U.S. markets open in 7 hours 11 minutes
  • F S&P 500

    3,844.00
    +16.75 (+0.44%)
     
  • F Dow Jones

    31,176.00
    +115.00 (+0.37%)
     
  • F Nasdaq

    11,676.50
    +65.25 (+0.56%)
     
  • RTY=F

    1,733.90
    +5.40 (+0.31%)
     
  • Petróleo

    110.18
    +1.75 (+1.61%)
     
  • Oro

    1,811.80
    +10.30 (+0.57%)
     
  • Plata

    20.03
    +0.43 (+2.21%)
     
  • dólar/euro

    1.0436
    +0.0012 (+0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8890
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    27.53
    -1.18 (-4.11%)
     
  • dólar/libra

    1.2114
    +0.0009 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    136.1650
    +0.5050 (+0.37%)
     
  • BTC-USD

    20,363.37
    +1,209.71 (+6.32%)
     
  • CMC Crypto 200

    442.99
    +22.85 (+5.44%)
     
  • FTSE 100

    7,232.65
    +64.00 (+0.89%)
     
  • Nikkei 225

    26,422.24
    +268.43 (+1.03%)
     

Los pequeños inversores pierden la fe en las criptomonedas tras las fuertes caídas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Representaciones físicas de varias criptomonedas sobre la placa base de un ordenador
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Por Hannah Lang, Savio Shetty y Lisa Pauline Mattackal

WASHINGTON/MUMBÁI (Reuters) - Nofe Isah, una joven de 25 años afincado en Nigeria, lleva invirtiendo en criptomonedas desde enero. La semana pasada perdió sus 5.000 dólares en ahorros cuando la criptodivisa Luna entró en caída libre.

Isah, una funcionaria administrativa recientemente desempleada, juró que no volverá a invertir en criptoactivos.

"No puedo creer que haya caído víctima de los criptoactivos", dijo a Reuters por teléfono. "Estoy tratando de no deprimirme. Los criptoactivos se ha llevado mi dinero. No debería llevarse mi cabeza".

El mercado de las criptomonedas, conocido por sus salvajes oscilaciones de precios, se desplomó la semana pasada cuando los inversores retiraron su dinero de los activos más arriesgados ante la preocupación por el aumento de la inflación y de los tipos de interés.

El bitcóin, la principal criptomoneda del mundo, cayó hasta los 25.401 dólares el jueves, su mínimo desde diciembre de 2020. Alcanzó un máximo histórico de 69.000 dólares en noviembre.

Los criptoactivos pequeños también se vieron afectados, con el éter, la segunda criptodivisa más grande, cayendo más del 15% a su nivel más bajo desde junio. Luna, una moneda digital muy promocionada en redes sociales y respaldada por inversores institucionales, perdió casi todo su valor.

Pequeños operadores como Isah han acudido en masa a las criptodivisas con la esperanza de obtener una rápida rentabilidad, a pesar de las advertencias de los reguladores de que los activos emergentes pueden ser de alto riesgo.

Plataformas como Robinhood, que cuenta con 23 millones de clientes en una variada gama de activos, han contribuido a estimular la actividad de los pequeños inversores, incluido en las criptodivisas. Alrededor de una cuarta parte de los ingresos basados en transacciones de Robinhood procedieron de las criptodivisas en el primer trimestre de este año, dijo Robinhood en su última declaración de resultados.

El número total de usuarios de las plataformas de criptomonedas se ha disparado. Binance, la mayor plataforma de criptomonedas del mundo, tenía unos 118 millones de clientes el mes pasado, frente a los 43,4 millones del primer trimestre de 2021.

Sin embargo, tras las turbulencias de la semana pasada los foros en línea se llenaron de historias de desventura, con numerosos pequeños inversores expresando su angustia por las pérdidas sufridas.

"Tengo 49 años, una gran hipoteca, tres hijos, etc. Mi fiesta de jubilación está congelada en el futuro inmediato", dijo un usuario con el nombre de Boring-Fun-3646 en el agregador de noticias Reddit.

Otro usuario con el nombre de AdventurousAdagio830 publicó en Reddit: "No parece real que haya perdido 180.000 dólares".

