidad.

"Utilizamos múltiples procedimientos de autenticidad, inspeccionamos cada reloj y tomamos minuciosas fotografías y vídeos de cada uno", afirma Lazarus.

Hoy, a sus 20 años, Lazarus admite que su mayor desafío sigue siendo su edad. "Hay que demostrar más cosas para que me tomen en serio que si tuviera, por ejemplo, 35 años. Comprar un reloj de un millón de dólares a un veinteañero frente a un veterano del sector podía ser un factor a tener en cuenta hace cinco años, pero hay una gran diferencia entre tener 15 y 20 años. Aun así, tenemos que ir siempre un paso más allá para seguir siendo apreciados".

Definitivamente en marcha, Lazarus dice que el siguiente paso será expandir la empresa - lo más probable es que el próximo estreno sea en la ciudad de Nueva York. Tiene predilección por el barrio SoHo.

Nota publicada en Forbes US.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Este es el nuevo reloj de Cristiano Ronaldo valuado en US$ 1,3 millones