U.S. markets open in 3 hours 17 minutes
  • F S&P 500

    4,150.25
    +18.00 (+0.44%)
     
  • F Dow Jones

    34,094.00
    -54.00 (-0.16%)
     
  • F Nasdaq

    12,569.75
    +155.50 (+1.25%)
     
  • RTY=F

    1,967.20
    -1.20 (-0.06%)
     
  • Petróleo

    76.43
    +0.02 (+0.03%)
     
  • Oro

    1,967.50
    +24.70 (+1.27%)
     
  • Plata

    24.37
    +0.76 (+3.22%)
     
  • dólar/euro

    1.0994
    0.0000 (-0.00%)
     
  • Bono a 10 años

    3.3970
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    17.62
    -1.78 (-9.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2314
    -0.0058 (-0.47%)
     
  • yen/dólar

    128.8070
    -0.1180 (-0.09%)
     
  • BTC-USD

    23,810.00
    +778.21 (+3.38%)
     
  • CMC Crypto 200

    543.59
    +300.91 (+123.99%)
     
  • FTSE 100

    7,809.78
    +48.67 (+0.63%)
     
  • Nikkei 225

    27,402.05
    +55.17 (+0.20%)
     

Pekín y Shenzhen flexibilizan las restricciones por el COVID mientras China afina su política

FOTO DE ARCHIVO: Trabajadores de prevención de la pandemia con trajes de protección se preparan para entrar en un edificio de apartamentos que entró en confinamiento mientras continúan los brotes de COVID-19 en Pekín

Por Brenda Goh

SHANGHAI, 3 dic (Reuters) - Los residentes de Pekín celebraron el sábado la eliminación de las cabinas de análisis de COVID-19, mientras que Shenzhen dijo que ya no exigiría a las personas que presenten los resultados de sus exámenes para viajar, en un momento en el que la flexibilización de las restricciones al virus en China cobra fuerza.

A pesar de que los casos diarios están cerca de máximos históricos, algunas ciudades están tomando medidas para relajar los requisitos de las pruebas de COVID y las normas de cuarentena, ya que China busca hacer que su política de cero COVID sea más específica en medio de una fuerte desaceleración económica y la frustración pública que se ha convertido en malestar.

La ciudad de Shenzhen, en el sur del país, ha anunciado que ya no exigirá a los ciudadanos que muestren un resultado negativo en la prueba del COVID para utilizar el transporte público o entrar en los parques, siguiendo medidas similares en Chengdu y Tianjin.

En Pekín se han cerrado muchas cabinas de pruebas, ya que la capital deja de exigir resultados negativos como condición para entrar en lugares como los supermercados y se prepara para hacerlo en el metro a partir del lunes. Muchos otros lugares, incluidas las oficinas, siguen exigiendo las pruebas.

Un video en el que se ve cómo unos trabajadores de Pekín retiran una cabina de pruebas con una grúa y la suben a un camión se hizo viral en las redes sociales chinas el viernes.

Reuters no pudo verificar inmediatamente la autenticidad de las imágenes. Sin embargo, en algunas de las cabinas restantes, los residentes se quejaban de las colas de una hora para realizar las pruebas debido a los retiros de unidades.

EXCEPCIÓN MUNDIAL

Tres años después de la aparición del COVID en el centro de China, el país se ha convertido en una excepción mundial con un enfoque de tolerancia cero, confinamientos y pruebas frecuentes. Las autoridades afirman que las medidas son necesarias para salvar vidas y evitar que el sistema sanitario chino se vea desbordado.

China comenzó a modificar su enfoque el mes pasado, instando a las localidades a ser más selectivas. Sin embargo, las reacciones iniciales estuvieron marcadas por la confusión y por el endurecimiento de los confinamientos, ya que las ciudades se esforzaron por controlar el aumento de los casos.

El mes pasado, un letal incendio en un apartamento de la ciudad de Urumqi, en el extremo occidental del país, desencadenó decenas de protestas contra los controles por el COVID en más de 20 ciudades, en una oleada sin precedentes en la China continental desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder en 2012.

Las autoridades detuvieron a varias personas que participaron en las protestas y la policía de ciudades como Shanghái ha estado revisando los teléfonos de los viajeros en busca de aplicaciones o software de redes privadas virtuales que los manifestantes utilizaban para comunicarse, según manifestantes y publicaciones en las redes sociales.

El sábado, la policía mantuvo una fuerte presencia en torno al cruce de Liangmaqiao, en el este de Pekín, mientras las autoridades intentaban sofocar cualquier extensión de los disturbios del pasado fin de semana.

Una presencia policial igualmente numerosa se pudo ver en las calles cercanas a la calle Wulumuqi de Shanghái, que lleva el nombre de Urumqi y que fue escenario de una vigilia por las víctimas del incendio que se convirtió en protestas el pasado fin de semana.

El sábado, China informó de 32.827 contagios locales diarios de COVID-19, frente a los 34.772 del día anterior. Hasta el viernes, China había notificado 5.233 muertes relacionadas con el COVID y 331.952 casos con síntomas.

(Reporte de Brenda Goh; Reporte adicional de Liz Lee y Martin Pollard en Pekín, y Engen Tham en Shanghái; Editado en Español por Ricardo Figueroa)