'ESPIRAL DE MUERTE'

Ilustrativo de los riesgos de las criptomonedas fue el colapso la semana pasada de terraUSD, una de las llamadas 'stablecoin' diseñada para mantener un valor constante a través de un complejo algoritmo que involucraba a Luna.

Cuando las criptomonedas fueron objeto de una fuerte presión de ventas, el sistema falló. TerraUSD -diseñada para mantener un valor de 1 dólar- cotizaba el martes en torno a los 9 céntimos, mientras que Luna se desplomó hasta casi cero, según los datos de CoinGecko.

Tejan Shrivastava, un diseñador gráfico de 31 años de Mumbái que ha estado invirtiendo en criptodivisas durante el último año, vio cómo su inversión de 250 dólares se esfumaba con el hundimiento de Luna.

"Estaba atrapado en una espiral de muerte. Todo el dinero desapareció en 15 minutos", dijo a Reuters.

"Ni siquiera sé si invertiré en criptoactivos en el futuro. Tengo una cartera de criptoactivos, pero estoy planeando liquidarla una vez que alcance el punto de equilibrio".

La caída de Luna borró la mayor parte de su valor de mercado, que había estado por encima de los 40.000 millones de dólares hasta principios de abril, según datos de CoinGecko.

La frustración de los pequeños inversores en línea se extendió incluso al mundo real.

La semana pasada, la policía de Seúl dijo que buscaba a un sospechoso después de que un individuo no identificado llamara al timbre del apartamento de Do Kwon, fundador de terraUSD, y huyera.

La policía iba a investigar si el sospechoso había invertido en criptodivisas, según declaró a Reuters un agente de la policía de Seúl.

REGULACIÓN DESIGUAL

A lo largo de sus 13 años de vida, el sector de las criptomonedas se ha visto salpicado por vertiginosas subidas y repentinas caídas libres. En noviembre, por ejemplo, el bitcóin se desplomó una quinta parte en poco menos de dos semanas, después de haber tocado un récord de 69.000 dólares. Seis meses antes, se había desplomado casi un 40% en sólo nueve días.

Sin embargo, el último desplome de las criptomonedas -que llevó el valor combinado del sector a 1,2 billones de dólares, menos de la mitad de lo que valía en noviembre pasado- provocó el hundimiento de Luna, que el 1 de mayo era la octava criptomoneda del mundo por capitalización de mercado.

Las criptomonedas están sujetas a una regulación desigual en todo el mundo, y los operadores de bitcóin y la panoplia de criptoactivos más pequeños suelen estar desprotegidos frente a las caídas de precios.

Pero es difícil calibrar la magnitud del daño de los pequeños inversores por el desplome de las criptomonedas y las repercusiones en el apetito futuro, dada la naturaleza opaca del mercado.

En Reino Unido, más del 4% de los adultos -unos 2,3 millones de personas- poseen criptomonedas, según datos publicados el año pasado por el organismo de control financiero británico.

El organismo de control británico afirmó que la comprensión de las criptomonedas está disminuyendo en comparación con el año anterior, "lo que sugiere que algunos usuarios de criptomonedas pueden no entender completamente lo que están comprando".

Sin embargo, algunos pequeños inversores mantienen la fe.

Eloísa Marchesoni, con sede cerca de la ciudad mexicana de Tulum y que invierte a través de un grupo de inversión en criptomonedas, dijo que no se rendirá.

"Estoy planeando aprovechar las caídas: todos estamos esperando que el bitcóin baje a 22.000 dólares, que no es algo demasiado probable pero tampoco algo que sea 'nada probable'"

Marchesoni también está cubriendo sus apuestas en criptoactivos con activos físicos: "coches, porque puedes alquilarlos, relojes, inmuebles".

El bitcóin rondaba los 30.000 dólares el martes, habiendo perdido más de un 20% en lo que va de mes.

Los reguladores siguen en alerta. El Gobierno británico dijo el mes pasado que regulará las 'stablecoins'.

La Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) trabaja en un endurecimiento de su postura. Gary Gensler, presidente de la SEC, dijo esta semana que los inversores en criptodivisas necesitan más protección.

(Información adicional de Alun John en Hong Kong y Soo-hyang Choi en Seúl; redacción de Carolyn Cohn, Elizabeth Howcroft y Tom Wilson en Londres; edición de Jane Merriman; traducción de Darío Fernández)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.